110. Cuál es el origen de las series televisivas

La semana pasada salió el Planner de Series, muchas gracias a todos por la acogida. Hay alguno que me consta que ya está empezando a rellenarlo con su propia serie. Mucha suerte a todos y espero que os sea muy útil en vuestras creaciones. El que quiera echarle un ojo está en la web. Hoy voy a hablar de series, pero me voy a remontar a sus orígenes, cien años antes de que inventaran la televisión… va a ser un podcast muy instructivo.

Y hablando de series, algunos me estáis contando que estáis muy enganchados con El Tesoro de Hodoul. Que lo estáis viviendo como si fuera una serie de aventuras. Me encanta, un podcast que parece una radionovela. Pues atentos que no sé todavía qué aventuras nos esperan pero hay que estar preparados para cualquier cosa.

Y para los que busquen una formación integral de guionistas os recuerdo que en la Plataforma de cursos de Guiones y guionistas esta semana llega una clase nueva del curso de Diálogos. Vamos a ver cuáles son los problemas más típicos a la hora de escribir diálogos… para que no los hagáis, por supuesto.

La historia de las series

Hoy vamos a ver cuál es el origen de las series televisivas, es decir cuáles son los orígenes de la narración serial. Y para ello me voy a valer de uno de los libros sobre historia de las series más completos que se ha publicado en España. Me refiero a Historia de las series de Toni de la Torre. Un recorrido panorámico sobre el desarrollo de la ficción televisiva tanto en Estados Unidos y Reino Unido como en países europeos y de todo el mundo. Desde las ficciones experimentales en los años 20 y 30 a las producciones en directo de los 40; el auge de la comedia en la década de los 80; Twin Peaks y los primeros fenómenos de culto; la revolución de la HBO y la reivindicación de la autoría del creador de las series, con Los Soprano, The Wire o Breaking Bad; la revolución europea de las series nórdicas, hasta los nuevos rumbos que toman las series con nuevas formas y canales como Netflix.

Como podéis ver es bastante completito. Pero nosotros vamos a hablar hoy solo del primer capítulo, que está centrado en la influencia de la novela por entregas en las series de televisión.

La novela por entregas como antecedente de las series televisivas

El arte de narrar una historia por entregas comenzó a desarrollarse con la popularización de la literatura por entregas en la Inglaterra victoriana. Los periódicos comenzaron a publicar novelas en partes para rellenar espacio, pues ampliaron la superficie de las hojas de sus impresiones para evitar un impuesto. El público se acostumbró a estas ficciones seriales y los editores se dieron cuenta de que era un recurso que les ayudaba a mantener a los lectores, que creaban una dependencia a las historias que estaba leyendo. Como los espectadores de televisión con sus series favoritas.

Al principio publicaban las novelas fragmentadas, pero después comenzaron a publicar relatos escritos directamente para su emisión por entregas. Entonces se dieron cuenta de la necesidad de que cada capítulo tuviera mucho interés en sí mismo, pues de eso dependía que el lector continuase comprando el periódico. Por eso integraron al final de las narraciones un giro que mantuviese al lector interesado hasta la siguiente entrega. Como decía un autor famoso en la época, Wilkie Collins: “hazles reír, hazles llorar, hazles esperar”.

Podcast sobre cliffhanger

Podcast sobre Episodio piloto

La publicación serial permitía a los autores modificar la historia y el desarrollo de los personajes en función de la respuesta que tenían de los lectores. Y la presión del público conseguía incluso devolver a la vida a algunos personajes, como pasó con Sherlock Holmes tras lanzarlo a las cataratas con la intención de terminar su publicación.

Si echamos la vista atrás podemos comprobar que muchas de las grandes obras de literatura universal fueron publicadas por entregas. Desde La isla del tesoro, de Stevenson, El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde y las aventuras de Sherlock Holmes, de Conan Doyle, hasta Anna Karenina de León Tolstoi o Los Hermanos Karamazov de Dostoyevski.

En Francia se desarrolló un subgénero de novela por entregas conocido como roman-feuilleton o folletín. De periodicidad diaria, en lugar de mensual, se caracterizaba por apelar a todo tipo de público con un argumento central de desarrollo horizontal, con elementos de suspense y escenas efectistas. Es lo más parecido a lo que hoy llamamos culebrón. El autor más famoso fue Alejandro Dumas, autor de éxitos como Los tres mosqueteros o El Conde de Montecristo.

En el Planner de Series se especifican los dos tipos de tramas, las episódicas y las que van en continuidad, para que podáis definir cuál es la estructura que queréis para vuestra serie.

A principios del s. XX el cine y la radio comenzaron a experimentar con la narración serial utilizando muchos de los recursos que ya habían usado los escritores del siglo XIX, como el cliffhanger, empleado para generar suspense y fidelizar al público.

Y con esto terminamos el repaso histórico de las novelas por entregas y su influencia en las series televisivas actuales. Os recuerdo que si queréis colaborar con Guiones y guionistas podéis hacer un comentario o valoración en Itunes, Ivoox o Youtube… o compartir en Facebook, Twitter, Instagram o Linkedin. Yo a cambio os prometo volver los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.

Etiquetas:,

Share This