145. Crear un monstruo. Caso de estudio: Freddy Krueger

Hoy tenemos un programa terrorífico porque vamos a ver qué pasos hay que seguir para crear un monstruo. Quedan dos semanas para Halloween y tenéis que ir preparando vuestros disfraces. Y para ello vamos a analizar la creación de uno de los monstruos más aterradores del siglo XX: Freddy Krueger.

Y si queréis aprender más sobre cómo escribir guiones y necesitáis un método que os guíe están los cursos de la plataforma de Guiones y guionistas. Ya sabéis que por una suscripción de 10 $ tenéis acceso a todos. Hoy comienza el Curso de Guion de Terror en el que analizaremos las características del género de terror, sus subgéneros y los elementos imprescindibles para generar horror o miedo en los espectadores. En la clase de hoy veremos los diferentes subgéneros del terror.

Y el sábado comienza el curso de Guion de Recursos de comedia, en el que analizamos los recursos y técnicas que se utilizan en comedia para provocar la risa, independientemente del medio (chistes, cómics, películas, series, espectáculos teatrales…). En la primera clase veremos por qué nos reímos, analizando diversas teorías que ha habido a lo largo de la historia sobre el origen de la risa.

Y estamos de enhorabuena porque Guiones y guionistas ya está en Spotify. Los que escuchéis música en esa plataforma vais a poder escuchar también el podcast. Solo tenéis que escribir Guiones y guionistas en el buscador y cuando aparezca le dais al corazoncito. Por cierto los que queráis ayudarme podéis buscarlo también y darle al corazoncito verde porque eso me colocará mejor en los ranking y ayudará a que llegue a más gente.

Crear un monstruo: Freddy Krueger

A estas alturas me imagino que todos conocéis ya a Freddy Krueger. No solo por la película original de 1984, sino porque A Nightmare on Elm Street se convirtió en franquicia y se han hecho en total nueve cintas, un documental, una serie de TV y otra de comics.

Crear un monstruo - Freddy Krueger

Freddy Krueger

Para el que no lo conozca os resumiré: Freddy Krueger es un psicópata desfigurado por el fuego que surge en las pesadillas de los adolescentes para asesinarlos. Además tiene el poder de materializar física e instantáneamente en la realidad lo que provoca a sus víctimas durante el sueño.

Freddy viste un jersey de rayas rojas y verdes, un sombrero raído y un guante de cuchillas que él mismo se ha construido para asesinar a sus víctimas. Y también es conocido porque tiene un macabro sentido del humor que le da una personalidad propia. Aunque este monstruo tiene tan solo 35 años de vida, ya se puede considerar como un clásico en la cultura popular.

Vamos a ver las etapas para crear un monstruo y ejemplificarlo con la creación de Freddy Krueger. Vosotros después podréis crear vuestros propios monstruos siguiendo los mismos pasos.

Fases para crear un monstruo

  1. La idea: un miedo.

Hay muchos que piensan que la mejor manera de crear un monstruo es mirar dentro de uno mismo y encontrar una parte de nosotros que tenga miedo. Una vez hecho ese ejercicio de introspección ese debe ser el punto de partida: nuestra criatura puede ser un reflejo de nuestros miedos, de nuestros temores.

Ese fue el origen de Freedy Krueger. Como contó su creador Wes Craven en una entrevista en la revista Cinefantastique, el personaje Freddy Krueger estuvo inspirado en algo que ocurrió cuando era un niño. Una noche, mientras estaba en su habitación, escuchó unos ruidos y vio a través de la ventana a un hombre de aspecto tenebroso que estaba en la calle. El hombre lo miró directamente a los ojos, sonriéndole y Craven se escondió.

Tras estar escondido en su cama, volvió a asomarse por la ventana y descubrió que el hombre seguía en el mismo lugar. Craven se lo contó a su hermano mayor y cuando él bajó las escaleras para examinar, no había nadie en la calle. Según el director, “la idea de un adulto que era aterrador y disfrutaba asustando a un niño fue el origen de Freddy”.

Pero no hace falta que sea un miedo nuestro. También podemos analizar la sociedad para ver cuáles son los miedos que hay en cada momento y utilizarlos para crear un monstruo. Hay miedos como la propagación de virus que están muy relacionados con monstruos como los zombies. Y el miedo a que un extraño haga algo a tus hijos en el parque puede ser el origen de Slender man.

En el caso de Freddy Krueger, Wes Craven también habló de tres artículos que leyó en el periódico Los Angeles Times. En dichos artículos, se narraba cómo unas personas que vivían en el sureste de Asia murieron mientras tenían unas pesadillas.

Una de las víctimas era el hijo de un ingeniero, que no quería dormir por las pesadillas que tenía. Su familia estaba preocupada, porque había estado varios días sin dormir, hasta que una noche se quedó dormido y lo acostaron en su habitación. Sin embargo, en medio de la noche lo oyeron gritar y al entrar en su habitación lo encontraron muerto. Según Craven:

“Se realizó una autopsia, y descubrieron que no sufrió un ataque al corazón; había muerto simplemente por razones inexplicables. Encontraron en su armario una máquina para hacer café, llena de café caliente que había utilizado para mantenerse despierto, y encontraron además todas las pastillas para dormir que pensaron se había tomado; él las había escupido y las escondió. Me pareció una historia tan increíblemente dramática que estuve intrigado por ella durante un año, por lo menos, hasta que finalmente decidí escribir algo sobre este tipo de situación”.

Wes Craven, descubrió tras una investigación que este no es un fenómeno tan extraño en Laos y Camboya y decidió utilizar estos hechos como semilla para una nueva película y se lanzó un reto a sí mismo “Quería hacer algo que se fijara a los recovecos más profundos de nuestro subconsciente“.

  1. Un monstruo debe ser amenazante

El monstruo de una obra de ficción puede ser amistoso como los de Monsters Inc., simpático como los de La familia Munster o ridículos como los que aparecen en Scooby-Doo. Pero en las películas de horror y terror, que tienen como objetivo asustar a los espectadores y generarles malestar, las criaturas deben ser amenazantes y peligrosas.

La forma más directa de crear un monstruo peligroso es hacerlo letal, que pueda matar o mutilar gente. Freddy Krueger es muy amenazante. Por un lado en el aspecto, con la cara quemada y las cuchillas en las manos. Pero sobre todo con su actitud, atemorizando a los jóvenes en sus sueños y matándolos después en la realidad.

  1. Un monstruo debe ser impuro

Como explica Noël Carroll en The Philosophy of horror, or Paradoxes of the Heart, los monstruos causan repulsión a nivel físico. Los protagonistas de las películas suelen reaccionar con asco o rechazo antes estas criaturas, y hacen lo posible por no entrar en contacto con ellas. Por eso debemos utilizar en su creación algunas técnicas como la fusión, es decir mezclar dos conceptos culturales opuestos y condensarlos en el monstruo. Un ejemplo sería unir la vida y la muerte (vampiros, momias, zombis), o lo animal y lo humano (“La mosca”, hombre lobo).

En el caso de Freddy Krueger la fusión se realiza entre el sueño y la realidad. El monstruo habita los dos mundos. Aparece en los sueños de los jóvenes y después en la realidad para atacarlos y matarlos.

Otra técnica para crear a un monstruo impuro es la fisión, separar en dos entidades diferentes y contradictorias al personaje. Podemos hacer una fisión temporal, es decir que dos entidades habiten el mismo espacio/cuerpo, pero en distintos tiempos. Por ejemplo, la figura del hombre lobo, donde bestia y humano ocupan el mismo espacio/cuerpo, pero en momentos distintos, o el señor Hyde de El extraño caso del doctor Jekyll.

También podemos hablar de la fisión espacial. Se trata de dos cuerpos separados pero relacionados, una fisión que divide a un ser en el espacio, multiplicándolo. Por ejemplo, el doble en El retrato de Dorian Grey, de Oscar Wilde, o cualquier obra sobre el doppelgänger.

Otra forma de crear un monstruo impuro y causar horror es la magnificación. Podemos tomar una criatura real asociada a un sentimiento de repulsión o que tenga características desagradables, como por ejemplo una araña o una cucaracha, y aumentar su tamaño considerablemente.

O la multiplicación. En lugar de tomar a estos seres y hacerlos gigantes, se trata de multiplicarlos en número. La masa de estas criaturas se convierte en el monstruo. Como por ejemplo ataques de arañas, hormigas, langostas y ratas.

  1. El aspecto físico

Una vez creada su naturaleza monstruosa hay que definir su aspecto físico. ¿Cómo es su imagen? ¿Cómo viste, si es que tiene algún vestido? ¿Qué hay en su físico que produzca repulsión? ¿Tiene una naturaleza y un aspecto normal y otra monstruosa?

Como vimos antes, Freddy Krueger es un psicópata desfigurado por el fuego. Tener la cara quemada y desfigurada le da un aspecto amenazante y terrorífico. Como contó su creador, la elección de su vestimenta y colores vinieron determinadas por un artículo en Scientific American donde señalaba que los colores que más chocan a la retina humana eran el rojo y el verde, y al deseo de que fuera reconocible en la oscuridad aunque cambiara de forma.

La garras artificiales surgen por el temor subconsciente a los depredadores, otra vez Wes Craven recurrió a un miedo inherente en los humanos para crear un elemento amenazador de su monstruo. Craven no quería un arma que fuera un instrumento, sino que formara parte del mismo asesino y pudiera manejar con destreza.

  1. La atmósfera en la que se mueve el monstruo

Un monstruo necesita de una atmósfera que acreciente el miedo o el horror de la situación. ¿En qué ambiente se va a mover tu monstruo? ¿Vive en el inframundo, en un castillo, en una pirámide, en las alcantarillas? Al crear un monstruo tenemos que darle un ambiente acorde a su naturaleza y que potencie su capacidad terrorífica.

Freddy se mueve entre dos ambientes, que son dos dimensiones diferentes de la conciencia humana. Por un lado la realidad, Elm street, la típica calle de la típica ciudad pequeña de EE.UU. Y por otro, el mundo de los sueños y las pesadillas de los jóvenes donde se manifiesta. Esta es la atmósfera genuina de Freddy Krueger, los sueños que tornan en pesadillas y en los que cualquiera se puede ver reflejado. El sueño tiene que ver con lo irracional y muestra el lado oscuro de la experiencia humana, junto con la muerte y la locura.

  1. Atravesar el umbral

El umbral es una de las claves del relato de terror de todas las épocas. La frontera que separa el mundo irreal, fantástico y tenebroso del monstruo y nuestro mundo real. En el momento en el que el protagonista cruza ese umbral, dos realidades contrapuestas entran en conflicto. Se pone en contacto el mundo del monstruo con el mundo del humano. Lo real y lo sobrenatural.

Para crear un monstruo tenemos que ver cuál es el umbral que separa los dos mundos de nuestra criatura, y en qué momento lo atraviesa. En Stranger Things el umbral con el “otro lado” está en el laboratorio, y por ahí se entra en contacto con el monstruo. El hombre lobo encuentra el umbral con la salida de la luna llena. Freddy Krueger tiene su umbral en el paso de los sueños a la realidad. Aparece en los sueños, pero cuando pasa a la realidad se convierte en letal.

  1. La historia fundadora

Todo monstruo necesita una historia fundadora. ¿De dónde proviene? ¿Cómo nació y cómo ha llegado a ser quien es? Para crear un monstruo, su historia fundadora puede surgir de la mitología, el folklore, la literatura, las leyendas populares, las leyendas urbanas… Veamos cuál es la historia fundadora de Freddy Krueger. Os leo de la Wikipedia.

“Durante la Navidad de inicios de la década del 40, una joven monja llamada Amanda Krueger fue encerrada accidentalmente en la división de criminales dementes de un hospital psiquiátrico donde colaboraba como enfermera. Durante días fue violada y torturada por los cien pacientes allí confinados. Solo tras acabar las fiestas, cuando el hospital reabrió, fue encontrada apenas con vida y embarazada. Meses después, Frederick Charles Krueger nació y fue dado en adopción.

Freddy fue adoptado por un alcohólico que lo maltrataba. Al paso del tiempo, Freddy empezó a mostrar un comportamiento psicopático, matando animales pequeños. En su adolescencia, Freddy empezó a disfrutar de los golpes y dolores asociándolos con el placer. Después asesinaría a su padre adoptivo.

Una vez adulto, Freddy Krueger trabajaba en la central eléctrica local y en la caldera de la central había capturado a más de 20 niños del vecindario y los había asesinado. La policía no pudo resolver el caso, mientras los periódicos lo apodaron “El Acuchillador de Springwood”. En 1966, Freddy fue arrestado por los asesinatos de los niños perdidos.

Después del juicio en que Freddy fue liberado, Amanda Krueger se ahorcó en la misma torre donde fue violada. Esa misma noche, los padres del vecindario decidieron tomar la justicia por sus propias manos. Siguieron a Krueger hasta su cuarto de calderas, hicieron un camino de gasolina hasta la entrada y lo quemaron vivo.

Mientras las llamas se apoderaban de la caldera, ante un moribundo Freddy se presentaron “Los Demonios de los sueños” para tentarlo. Estos demonios vagaban por la tierra buscando un alma cruel y sanguinaria, para convertir los sueños en realidad. Freddy aceptó su oferta para ser “eterno”.

Para los fans os dejo el guion que escribió Wes Craven para la tercera película de Pesadilla en Elm Street y la versión definitiva que se hizo de ese guion cuando entró el director. Así podréis ver cómo escribe.

Y a los que os interese el tema os recuerdo que hoy comienza el Curso de guion de Terror en el que profundizo más en cómo crear un monstruo.

Y con esto termino el podcast de hoy en el que hemos visto cómo crear un monstruo para una película o serie. Y si os ha gustado, agradecería comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox o Youtube. O que compartáis este podcast por redes sociales. Y por supuesto agradecer a los que os suscribís a los cursos de Guiones y Guionistas que ayudáis a que el podcast se mantenga. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas:, ,