146. Cómo escribir un guion Dogma 95

Hoy viajamos en el tiempo para ver en qué consistió el último de los movimientos de vanguardias en el cine del siglo pasado, Dogma 95, y cómo afectaba su famoso manifiesto al guion. Porque se habló mucho de las limitaciones técnicas que ofrecía pero, ¿cómo afectaba a la escritura su voto de castidad?

Pero antes recordar que si queréis aprender más sobre cómo escribir guiones, y necesitáis un método que os guíe, están los cursos de la plataforma de Guiones y guionistas. Ya sabéis que por una suscripción de 10 $ tenéis acceso a todos los cursos. Hoy continuamos con el curso de Guion Documental con una clase nueva en la vemos cuál es la investigación que necesitamos para nuestro documental y en qué fuentes buscar.

Y gracias a todos los que os habéis suscrito a Guiones y guionistas desde Spotify. Hay oyentes desde Chile, México, Colombia, España y hasta de Malta. No sé cómo habéis llegado al podcast, pero un saludo a los malteses. Uno de mis cómics favoritos siempre fue El Corto Maltés. Y los demás que uséis esa plataforma solo tenéis que escribir Guiones y guionistas en el buscador y cuando aparezca le dais al corazoncito verde. Os lo agradezco porque eso me colocará mejor en los ranking y ayudará a que llegue a más gente.

Por cierto, la semana que viene la plataforma de cursos de Guiones y guionistas va a cumplir un año de vida. Por lo que atentos que va a haber sorpresas.

Qué es Dogma 95

“Lo subversivo de verdad es ponerse limitaciones uno mismo, aunque eso, si lo piensas bien, es algo que uno hace a todas horas. Pero, desde luego, lo que resulta particularmente provocador es hacerlo público… publicarlo.”  Lars von Trier.

guion Dogma 95Os pongo en antecedentes para los más jóvenes. En marzo del año 1995 dos jóvenes directores de cine daneses, Lars von Trier y Thomas Vinterberg, redactaron un Manifiesto contra la artificiosidad y la estandarización de la producción cinematográfica de entonces, contra los géneros y los efectos especiales, contra el alejamiento total de la realidad y la verdad, y contra la extendida idea, en fin, de que si algo “no es como la Guerra de las galaxias no es una película”.

Así nació Dogma 95, un movimiento de vanguardia europea en una época que había vivido sin vanguardias desde Godard. Poco a poco se fueron uniendo a este movimento otros cineastas daneses y de todo el mundo y nacieron una serie de películas polémicas e influyentes como Celebración, Los idiotas o Mifune.

Dogma 95 se constituyó como una especie de Hermandad que expedía certificados de “autenticidad” a quienes suscribían el Voto de castidad formulado en el manifiesto y se obligaban a acatar una serie de Reglas.

¿Y hubo muchas películas que suscribieron a ese Manifiesto o solo fue una locura de estos dos cineastas? Pues bien, si vas a la web oficial de http://www.dogme95.dk/ aparecen 35 películas. Pero si investigais en Internet Archive podemos comprobar que llegaron a certificar 254 películas.

En qué consiste el voto de castidad de Dogma 95

Por lo visto todo surgió cuando Lars von Trier se cansó de hacer películas caras de autor como la aclamada Europa y quiso simplificar las cosas, haciendo películas más simples, con menos equipo y una serie de medidas autoimpuestas. Entonces llamó al joven cineasta Thomas Vinterberg y juntos concibieron una nueva serie de reglas para rodar películas.

Según Vinterberg se preguntaron qué es lo que más odiaban del cine de la época y redactaron una lista que lo prohibía todo. Al conjunto de reglas lo llamaron Voto de castidad.

Un tiempo después, en una conferencia sobre el centenario del cine en la sala Odeon de París, Lars von Trier proclamó su manifiesto y repartió octavillas con el texto escrito. Veamos en qué consistía ese voto de castidad de Dogma 95:

Juro someterme al siguiente conjunto de reglas redactadas y confirmadas por DOGMA 95 :

  1. Los rodajes tienen que llevarse a cabo en localizaciones reales. No se puede decorar ni crear un “set”. Si un artículo u objeto es necesario para el desarrollo de la historia, se debe buscar una localización donde estén los objetos necesarios.
  2. El sonido no puede mezclarse separadamente de las imágenes o viceversa (no debe usarse música, a menos que se grabe en el mismo lugar donde la escena se está rodando).
  3. Se rodará cámara en mano o apoyada en los hombros. Se permite cualquier movimiento o inmovilidad que pueda hacerse con la mano. (La película no debe estar donde esté la cámara; al contrario, el rodaje debe ocurrir donde se dé la película).
  4. La película tiene que ser a color. No se permite ninguna luz especial ni artificial (si la luz no alcanza para rodar una determinada escena, la escena debe eliminarse o, en rigor, se le puede enchufar un foco simple a la cámara).
  5. Se prohíben los efectos especiales y los filtros de cualquier tipo.
  6. La película no puede tener una acción o desarrollo superficial (no pueden mostrarse armas ni pueden ocurrir crímenes en la historia).
  7. Se prohíbe la alteración temporal o espacial. (Esto es para corroborar que la película tiene lugar aquí y ahora.)
  8. No se aceptan películas de género.
  9. El formato de la película debe ser el normal de 35mm (Academy Format).
  10. El nombre del director no debe aparecer en los títulos de crédito.

¡Además juro como director abstenerme del gusto personal! Ya no soy un artista. Juro abstenerme de crear una “obra”, ya que considero que el instante y el ahora es más importante que el todo. Mi objetivo supremo es sacar la verdad de mis personajes y escenarios. Lo juro por todos los medios disponibles y al costo de cualquier buen gusto y cualquier consideración estética.

Así hago mi VOTO DE CASTIDAD.

Copenhague, lunes 13 de marzo de 1995.

En nombre de DOGMA 95

Lars von Trier    y   Thomas Vinterberg

Cómo afecta al guion las reglas del manifiesto Dogma 95

Y como este podcast está dedicado al mundo del guion y los guionistas vamos a ver en qué afectan las reglas de Dogma 95 a nuestro trabajo.

La primera regla dice que los rodajes tienen que llevarse a cabo en localizaciones reales y solo se puede usar los objetos que haya en ellas. Esta norma le da más importancia al papel del guionista dentro de un proyecto, porque tú decides dónde se va a rodar después. Si tú escribes una escena en un psiquiátrico tendrán que buscar un psiquiátrico, no vale con decorar cualquier edificio. Si tú escribes una escena que necesite 30 bicicletas hay que encontrar un lugar que disponga de ellas para rodar allí.

La segunda regla imponía que el sonido no se mezclase separadamente de las imágenes y que si se usa música se tiene que grabar en el mismo lugar donde la escena se está rodando. Eso obliga al guionista a pensar si una escena necesita música cuando la escribe. Normalmente el director pone la música extradiegética en el montaje. Pero eso en Dogma no es posible. Solo existe la música diegética que escuchan los personajes y debe grabarse en el momento.

Desde el inicio del cine la música se ha utilizado para transmitir emociones. Pero esta música se ha podido añadir a posteriori en el montaje. En Dogma 95 si tú quieres utilizar música para transmitir alguna emoción vas a tener que pensar en cómo la integras en la historia para que se grabe cuando se rueda la escena. Esta norma obliga al guionista a tener más presente el uso de la música e incorporarla en el guion. Os dejo el enlace a un podcast que hice sobre el uso de la música en un guion.

La tercera norma nos habla del uso de la cámara en mano. ¿Esto afecta a los guionistas? Yo creo que sí. Si sabemos que no se puede grabar con trípode es posible que no se puedan hacer grandes descripciones en algunas escenas. Las típicas descripciones que escribes al detalle pensando en que rueden en plano general. Hay que ir directo a la acción. Los planos generales contemplativos largos van a quedar un mal si se mueve la cámara.

La cuarta regla prohíbe el blanco y negro. Bien, ya sabéis, nada de poner escenas que nos alejen del realismo y que queramos ver en el estético y retro blanco y negro. Esta norma también impide el uso de luz artificial y obliga a rodar con luz natural que haya en el sitio. Esto nos obliga a pensarnos dos veces antes de escribir una escena nocturna o una escena en lugares con poca luz. No digo que no lo hagamos, pero hay que pensar en ello.

La quinta regla prohíbe los efectos especiales. Esta sí que nos afecta. Debemos pensar en cómo se va a rodar lo que escribimos y si se puede hacer sin la necesidad de efectos. Hay muy pocas películas en Hollywood actualmente que no tengan ningún efecto especial. Simplemente facilitan muchos de los planos. Se usan efectos para recrear fondos y escenarios, borrar elementos que estorben… y por supuesto no hablemos de las películas de acción, terror, ciencia ficción…

La sexta norma sí que está hecha directamente para los guionistas: la película no puede tener una acción o desarrollo superficial y no pueden mostrarse armas ni pueden ocurrir crímenes en la historia. Esto es un ataque en toda regla al cine de Hollywood. No se pueden usar armas ni puede haber crímenes porque eso nos llevaría a entender que es una ficción: ningún actor va a morir en el rodaje y los disparos serán con armas trucadas. Aquí nos limitan las historias que contamos.

Pero independientemente del uso de las armas, el fondo de esta regla nos lleva a no tener acciones superficiales. No se puede sacar un arma para generar tensión de forma artificial. Tenemos que ir al fondo de los conflictos. Sin trucos. Utilizando las emociones de los personajes para que la historia avance.

La séptima norma también es para nosotros guionistas. Se prohíbe la alteración temporal o espacial y la película tiene lugar aquí y ahora. Nada de películas históricas. Nada de viajes espaciales. Esto nos obliga a contar historias de nuestro tiempo. Hablar de las preocupaciones que pasan en el lugar donde vivimos y en el momento presente. También nos limita los juegos temporales como flashbacks o flashforward que alteren la cronología. La historia sin artificios.

La octava también afecta directamente a los guionistas porque afirma que no se aceptan películas de género. Viendo algunas de las normas anteriores es algo lógica. Es difícil rodar un western, cine negro o una película bélica sin sacar armas. Y hacer una película de terror o una ciencia ficción sin efectos especiales. La invención y codificación de los géneros fue vital para la popularización del cine. Pero el Dogma intenta una vuelta a la pureza, por lo que nada de géneros.

La novena regla sobre el formato de 35 mm no afecta al guion y la décima, que impide al director aparecer en los créditos, tampoco, a menos que seas guionista y director. Bueno, esta norma es una especie de justicia poética porque es verdad que el director desde la Nouvelle vague se ha erigido como el “Autor” con mayúsculas. Lees en los carteles “una película de…”, como si no fuera un trabajo colectivo en el que participan cientos de personas. Yo a veces veo carteles de películas en los que incluso no aparece el guionista. Por eso a mí me hace gracia esta norma en la que el director se autoimpone desaparecer.

Para resumir, si como guionista quieres escribir una película al estilo Dogma 95 vas a tener que ser muy consciente de cómo se va a rodar después, porque las limitaciones te afectan. Se rodará en los lugares donde tú escribas con los sonidos e iluminación que allí haya, por lo que debes pensar bien lo que escribes. También tienes que olvidarte de los géneros y de contar historias en otra época o lugar diferente al tuyo. Piensa en el aquí y en el ahora al escribir y después el director deberá hacer lo mismo en el rodaje.

Y con esto termino el podcast de hoy en el que hemos visto en qué consiste el movimiento Dogma 95 y cómo afectan sus reglas a los guionistas. Y si os ha gustado, agradecería comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox o Youtube. O que compartáis este podcast por redes sociales. Y por supuesto agradecer a los que os suscribís a los cursos de Guiones y Guionistas que ayudáis a que el podcast se mantenga. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad