103. Cómo buscar ideas para hacer documentales

Hoy en Guiones y guionistas volvemos a hablar de cómo hacer documentales. Ya hice un programa sobre cómo escribir el guion de un documental y hoy me voy a centrar en cómo buscar ideas para documentales. Vamos a ver diferentes fuentes para recopilar ideas y qué debemos preguntarnos después a la hora de seleccionar la adecuada.

Y hoy terminamos el Curso de Creatividad Online con una herramienta para hacer brainstorming: Stormboard. Es muy útil porque nos permite recopilar, almacenar y seleccionar ideas de una forma muy intuitiva. Ya hice un podcast sobre cómo hacer brainstorming para hacer guiones y esta clase complementa el podcast aquel.

Y os recuerdo los tres cursos que comenzarán la próxima semana para los suscritos a la Plataforma Guiones y guionistas: Diálogos, donde veremos cómo escribir los diálogos de nuestros personajes y cómo no hay que escribirlos, Productividad para guionistas, donde aprenderemos técnicas de productividad que podremos aplicar a la organización de nuestro trabajo como guionistas, y los sábados el curso de Formato de guion, donde veremos con detenimiento y ejemplos los elementos que conforman el formato estándar de guion y sus particularidades.

La búsqueda de ideas y temas de documental

Como recuerda Michael Rabiger en su clásico manual Dirección de documentales, buscar la idea de nuestro documental tiene dos fases: la primera consiste en una recopilación de materia prima, hay que rastrear muchas ideas que te llamen la atención y te interesen y almacenarlas ordenadamente; y la segunda analizar estas ideas para ver si tienen posibilidades reales de convertirse en un buen relato cinematográfico.

La recopilación de ideas para el documental

La primera fase siempre comienza con la recopilación de ideas. ¿Y cuál es el criterio que tienes que seguir en esa búsqueda de ideas? Pues tu propio interés, tu imaginación, tu instinto como guionista. Debes buscar semillas que después puedan crecer como relatos.  En esta fase no hay que preocuparse mucho y hay que recopilar cualquier idea que nos llame la atención. En posteriores etapas ya seleccionaremos las ideas más convenientes para hacer nuestro documental. Existen muchas fuentes donde ir a buscar esas ideas, vamos a ver algunas de ellas:

  1. El diario personal.

Escribir un diario donde anotemos todo lo que nos llame la atención es el primer recurso para almacenar ideas. En este diario no hay que ponerse limitaciones y anotar todo lo que se nos ocurra, ya haremos el filtro más adelante. Es conveniente llevarlo siempre encima y utilizarlo cuando se nos ocurra algo, estemos donde estemos. Después ya pasaremos a limpio las ideas en el ordenador y las clasificaremos según su naturaleza. Tener un diario nos pone en un estado de búsqueda de ideas activo. En cualquier momento nos puede llegar una frase, una emoción, una anécdota o una imagen que nos estimule y está bien anotarla. Hacer documentales tiene algo de proceso de autoconocimiento y hacer un diario es el primer peldaño de una gran escalera.

Y la práctica de escribir diarios incluso puede llegar a convertirse en un documental, como le pasó a Ricardo Piglia. El escritor argentino tenía la costumbre de escribir diarios desde su adolescencia, y el cineasta Andrés Di Tella, también argentino, hizo un documental sobre ellos: 327 cuadernos. Los diarios de Ricardo Piglia. El propio documental es un “diario cinematográfico” del encuentro entre el cineasta, los diarios de Piglia y sus propias vidas (del cineasta y del escritor).

  1. Los periódicos, revistas, blog…

Los periódicos y revistas son una gran fuente de ideas porque reflejan los hechos más extravagantes de la vida real. Hay noticias locales, que reflejan el entorno más cercano, y otras internacionales que te dan una visión más global de lo que pasa en el mundo. Y todas son buenas fuentes para encontrar temas, personajes, tramas o situaciones.

Antiguamente recortábamos las noticias que nos llamaban la atención y las clasificábamos por temas o interés. Pero todo era más limitado porque necesitabas el soporte de papel. Ahora gracias a internet tenemos acceso a todos los diarios del mundo y todas sus noticias. Y el almacenaje es más sencillo, con solo copiar y pegar podemos hacernos con archivos de noticias que no nos ocupan ningún espacio. Y cuando queremos ampliar esa noticia gracias a Google podemos hacerlo de una forma muy sencilla.

Una de las noticias más impactantes de mediados de los setenta en New York fue el paseo que el acróbata Philippe Petit realizó entre la Torres gemelas. Las imágenes del acróbata andando sobre el cable con la única ayuda de su pértiga gigante dieron la vuelta al mundo. Más tarde el propio Petit escribió un libro para contar su hazaña y el cineasta James Marsh hizo un documental, Man on Wire, con el que ganó un oscar en 2009.

  1. La historia.

Como canta Calamaro: “La historia se escribe en hojas desordenadas”. Y hacer un documental sobre un hecho histórico es intentar ordenar un poco esas hojas, darle un punto de vista, un sentido. No tanto encontrar la verdad objetiva, sino la interpretación particular de esos hechos históricos. Hay millones de hechos históricos y personajes interesantes esperando que algún documentalista intente dar un nuevo punto de vista sobre ellos.

Uno de los documentales históricos más famosos de Latinoamérica es La batalla de Chile, la lucha de un pueblo sin armas del chileno Patricio Guzmán. A lo largo de una trilogía de películas relata los eventos ocurridos en Chile entre 1972 y septiembre de 1973. Fue uno de los últimos documentales de Chile en formato blanco y negro y se estrenó en Santiago en 1997,​ siete años después del retorno a la democracia.

  1. Mitos y leyendas.

Todas las culturas y todas las épocas tienen sus propios mitos y leyendas. Muchos de ellos se mantienen desde hace cientos de años y se recuerdan en las tradiciones. Ahí radica su fuerza, por lo que recurrir a ellos para hacer documentales nos garantiza un interés profundo. Las nuevas generaciones suelen miran a esos mitos y darles un nuevo aire, acorde a la época que nos toca vivir. Una de las vías de un documentalista para encontrar temas que contar es revisionar sus propios mitos y leyendas y buscar dicha actualización bajo su propio punto de vista.

Y dentro de la actualización mítica también entra el formato del falso documental, como demostró C.S.A: The Confederate States of America. Esta ácida y satírica película estipula qué hubiera pasado si el bando confederado hubiera ganado la Guerra de Secesión Americana. A través de una visión ucrónica, los directores del falso documental muestra una realidad distinta a la que conocemos, con unos Estados Confederados de América expandiéndose por ambos continentes americanos de manera implacable.

  1. Historias familiares.

Las historias familiares son otro buen punto de partida a la hora de pensar en contar un relato. Todas las familias tienen sus excentricidades, sus partes oscuras, sus heroicidades, sus alegrías, sus miserias, sus rutinas… Normalmente no somos muy conscientes de las extravagancias de nuestra propia familia hasta que no nos lo señalan desde fuera, pero en general, cada familia merecería su propio documental porque cada una tiene su historia particular.

Y aunque todas las familias puedan tener su interés, hay algunos clanes que son manifiestamente cinematográficos, como demostró el actor Gustavo Salmerón en su premiado documental Muchos hijos, un mono y un castillo. Muchos hijos, un mono y un castillo son los deseos con los que soñó desde niña Julita, la madre de Gustavo a quien grabó durante 14 años, y los tres se han convertido en realidad. Os leo la sinopsis: “Cuando el menor de sus hijos se entera de que su madre ha perdido la vértebra de su bisabuela asesinada, guardada a lo largo de tres generaciones, la familia emprende una estrafalaria búsqueda entre los más peculiares y extraños objetos que Julita ha ido acumulando a lo largo de sus más de ochenta años, mostrándonos una ágil y graciosa galería de personajes. Lo que en realidad Julita está a punto de encontrar es el verdadero significado de la vida.”

  1. Historias de infancia.

Como bien nos recuerdan los psicoanalistas, la infancia es fundamental en el desarrollo de las personas y los hechos que nos acontecen pueden marcarnos de por vida. Una veces vivimos situaciones en carne propia, otras veces como testigos, pero explorar nuestras cicatrices es otro de los métodos para buscar historias que nos motiven y conmuevan. En nuestra memoria se quedaron grabados muchos sucesos y plasmarlos en el proceso de búsqueda que supone hacer un documental es otro de los métodos más efectivos de autoconocimiento.

Uno de los grandes acercamientos al mundo de la infancia desde el género documental es la película francesa Ser y tener. Muestra la vida de una pequeña clase de un pueblo a lo largo de todo un curso, planteando una mirada a la educación primaria en el corazón de la Landa francesa. Una docena de alumnos entre 4 y 10 años, reunidos en la misma clase, se forman en todas las materias bajo la tutoría de un solo profesor de extraordinaria dedicación. Maestro de la autoridad tranquila, el profesor Georges López conduce a los chicos hacia la adolescencia, mediando entre sus disputas y escuchando sus problemas.

  1. Historia social, sociología y etnografía.

Tanto la sociología, como la etnografía y la historia social son buenas fuentes para los documentalistas. Los sociólogos analizan la sociedad y dan su punto de vista interpretando los motivos por los que se comporta de determinada manera. Nosotros como documentalistas podemos partir de estos estudios sociológicos pero debemos encontrar nuestra propia interpretación de la sociedad. El documental se convierte en nuestra exploración de ese hecho concreto y donde mostramos nuestras conclusiones.

Y la forma en cómo hacemos este acercamiento a la historia es fundamental para el mensaje que mostrará el documental. The Act of Killing es una película dirigida por Joshua Oppenheimer que trata de las matanzas cometidas en Indonesia entre 1965 y 1966, donde fueron asesinadas más de 500.000 personas. En la grabación aparecen los culpables de la masacre, Anwar y sus secuaces, que se enorgullecen de su pasado y vuelven a representar sus crímenes utilizando conjuntos elaborados, disfraces y extras enlistados para interpretar a las víctimas.

  1. La obras de ficción.

Las obras de ficción se caracterizan por mostrar hechos y personajes que no tienen que basarse en hechos reales. Pero una vez hechas, estas obras constituyen muchas veces en reflejos fidedignos de unos personajes o sociedades. Que no esté implícita en una obra de ficción la veracidad de sus hechos no implica que no muestren la realidad a su manera. Muchas veces podemos conocer más profundamente un hecho a partir de una obra de ficción de un artículo de un diario. Por eso las obras de ficción también se pueden convertir en fuentes sobre las que hacer un documental. Tanto por lo que cuentan como por cómo se hicieron.

Apocalypse Now es una de las grandes películas de la historia del cine y sabemos mucho más de su largo y problemático rodaje gracias al documental Corazones en Tinieblas (Hearts of Darkness: A Filmmaker’s Apocalypse). Esta filmación tiene la excepcionalidad de incluir abundante material inédito rodado por Eleanor Coppola, la mujer del director, con una cámara de 16 mm. En este caso la realización de la obra de ficción se convierte en tema e hilo conductor del documental.

El análisis del tema y las ideas

Una vez hemos recopilado las ideas en todos los medios que hemos visto, nos toca analizarlas para ver cuál de ellas es la más adecuada para realizar el documental. Para eso propongo seguir dos parámetros, uno de ellos personal, y el otro centrado en la viabilidad del proyecto en sí.

  1. Análisis personal.

Lo primero que debemos preguntarnos ante una idea es: ¿deseo realmente hacer una película sobre esto? Hacer un documental es un proceso largo y lento que nos va a llevar mucho tiempo. Lo comenzaremos con mucha ilusión pero con el tiempo ese entusiasmo irá decayendo y solo si realmente queremos hacerlo lo conseguiremos terminar. Es muy importante preguntarnos por la motivación antes de embarcarnos con el proyecto.

Por eso tenemos que asegurarnos que tenemos un vínculo emocional con la historia que estamos contando. Si nos toca de alguna manera tendremos mucho ganado para su realización. También nos puede motivar que podamos aprender algo con el tema del que se trate o que queramos dar nuestro punto de vista sobre él. Hay que ver qué hay de insólito en el tema que me interese a mí y que pienso pueda interesar a los demás.

  1. Análisis del proyecto.

También hay que hacer cierta investigación previa para ver si el tema da de sí. Y ser conscientes de las limitaciones de acceso y presupuesto que podemos tener. ¿Vamos a poder viajar en la filmación o tenemos que conformarnos con grabaciones locales? ¿Tendremos presupuesto para comprar todas las imágenes de archivo que se necesitan para contar la historia o debemos conformarnos con los documentos públicos gratuitos? ¿Vamos a conseguir los permisos para grabar en los lugares e instituciones en los que necesitamos filmar o sabemos a ciencia cierta que va a ser imposible? ¿Quieren ser grabados los protagonistas de la historia o siempre se han negado a ello?

Debemos hacernos todas estas preguntas y prever todos los problemas que podemos tener antes de elegir el tema. A partir de ahí, podemos buscar soluciones de una forma imaginativa a muchos de los problemas. Aunque tenemos que ser conscientes que alguno de ellos no tendrá solución posible.

Y solo después de haber analizado bien todos los factores debemos tomar la decisión de lanzarnos con nuestro tema en la escritura y búsqueda de financiación.

Y con este consejo terminamos el podcast de hoy en el que hemos hablado de cómo buscar las ideas para nuestros documentales. Y si os ha interesado, agradecería comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox o Youtube. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas:,

Share This