12. Cómo buscar la historia secreta

guiones y guionistas

Guiones y guionistas

Hoy vamos a hablar de una herramienta narrativa muy poderosa. Una técnica que viene del mundo del cuento pero que yo propongo utilizarla en la escritura audiovisual. Desde que la escuché la utilizo en mis clases de guion aplicadas a la escritura de cortometrajes y es mágica. Cada vez que un alumno me cuenta la idea de su cortometraje le hago que busque su historia secreta… y todos los cortometrajes la tienen. Yo diría que todos los largometrajes también, pero en las narraciones largas hay más tramas, son más complejas y todavía no he comprobado su uso, aunque hoy hablaré de algunos ejemplos.

¿Qué es la historia secreta según Ricardo Piglia?

Yo leí la tesis del cuento de Ricardo Piglia hace tiempo, pero no fue hasta el año pasado, en un taller de dramaturgia de Gabriel Calderón, cuando se me ocurrió su uso en la creación de guiones. Gabriel, mi querido Gabriel uno de los dramaturgos más geniales y sorprendentes de Uruguay, hizo un esquema de lo que proponía Piglia en una pizarra y ahí lo vi claramente. Pero no me enrollo más y voy directamente a las palabras de Piglia para que lo entendamos todos. Ricardo Piglia, el escritor y crítico literario argentino fallecido este año, en un texto incluido en su libro “Formas Breves” comenta que:

En uno de sus cuadernos de notas, Chejov registró esta anécdota: “Un hombre, en Montecarlo, va al casino, gana un millón, vuelve a casa, se suicida”. La forma clásica del cuento está condensada en el núcleo de ese relato futuro y no escrito. Contra lo previsible y convencional (jugar-perder-suicidarse), la intriga se plantea como una paradoja. La anécdota tiende a desvincular la historia del juego y la historia del suicidio. Esa escisión es clave para definir el carácter doble de la forma del cuento.

Y ahí viene la primera tesis que propugna Piglia: un cuento siempre cuenta dos historias.

El cuento clásico (Poe, Quiroga) narra en primer plano la historia 1 (el relato del juego) y construye en secreto la historia 2 (el relato del suicidio). El arte del cuentista consiste en saber cifrar la historia 2 en los intersticios de la historia 1. Un relato visible esconde un relato secreto, narrado de un modo elíptico y fragmentario. El efecto de sorpresa se produce cuando el final de la historia secreta aparece en la superficie.

Esta estructura del cuento clásico es la que suelen tener la mayoría de los cortometrajes. Existen las dos historias, una visible y otra secreta, y es al final del corto cuando emerge la historia oculta ofreciendo el final sorpresa que suelen tener muchas de estas películas. En los largometrajes esta estructura es más evidente cuando tienen una sorpresa final.

Por ejemplo El sexto sentido. La historia visible es la historia del psicólogo que intenta ayudar a un niño que ve fantasmas y la historia secreta nos desvela que el psicólogo murió hace un año y es un fantasma. Al final las dos historias confluyen dando un nuevo sentido al relato. Y para ayudar al espectador a entender todo, el autor nos muestra en flashback los pequeños intersticios en que las dos historias se unen a lo largo del relato, esos momentos en los que el psicólogo parece interactuar con otros personajes. Como dice Piglia en su texto:

Cada una de las dos historias se cuenta de un modo distinto. Trabajar con dos historias quiere decir trabajar con dos sistemas diferentes de causalidad. Los mismos acontecimientos entran simultáneamente en dos lógicas narrativas antagónicas. Los elementos esenciales del cuento tienen doble función y son usados de manera distinta en cada una de las dos historias. Los puntos de cruce son el fundamento de la construcción.

Según Piglia el cuento es un relato que encierra un relato secreto. La estrategia del relato está puesta al servicio de esa narración cifrada. ¿Cómo contar una historia mientras se está contando otra? Ahí radican los problemas técnicos del cuento o del cortometraje que estemos escribiendo. Y ahí es cuando el escritor argentino expone su segunda tesis: la historia secreta es la clave de la forma del cuento.

La versión moderna del cuento que viene de Chéjov abandona el final sorpresivo y la estructura cerrada; trabaja la tensión entre las dos historias sin resolverla nunca. La historia secreta se cuenta de un modo cada vez más elusivo. El cuento clásico a lo Poe contaba una historia anunciando que había otra; el cuento moderno cuenta dos historias como si fueran una sola.

Como ejemplo de su hipótesis, Piglia nos habla de la teoría del iceberg de Hemingway que afirma que lo más importante nunca se cuenta. La historia secreta se construye con lo no dicho, con el sobreentendido y la alusión. Según Piglia, si Hemingway hubiera contado la anécdota de Chejov, hubiera narrado con detalles precisos la partida y el ambiente donde se desarrolla el juego, y la técnica que usa el jugador para apostar, y el tipo de bebida que toma. No diría nunca que ese hombre se va a suicidar, pero escribiría el cuento como si el lector ya lo supiera.

Según Piglia, otro modelo de cuento según cómo emerja la historia secreta sería el “kafkiano”. El estilo de escritura que ejerce Kafka en sus cuentos relata con claridad y sencillez la historia secreta y narra sigilosamente la historia visible hasta convertirla en algo enigmático y oscuro. Si recordamos su texto más famoso, La metamorfosis, Gregorio Samsa se transforma en escarabajo en el comienzo de la historia, mostrándonos después su desgracia en la historia visible.

La historia del suicidio en la anécdota de Chejov sería narrada por Kafka en primer plano y con toda naturalidad. Lo terrible estaría centrado en la partida, narrada de un modo elíptico y amenazador.

Como afirma Piglia, la historia secreta es la clave de la forma del cuento. Resumiendo, en el cuento clásico la historia secreta aparece al final en modo de sorpresa; en el cuento kafkiano la historia secreta aparece al principio, tiñendo todo el relato posterior; y en el cuento moderno las dos historias se funden en una sola, incluso la historia secreta puede mantenerse latente y oculta durante todo el relato.

Os dejo el link para os bajéis el PDF con el texto completo de Piglia y podáis profundizar más en su tesis del cuento.

Tesis del cuento de Ricardo Piglia

¿Cómo trabajar con la historia secreta?

Una vez explicada la tesis del cuento de Piglia y su visión sobre la historia secreta, vamos a ver cómo podemos aplicarla en nuestras historias, ya sean de cortometraje o largometraje.

  • Encontrar la historia visible y la historia secreta

Lo primero que hay que hacer cuando tenemos una idea es pensar y descubrir cuáles son nuestras dos historias, la visible y la secreta. La visible es más obvia, nos viene dada por el protagonista y su objetivo visible, suele ser la trama principal que lleva la acción… pero la historia secreta cuesta más en aparecer, aunque será la encargada de mostrar el tema, el tono, la premisa del autor y nos mostrará esa verdad secreta que se haya escondida en nuestra historia.

Para visualizar más claro este concepto vamos a verlo en un ejemplo. He elegido un cortometraje de Nacho Vigalondo llamado Domingo. Los que no lo hayáis visto podéis hacerlo en el link siguiente.

Ver el corto Domingo

En Domingo la historia visible es sencilla, una pareja se va un domingo al campo de picnic, extiende su comida en un mantel y disfruta del día vacacional. La historia secreta también es sencilla: aparece un ovni en el cielo y deciden grabarlo con una cámara de video casera.

  • Decidir tipo de estructura.

Una vez que ya tenemos la historia visible y la historia secreta hay que decidir cuándo emergerá la historia secreta y con ello qué estructura tendrá nuestra historia según las tesis de Piglia.

Tesis del cuento de Piglia

La historia secreta

    1. Estructura del cuento clásico. Recordamos que la estructura clásica se basa en la sorpresa y la historia secreta se cruza con la historia visible al final, dando pie al clímax y a la resolución de la narración. En el caso de la historia de Vigalondo nos mostraría a la pareja disfrutando de su picnic tranquilamente cuando de repente escucharían un ruido y después una luz. No sabrían qué es y discutirían por ello. Al final verían el ovni y decidirían grabarlo.
    1. Estructura Kafkiana. La estructura kafkiana se basa en el suspense. El espectador conoce la historia secreta desde el principio y el relato nos narra qué va a pasar a los personajes sabiendo todo ya desde el inicio. Es la opción que elige Vigalondo en Domingo. El plano inicial nos muestra al ovni y escuchamos a la pareja discutir sobre la cinta con la que lo graban. Ya están todas las cartas sobre la mesa, el suspense mantiene si van a conseguir grabar al ovni haciendo algo o no.
    2. Estructura de cuento moderno. La estructura de cuento moderno funde las dos historias en una o incluso omite la historia secreta, como haría Hemingway. En esta estructura no veríamos nunca el ovni, pero los personajes discutirían en su día campestre por la grabación de algo muy importante que va a cambiar el rumbo de la humanidad. Una discusión de pareja con una carga de fondo que no vemos, pero intuimos.
  • Construir las conexiones.

Cuando ya tenemos clara la estructura, es el momento de decidir las conexiones entre las dos historias. Si nuestra historia es clásica estas uniones serán sutiles y puntuales, pero cuando las dos historias se fundan en la sorpresa final esas uniones serán las que le den coherencia al relato. La historia secreta siempre estuvo allí y se asomaba poco a poco dándonos pistas y significado. Si nuestra historia es moderna no habrá uniones, pero la historia secreta estará metiendo presión e inundándolo todo. Aunque nunca la veamos, es como si todos conociéramos ya la historia secreta. Y por último la estructura kafkiana. La historia secreta se mostrará al inicio del relato tiñendo todo lo demás. Al fin y al cabo, ¿quién puede ignorar que se ha convertido en un escarabajo o que tiene un ovni sobre sus cabezas?

Con esto acabamos el podcast de hoy, donde hemos visto cómo crear una historia secreta en nuestros relatos y cómo moldear la estructura a partir de ella. Quiero agradecer a todos que estéis ahí y si os interesa el mundo del guion, suscribíos a Guiones y guionistas, lo compartís en las redes sociales, e incluso podéis valorarlo con 5 estrellas en Itunes o le dais un “Me gusta” en Ivoox, y así llegar a más gente. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. 


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Etiquetas:,

Share This