141. Cómo tener tu propio estilo al escribir un guion

¿Por qué podemos diferenciar los guiones de Woody Allen, Aaron Sorkin o Tarantino cuando los vemos? Porque tienen su propio estilo de escritura. ¿Cómo se crea un estilo propio? ¿De qué depende? Hoy veremos cómo crear nuestro propio estilo a la hora de escribir un guion.

Y si queréis aprender a escribir guiones y necesitáis un método que os guíe están los cursos de la plataforma de Guiones y guionistas. Ya sabéis que por una suscripción tenéis acceso a todos. Hoy toca clase nueva del curso de Guion de Thriller en que veremos el Thriller de investigación. Los thrillers de investigación y misterio son unos de los más populares desde que comenzaron con el cine negro y tienen una gran lista de clásicos como veremos en la clase de hoy.

Los sábados continuamos con el curso de Concursos televisivos. La clase de esta semana servirá para que entendáis qué son las fases y las rondas que debemos definir a la hora de crear la mecánica de un concurso. Ya vamos aclarando todos los conceptos que os ayudan a crear vuestro propio formato y en la última clase daremos el paso definitivo.

Y gracias por la acogida del nuevo Generador de Historias centrado en series. Espero que los que ya lo habéis adquirido lo estéis disfrutando mucho. Os recuerdo que además de poder comprarlo en solitario está incluido en un pack de oferta junto al Planner de series que tiene un descuento de 4 $. Con eso tenéis el pack completo para crear vuestra propia serie.

Además quiero agradecer desde aquí a Jacobo Feijoo la mención en el artículo sobre librojuegos y series interactivas que hizo el diario El País en su sección Verne. Mencionaron a Guiones y guionistas por el podcast sobre Series interactivas en el que hablaba del cine interactivo.

El estilo de escritura en un guion

Un guion es una herramienta de trabajo. Un guion será leído por los miembros del equipo y será la base para construir la película. Pero después, cuando se produzca el film, tu trabajo como guionista quedará invisible y todo será juzgado por cómo quede el resultado final. Aún así el guion tiene un valor en sí mismo, y el que lo lea tiene que recibir, aunque sea de forma tangencial, a la persona que está detrás, al guionista. Y esto se conseguirá si el guionista tiene un estilo propio.

Aunque cada vez hay más lectores de tu guion y su lectura ya no se limita a las personas que deciden si se produce una película y a los que la ruedan después. Cada vez se publican más guiones por lo que es posible que tu guion llegue a internet y sea leído por personas que quieren ver cómo está escrito por curiosidad o para aprender de él o incluso por su propio valor literario.

Por eso debemos cultivar una voz narrativa propia como guionistas que muestre nuestra sensibilidad como autores. Una voz que se refleje en todo lo que escribimos, que se perciba por cómo escribimos las descripciones y diálogos y cómo distribuimos los textos a lo largo del guion. Esa voz viene dada por nuestro estilo y hay que encontrarla en nuestro proceso de escritura.

A través de tu estilo como guionista puedes mostrar no solo tu personalidad como escritor, sino cómo quieres que se ruede esa película. Con la redacción del texto puedes insinuar cuándo vendría bien un plano general o un plano detalle, cuándo te imaginas un plano corto y cuando has visualizado un plano secuencia. Obviamente después dependerá del director el producto final, pero de ti depende dar tu propuesta de puesta en escena.

Cuando el guionista que escribe un texto también va a dirigirlo se permite ciencias licencias que un guionista que busca director no lo va a hacer. Es normal. Cualquiera que haya leído un guion de Tarantino lo sabe. También los guionistas consagrados tienen la experiencia y jerarquía como para saltarse algunas normas de escritura de guiones sin miedo a que critiquen su profesionalidad.

Pero los guionistas principiantes deben seguir ciertas normas que muestren que conocen el oficio. Ya hablé de cómo escribir con el formato estándar de guion y de cómo evitar los errores de novato. Eso no quiere decir que los guionistas principiantes no deban encontrar su propio estilo de escritura.

Hoy veremos cómo con ejemplos muy prácticos gracias a algunas de las directrices que da Philip Parker en su manual de guion Cómo escribir el guion perfecto.

Cómo crear tu estilo propio en un guion

  1. Leer guiones existentes

Para encontrar tu estilo propio lo primero es reconocer el estilo en los demás. Del mismo modo que nadie se lanza a escribir una novela sin haber leído antes muchas no deberíamos lanzarnos a escribir un guion sin haber visto otros antes. Ahora hay cientos en internet, no es excusa.

Ver cómo grandes guionistas redactan sus textos y muestran su propio estilo nos sirve de aprendizaje para desarrollar el nuestro propio. Podemos copiar recursos y elementos ajenos que nos gusten. Si no sabemos cómo escribir algo en un guion podemos pensar en una película que haya hecho una escena semejante y buscar su guion por internet. Nos sorprenderíamos de la de guiones que hay donde poder consultar su PDF.

  1. La primera página

Con la primera página muchos guionistas se toman sus licencias. Una de las normas al escribir un guion es mantener cierta economía en la escritura. Es lo primero que aprenden los novelistas cuando pasan a escribir guiones. Deben escribir con una economía de lenguaje tanto en la escritura de diálogos, reduciendo los innecesarios, como en la escritura de las descripciones.

Pero en las primeras páginas muchos guionistas se toman licencias en la escritura con la intención de mostrar su estilo. Escriben de una forma más sugestiva, con pensamientos internos, indicando normas o interpretaciones de lo que veremos después en el guion. Después no lo hacen más, pero ya han mostrado algo de su estilo que quieren reseñar.

Tenemos un ejemplo claro en la segunda página del guion de Logan, de Scott Frank & James Mangold and Michael Green. Nominado a mejor Guion adaptado en los oscars.

estilo“Ahora podría ser un buen momento para hablar sobre las “peleas” descritas en las siguientes 100 páginas o más. Básicamente, si estás pensando en una hiper coreografiada, desafiando a la gravedad, destruyendo ciudades, el típico maratón de acción de las películas DC, esta no es tu película.

En esta película, las personas resultarán heridas o muertas cuando la mierda caiga sobre ellos. Recibirán el mismo daño o la misma muerte al ser golpeado con algo grande y pesado como, digamos, un auto. Si alguien en nuestra historia tiene la desgracia de caerse de un techo o por una ventana, no rebotarán. Ellos morirán.

En cuanto a nuestro héroe con su llamada vida eterna y curativa. Bueno, ahora es mayor. Si sigues leyendo, descubrirás que Logan está a punto de que le pateen el culo. Pero antes de que lleguemos a eso, deberíamos dejar claro que sus habilidades no son lo que fueron. Sí, él es un borracho, pero también se está desvaneciendo por dentro. Adamantium le implanta implantes en su sistema, provocando enfermedades crónicas. Dolor y disminución de la curación, por lo tanto, alcohol como analgésico.

Así que por supuesto, ve y preocupate por él.
Ahora dónde estábamos… Oh sí…”

Y así, una vez dejan claro en el guion el estilo de película que quieren realizar, continúan con el guion. Este texto que han escrito no es para los espectadores, pues ellos verán solo el producto terminado, es para los agentes, ejecutivos del estudio, productores, actores y demás miembros del equipo. Y que el director sea uno de los guionistas también tiene que ver con que se haya escrito un texto que explica cómo se mostrará el guion en pantalla.

  1. La escritura de planos y tomas en un guion

Como he comentado anteriormente en otros programas, ya no se escriben descripciones de cámara en los guiones como antiguamente. Esto se debe a dos motivos, por un lado que los directores lo ven como una intromisión a su trabajo, y por otro, que los lectores de guiones sienten que los distancia del texto y entorpece su vinculación emocional con la obra.

Pero que no podamos escribir descripciones de cámara directamente no quiere decir que no las pensemos y que no podamos escribirlas indirectamente. El cómo las escribimos también es una forma de mostrar nuestro estilo propio.

Debemos pensar en qué toma o plano corresponde a la descripción de la imagen que vemos en pantalla. Y a partir de ahí pensar en trasladar esa toma al papel siguiendo algunas técnicas.

  • Cada párrafo descriptivo equivale a una sola toma.
  • La extensión del párrafo indica la duración de la toma.

Es decir, si escribo: “La mesa del despacho del guionista es un completo caos”. Estoy sugiriendo una toma rápida que muestre el desorden de la mesa.

Pero si escribo: “Varios posavasos manchados se amontonan junto al ordenador del guionista. En el resto de la mesa hay revistas apiladas sin control, restos de pizza sobre una caja, hojas con dibujos, unas gafas de sol con una lente rota, un disco duro extraíble, la cartera, un cenicero con varios cigarrillos terminados y varios lápices de colores”… entonces estoy sugiriendo una toma más larga, incluso este texto podría inspirar que el director utilizase un travelling para mostrar todo el contenido.

  • La disposición de los párrafos señala los cortes. Por ejemplo:

“El GUIONISTA circula en bicicleta por el paseo marítimo, pasando frente a unas banderas rojas. No hay nadie en la calle. El guionista se cruza con UNA JOVEN con un flotador inflable con forma de flamenco que camina en sentido opuesto. La joven continúa su camino sin reparar en el guionista en bicicleta. El ciclista para frente a unas escaleras que dan a la playa. Engancha la bicicleta a una farola con una cadena y baja por la escaleras.”

Escrito de esta manera, se deduce que es una única toma, realizada probablemente desde un plano fijo. Otra opción de escritura es filmarlo en tres tomas distintas:

“El GUIONISTA circula en bicicleta por el paseo marítimo, pasando frente a unas banderas rojas. No hay nadie en la calle.”

“El guionista se cruza con UNA JOVEN con un flotador inflable con forma de flamenco que camina en sentido opuesto. La joven continúa su camino sin reparar en el guionista en bicicleta.”

“El ciclista para frente a unas escaleras que dan a la playa. Engancha la bicicleta a una farola con una cadena y baja por la escaleras.”

El primer párrafo describe el paseo marítimo y el ciclista paseando por él. El segundo indica el cruce con la joven. Y el tercero la bajada de la bicicleta, su atado y la marcha del guionista. Al final el director decidirá si lo graba en una toma o en tres, pero nosotros como guionistas podemos dividirlo en párrafos y dar la información poco a poco, para así mostrar primero el lugar o dar énfasis a la joven con la que se cruza o al atado de la bicicleta si después se la van a robar, por ejemplo.

  • La proximidad de la toma se deduce del grado de detalle de la descripción. Por ejemplo:

Un grupo de guionistas en bicicleta se acercan por el horizonte.

Es una toma amplia y lejana hecha con plano general.

El primer guionista tiene una lágrima en los ojos.

Es un primer plano o plano detalle.

Los dos guionistas se hacen una foto sonriendo al fotógrafo

Es un plano medio.

  • La descripción de la acción puede inducir al movimiento de la cámara. Por ejemplo:

“El guionista se desplaza entre la muchedumbre. Su rostro desaparece al ser estrujado por la multitud de cuerpos.

El guionista pasa frente a una hilera de personas

Un anciano, que sonríe…

…una joven pareja con elegantes sombreros…

…una mujer con un bebé que grita…

… y una niña pequeña que casi tropieza al salir de entre el gentío.”

Lo anterior implica una serie de cortes y una cámara que se desplaza siguiendo al guionista.

  1. La descripción de las escenas.

El estilo de un guionista también se demuestra en cómo utiliza las descripciones en sus escenas. Los elementos más importantes que se pueden incluir en las descripciones de las escenas son:

  • Una descripción de la localización: Que sea simple, económica e insinúe el estilo del guionista.
  • Quién está en la escena y cuándo es mostrado al público: Hay que describir a los personajes de la escena solo a medida de que vayan apareciendo en pantalla.
  • El aspecto de los personajes: Solo si ha cambiado al aspecto desde la última escena. Hay que describirlos con economía de lenguaje y siendo claros en su actitud, ya sea por su lenguaje corporal o por su manera de hablar.
  • La acción de la escena: debe reflejar el ritmo de la escena y transmitir algo que no esté en los diálogos. También plasma las expresiones e intenciones de los personajes mediante miradas y gestos.
  1. El diálogo.

El diálogo es otra de las vías importantes por las que un guionista puede incidir en el estilo de un guion. Normalmente es lo último que trabaja un guionista, cuando ya tiene claro qué pasa en cada escena. Y debe juzgarse en conjunto con el resto, porque tiene que estar equilibrado con las imágenes que proponen las descripciones.

El guionista puede utilizar los diálogos de una forma integral, mostrando a las personas que los hablan, pero también puede mostrarlos en off, sin que veamos la fuente de la que procede, grabados en algún mecanismo, o como fragmentos que se unen creando un discurso. Los que estéis interesados en mejorar vuestros diálogos os recuerdo que hay un Curso de diálogos en la Plataforma de Guiones y guionistas. Tiene 10 lecciones y os ayudará a escribir y reescribir los diálogos de vuestros personajes.

  1. El ritmo y el tempo.

El estilo de un guionista también queda reflejado en el ritmo y el tempo de la narración. Aunque uno de los elementos que más influyen en el ritmo de una película es su género, el guionista debe imprimirle su propia impronta. Esto lo hará por medio de la longitud de las escenas y su intensidad.

Si estamos en un género de acción es normal que una persecución esté repleta de escenas cortas y rápidas que impriman un ritmo rápido. El guionista debe entender el género que está manejando, pero también le tiene que dar su propio estilo. Y por supuesto debe equilibrar las escenas muy intensas con otras de transición según le pida la narración.

  1. El tono.

El tono es uno de los elementos donde el guionista mejor podrá mostrar su estilo. La misma historia puede ser contada en tono de comedia, de tragedia o de drama. El guionista debe decidir el tono de la historia y mostrarlo en toda su escritura, tanto en las descripciones como en los diálogos. La idea es que el lector del guion entienda el tono de la película en todas las escenas y encuentre los matices dentro de ese tono, porque hay muchos tipos de comedia y cada guionista puede encontrar un estilo propio.

Y con esto termino el podcast de hoy en el que hemos visto cómo tener tu propio estilo al escribir un guion. Y si os ha gustado, agradecería comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox o Youtube. O que compartáis este podcast por redes sociales.  Y por supuesto agradecer a los que os suscribís a los cursos de Guiones y Guionistas que ayudáis a que el podcast se mantenga. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad