154. Ikigai. Qué guion escribir para ser un guionista feliz

¿Qué te hace un guionista feliz? ¿Escribir el guion de una historia que te apasione, escribir una historia por la que te paguen bien o escribir un guion de una historia de éxito? Hoy reflexionamos sobre el concepto japonés de Ikigai que nos puede ayudar a encontrar “la razón de ser” como escritores y a saber qué guion escribir para ser un guionista feliz.

Pero eso será en unos segundos. Antes recordar que si queréis aprender más sobre cómo escribir guiones, y necesitáis un método que os guíe, están los cursos de la plataforma de Guiones y guionistas. Ya sabéis que por una suscripción de 10 $ tenéis acceso a todos los cursos. Hoy continuamos con la sexta clase del curso de Guion Documental en la hablaremos de la sinopsis y de la estructura narrativa que debemos crear en nuestro documental. Porque aunque después puede haber cambios, nos conviene tener muy clara la estructura antes de empezar a grabar.

Y ayer comenzó la Black Week. Es la semana del Black Friday y en Guiones y guionistas lo celebramos con una oferta espectacular durante toda la semana. Si te suscribes a la plataforma de Cursos de Guion (10 $), además de disfrutar de los 20 cursos que hay subidos y los que salgan cada semana, te regalamos tres planners (guion, personajes y series) y dos generadores de historias (cine y series). En total te ahorras 32 $.

Si estabais pensando en apuntaros a los cursos aprovechad esta oferta que Black Friday es solo una vez al año. Y por supuesto, los que ya están suscritos a la plataforma también podrán descargárselos desde la página de descargas.

Qué guion escribir para ser un guionista feliz

A lo largo de nuestra vida como guionistas nos encontramos haciendo todo tipo de encargos. Una veces trabajamos en proyectos cuya única motivación es la monetaria, nos pagan un sueldo y eso nos lleva a terminar el proyecto aunque no nos entusiasme nada. Bien, los guionistas también pagamos nuestras facturas, pero no solemos estar muy satisfechos con esas experiencias.

Otras veces la historia sí nos encanta. Nos tiramos meses desarrollando el guion hasta que terminamos nuestro proyecto y después comenzamos a moverlo por concursos y productoras… hasta darnos cuenta de que no le interesa a nadie. Fuimos felices escribiéndolo pero después caemos en la depresión al ver que todo el esfuerzo es inútil.

Hay veces que lo que nos mueve para escribir un proyecto es una causa mayor. Pensamos que es una historia que el mundo necesita escuchar. Aunque no nos atraiga mucho, sí pensamos en que puede tener interés para el público, por lo que lo escribimos todo pensando en ellos. Aunque nos olvidemos de nosotros. Y si nos olvidamos de nosotros tampoco caminamos por el sendero de la felicidad.

Entonces, ¿qué guion escribir para ser un guionista feliz? La solución está en el concepto japonés de ikigai. Si no lo conoces, no te pierdas el podcast de hoy. Tu felicidad está en juego.

En qué consiste el método ikigai de la felicidad

Ikigai. El significado de este término, que cada vez está más de moda, se ha extendido gracias a dos españoles, el experto en cultura japonesa Héctor García y el periodista Francesc Miralles que escribieron el libro El método Ikigai. Juntos viajaron a Ogimi, la aldea japonesa con el mayor índice de longevidad del mundo, para conocer el secreto de sus habitantes.

Allí hablaron con sus habitantes y descubrieron que la clave para una vida feliz residía en tener un ikigai que nos mantenga ocupados. ¿Pero qué significa ese ‘ikigai’? Literalmente podría traducirse como “aquello por lo que vale la pena vivir”. Y vendría a representar tu pasión en la vida, eso que te ilusiona hacer porque sí.

El término ikigai se compone de dos palabras japonesas: iki (生き?), que se refiere a la vida, y kai (甲斐?), que significa más o menos “la realización de lo que uno espera y desea”. Todo el mundo, de acuerdo con la cultura japonesa, tiene un ikigai. Encontrarlo requiere que hagamos una búsqueda en nosotros mismos, que normalmente suele ser una búsqueda profunda y larga. Pero que merece la pena porque se cree que el descubrimiento del propio ikigai trae satisfacción y sentido de la vida.

Cómo aplicar el ikigai para saber qué guion escribir

Mi propuesta hoy es que si queremos escribir un guion que nos haga felices, debe formar parte de nuestro ikigai. ¿Y eso cómo se hace? Tranquilos, vamos a la parte práctica que nos va a ayudar a saber qué guion debemos escribir.

Para encontrar el ikigai en tu vida debemos tener un equilibrio entre cuatro conceptos: lo que amas, lo que eres bueno, por lo que te van a pagar y lo que el mundo necesita. Si conseguimos ese equilibrio nos levantaremos por la mañana con una razón de ser y llegaremos a ser muy viejitos como los japoneses del pueblo de Ogimi.

Veamos a qué se refiere cada concepto y cómo aplicarlo en la escritura de nuestros guiones.

– Lo que amas.

Busca una historia que te apasione contar, algo que te llegue de tu interior o que, aunque sea externa, te toque con algo. Tienes que amar escribir ese guion. Sentir que tu historia está íntimamente ligada con alguna de tus emociones o inquietudes. Si ha surgido de ti lo tienes más fácil, porque solo tienes que escucharte. Pero si la historia te llega de encargo tienes que intentar conectarla con tus intereses.

– Lo que eres bueno.

Como guionista aprendes que eres mejor escribiendo unas cosas que otras. Con el tiempo y la experiencia podrás escribir en registros y formatos muy diferentes, pero siempre hay algunos que te saldrán de forma más fácil y mejor. Eres bueno con ellos y tienes las habilidades suficientes para desarrollarlos.

– Por lo que te van a pagar.

Uno de los aprendizajes dolorosos que todos los guionistas hacemos a lo largo de nuestra carrera es que no siempre hay gente dispuesta a pagar por lo que hacemos. Podemos escribir historias maravillosas que la gente no quiera producir y que nadie quiera comprar. Y viceversa. Podemos encontrar historias por las que nos paguen muy bien si escribimos un guion, aunque a nosotros no nos motiven ni lo más mínimo.

– Lo que el mundo necesita.

El ikigai no es completo si lo que escribimos no implica un servicio a la comunidad. Sé que estamos hablando de entretenimiento, no de salvar vidas. Pero queremos que nuestras historias sean vistas por mucha gente que se emocione, ría y llore con ellas. Necesitamos que la gente reconozca nuestro trabajo para no sentirnos frustrados. Como decía Stan Lee “Es una gran cosa entretener a la gente”.

Es difícil conseguir que los cuatro conceptos coincidan. Que la historia que te apasiona escribir es por la que te paguen… que tus habilidades sean las que el mundo necesita…

Pero nuestro objetivo como guionistas que queremos ser felices con lo que hacemos es intentarlo.

He hecho un gráfico en el que muestro con diagramas cómo se cruzan estos cuatro conceptos. La unión central sería el ikigai, que es cuando se fusionan los cuatro, pero de las otras uniones surgen conceptos que nos ayudan a entender cómo funciona el sistema.

guion escribir -ikigai

Ikigai para guionistas

Por ejemplo, si mezclamos lo que somos buenos con lo que amamos, llegamos a nuestra pasión. Por eso es importante descubrir en qué somos buenos e intentar dedicarnos a ello. Y si además conseguimos que nos paguen por ello y vivimos de nuestra pasión estaremos más cerca de encontrar nuestro ikigai, nuestra razón de ser. Aunque no será completa si no sentimos que estamos siendo útiles a la sociedad.

Si mezclamos lo que amamos con lo que el mundo necesita, llegamos a la misión. Tenemos la misión de escribir cosas pensando en los demás, sabemos cómo entretenerlos y vamos a hacerlo porque nos gusta hacerlo. Entonces nos encontraremos satisfechos con lo que hacemos, pero si nos falta que nos paguen por ello el ikigai no será completo. Nos obligará a buscar otro medio que nos sustente y a dedicarle horas de nuestro trabajo. Horas que descontamos de lo que realmente amamos.

Si mezclamos lo que el mundo necesita con que nos paguen por ello, llegamos a la vocación. Encontramos un trabajo útil para la sociedad por el que nos pagan, e incluso puede que nos guste, pero tenemos cierta incertidumbre si no nos sentimos buenos en ello. Tenemos dudas de si nuestras habilidades están a la altura y eso no nos completa.

Y por último, si mezclamos lo que somos buenos con que nos paguen por ello, llegamos a la profesión. Tenemos un trabajo en el que nos sentimos cómodos porque somos buenos y nos pagan por ello, incluso puede que estemos haciendo un servicio con él para la sociedad, pero si no lo amamos tendremos una sensación de vacío.

Como veis es muy difícil conseguir que se fusionen los cuatro conceptos del ikigai a lo largo de nuestra vida como guionistas en todos nuestros proyectos. Pero si estamos pensando en escribir un guion nuevo, y todavía no tenemos ninguna referencia, os propongo que analicéis los cuatro puntos antes de elegir la historia.

Pensad en qué sois buenos y qué amáis escribir. Así vais enfilando el tema y el género de vuestra historia. Después poned vuestro foco en el público, ¿le interesan esas historias? ¿Cómo puedo adecuar la historia al público? Es posible que tengas que hacer algún ajuste. Y por último piensa en cómo puedes conseguir que te paguen por ello.

Pero para ello no hace falta que escribas todo el guion y después busques la financiación. Puedes desarrollar la historia en modo sinopsis o tratamiento e ir viendo ya si tiene interés para la gente y posibilidades de ser financiada. La clave es intentar conseguir los cuatro conceptos del ikigai y mantenerlos durante todo el proceso.

Fácil no es. Pero nadie dijo que ser un guionista feliz fuera fácil.

La semana pasada murieron dos guionistas míticos. Stan Lee a los 95 años y William Goldman a los 87. Los dos consiguieron crear personajes e historias maravillosas que enamoraron a los espectadores y vivieron de ello holgadamente. ¿Pensais que consiguieron su ikigai? Yo viendo las gafas de Stan Lee y su actitud ante la vida estoy convencido de que sí.

En la cultura de Okinawa, el ikigai se concibe como “una razón para levantarse por la mañana”, es decir, una razón para disfrutar de la vida. Yo estoy encontrando un ikigai muy especial con este podcast de Guiones y guionistas. Sin ir más lejos, el texto que estás escuchando fue escrito el domingo pasado. Me desperté, sin despertador, a las 5.30 de la mañana y salté de la cama con muchas ganas de escribir, sintiendo que al hacerlo, estoy encontrando mi razón de ser y mi camino a la felicidad.

Y con esta reflexión personal despido el podcast de hoy. No sin antes recordaros la oferta del Black Week. Os suscribís a los cursos por tan solo 10 $ y podréis descagaos los tres planners y los dos generadores de historias valorados en 32 $. Un chollazo.

Y con esto termino el podcast de hoy en el que hemos visto en qué consiste el ikigai y qué guion escribir para ser un guionista feliz. Y si os ha gustado, agradecería comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox o Youtube. O que compartáis este podcast por redes sociales. Y por supuesto agradecer a los que os suscribís a los cursos de Guiones y Guionistas que ayudáis a que el podcast se mantenga. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas:,

Share This