167. Objetivos de escritura para 2019 (2º parte)

En el primer podcast del año vimos cómo analizar nuestro pasado, presente y futuro como guionistas. Hoy pasamos a la acción y veremos cómo plantearnos objetivos de escritura realistas para este año 2019. Y utilizaremos la famosa técnica SMART.

Y continuamos con clases nuevas en la Plataformas de cursos de guion. En el curso de Storyboard veremos algunas variantes del storyboard que debemos conocer como el shooting board y el animatic, muy utilizadas en el mundo publicitario.

Y el sábado continuamos con el curso de Adaptaciones a guion de cine, en el que veremos cómo realizar la adaptación de la historia a un guion cinematográfico viniendo de un medio literario, teatral o incluso de la realidad. En la clase del sábado nos centraremos en las adaptaciones que vienen del teatro. Veremos qué tenemos que tener en cuenta si adaptamos una obra teatral a guion cinematográfico.

Y os recuerdo que quedan pocos días para los Reyes Magos. Por lo que si no tenéis regalo os propongo regalar, o que os regalen, cursos de guion. Hay tres modalidades, la mensual, la de tres meses, y una anual en la que te ahorras el pago de dos meses. Además el regalo incluye un video personalizado. Echadle un ojo al vídeo que tengo uno de prueba en la web. Y si el que quiere el regalo eres tú, haz una carta rápida para los reyes que te lo traen seguro.

Los objetivos de escritura SMART

Y pasamos a crear nuestra lista de objetivos de escritura para el año que recién empieza. Si queremos que sean realistas os propongo seguir la metodología SMART. Smart es el acrónimo de inteligente en inglés. Y está formado por las siglas de Specific (Específico), Measurable (Medible), Attainable (Alcanzable), Relevant (Relevante), Time Bound (Temporal). Veamos paso a paso qué quieren decir estas palabras y cómo aplicarlas en nuestros objetivos de escritura.

S = Specific (Específico)

El objetivo debe ser lo más concreto posible. Cuanto más específico sea, más fácil será conseguirlo. Cualquier persona que sepa tu objetivo debe saber que es exactamente lo que pretendes hacer y cómo.

Por ejemplo, objetivos como “convertirse en guionista” o “ser mejor guionista” no son muy específicos. Os recuerdo el podcast que hice hace tiempo sobre “ser guionista” en el que filosofaba sobre la diferencia entre ser guionista y escribir guiones. ¿Cuándo he cumplido mi objetivo de “convertirme en guionista”? Cuando he escrito un guion… cuando he vendido un guion… cuando han grabado un guion mío… cuando me gano la vida escribiendo guiones… y todo esto, ¿me convierte realmente en un guionista?

Ser guionista no es un objetivo “específico” como tampoco lo es “ser mejor guionista”, porque quién dice que soy mejor guionista hoy que ayer. ¿Haber ganado un concurso de guion me hace mejor guionista que no haberlo ganado?

Por eso debemos plantearnos objetivos de escritura específicos como por ejemplo:

  • Escribir un cortometraje en un mes para grabar con mis amigos en marzo.
  • Escribir un largometraje para presentarme al concurso del Premio Julio Alejandro de la SGAE en junio.
  • Rellenar completo el planner de series con el proyecto de una serie.
  • Escribir todos los días, aunque sea tan solo una página.
  • Escribir todas las semanas 15 páginas del guion de mi nuevo largometraje.
  • Apuntarme a los cursos de Guiones y guionistas y hacer el curso de Guion de cortometraje, el curso de Desarrollo de personajes y el de Diálogos.
  • Leer un guion cada semana.
  • Ver dos películas cada semana.
  • Salir a correr 2 días por semana mientras escucho el podcast Guiones y Guionistas.

M = Measurable (Medible)

El objetivo debe ser medible, por lo que ha de ser una meta cuantificable. Todo aquello que no medimos no podemos mejorarlo. En algunos casos es complicado pero debe poder ser medible para poder analizar nuestras estrategias. Así podremos analizar su evolución y tomar medidas al respecto según vaya evolucionando.

Si vamos a los ejemplos anteriores, “ser mejor guionista” no es algo medible. Es algo muy esencial que te lleva un proceso de mejora continua en la profesión y que dura toda la vida. Pero sí puedes plantearte como objetivo presentarte a un concurso de guiones. Eso es medible. Consigues presentarte si terminas el guion y presentas todo a tiempo.

Pero debes ser consciente de que ganar el concurso no te va a hacer automáticamente mejor guionista y de que no ganarlo no te va a hacer peor guionista. Los concursos dependen de muchos factores, como el jurado, la competencia, la moda del momento… por lo que su resultado no debe influirnos en nuestra meta a largo plazo de ser guionista. Os dejo un enlace en el que hablé de por qué participar en concursos de guion.

Otros objetivos como leer un guion semanal, ver dos películas o salir a correr dos veces por semana son fácilmente medibles. Y si uno de tus objetivos de escritura es escribir un largometraje en tres meses está bien que te pongas micro objetivos de escritura como escribir 15 páginas semanales. Como es algo medible vas a poder controlarte y, si un día no puedes escribir, puedes proponerte hacerlo más al día siguiente o dedicarle tiempo el fin de semana.

Que nuestros objetivos de escritura sean medibles hace que podamos comprobar fácilmente si se cumplen o no.

A = Attainable (Alcanzable)

El objetivo debe ser ambicioso, un reto para nosotros, pero posible y realista. Tenemos que poder enumerar las acciones que nos pueden llevar a conseguir ese reto. Y hay que dar la posibilidad de reajustar los objetivos si hay cambios en nuestro entorno.

Porque hay una gran cosa que afecta nuestros planes, la vida. Está bien apuntar alto pero hay que lidiar con la realidad. Lo más normal es que tengas un trabajo o estés estudiando. Pero también tienes amigos, familia, pareja, hijos… es decir responsabilidades que no podemos ignorar cuando creamos un plan para alcanzar nuestros objetivos de escritura.

Es genial escribir una lista de cosas que queremos conseguir, pero si no tomamos en cuenta las realidades de nuestra vida cotidiana, semana a semana, mes a mes… entonces ese conjunto de objetivos se vuelve inalcanzable. Y si es inalcanzable, se vuelve desalentador. Y si es desalentador, con el tiempo todas nuestras ideas para escribir guiones se van marchitando y acaban muriendo.

Para evitar ese destino, tienes que ser realista. Si nunca en tu vida escribiste un guion, está bien que te plantees escribir primero un cortometraje y después un largometraje. Si en tu casa solo puedes concentrarte cuando estás solo y eso solo pasa una hora al día, pues  busca un reto de escritura que te lleve una hora diaria.

R = Relevant (Relevante)

Conseguir los objetivos tiene que ser importante para ti, tienes que creer en ellos. Debemos tener objetivos dentro de nuestras posibilidades, tanto por nuestros recursos disponibles, como por nuestra motivación por lograr dicho objetivo.

¿Por qué es importante para ti cumplir ese objetivo? Aquí es donde volvemos al podcast anterior. Si nos imaginamos trabajando como guionistas dentro de cinco años, tenemos que aprender el oficio de escribir guiones. Esto te lleva a apuntarte a cursos y leer libros para aprender la técnica y, sobre todo, a escribir.

Por eso cuando te sientas a escribir ese corto no debes pensar solo en si vas a ganar un concurso o vas a convencer a un director famoso para que lo dirija. Tienes que pensar que forma parte del proceso de aprendizaje que te va a llevar a aprender a ser guionista. Y que ese guion es un escalón más en la escalera que te llevará a ser guionista dentro de cinco años.

Muy bien, ¿y si alguien me ofrece escribir un corto sin pagarme qué hago? Pues depende de la fase en la que te encuentres de tu formación como guionista. Si estás empezando yo diría que sí a todo, o casi todo. Cada proyecto será una oportunidad para enfrentarte a un nuevo reto de escritura que te enseñará algo. Además conocerás personas que podrán ayudarte en el futuro o con quien puedas crecer juntos.

Pero si ya te dedicas profesionalmente a ello debes analizar bien si un proyecto es relevante y aprender a decir que no. Yo por ejemplo, que ahora no dispongo de mucho tiempo libre, me pienso muchísimo en cada proyecto nuevo al que me meto. Digo que no a muchas propuestas porque decir que sí me alejaría de otros objetivos que sí son relevantes para mí.

Otro truco para presionar un poco a que estos objetivos se cumplan es hacerlos públicos. Al sacarlos de tu cabeza y anotarlos se hacen reales. Pero si además los compartes con amigos y familiares, los expones a tus redes sociales o los proclamas en un podcast, como hago yo, te comprometerás más para conseguirlos.

Después llega el transcurso del año y a lo mejor te aparecen proyectos nuevos que te desvían un poco de tus objetivos. Pero nos los abandones. Puedes apartarte de tu cronograma pero teniendo en mente tus metas, aunque llegues a ellas por otro camino.

T = Time Bound (Temporal, basado en el tiempo)

Hay que tener establecida una línea temporal, cada objetivo debe estar definido en el tiempo, ya que nos ayudará a marcar las distintas etapas que nos permitirán llegar a la meta propuesta.

Cuando hablé de productividad ya mencioné en este podcast la Ley de Parkinson, que afirma que «el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine». Por eso debemos poner fecha a nuestros objetivos y a las etapas que nos llevan a conseguirlos. Tener una meta con fecha límite nos ayuda a conseguir un ritmo de trabajo que nos facilita terminar la tarea.

Para cumplir esas fechas debemos organizar muy bien nuestro calendario y nuestras jornadas de trabajo. Debemos tener unas horas del día, o de la semana, reservadas para escribir. Os aconsejo que echéis un ojo al Curso de Productividad para guionistas que os dará algunas claves para la organización de vuestro tiempo.

Puedes plantearte objetivos de escritura anuales, trimestrales, mensuales, semanales o diarios. Después verás si son realistas y se van cumpliendo o si debes revisarlos. También si te pones muchos objetivos deberás priorizar. Y para eso debes tener claro cuáles son los objetivos que tienen más relevancia para ti y de cuáles puedes prescindir.

Y después es importante tener clara la gestión del tiempo en el día a día. Si consigues “bloquear” un tiempo fijo en tu horario para escribir, y mantienes la rutina diaria o semanal, podrás conseguir tus objetivos. Si escribes tan solo una página al día podrías escribir dos largometrajes al año. La clave es proteger ese tiempo de escritura.

Y para terminar el podcast de hoy voy a hacer públicos mis objetivos de este año. Hace muchos podcast os conté que había comenzado a pensar en una serie. La idea surgió del Generador de Historias y tuve que aparcarla porque no tenía tiempo. Pues bien, se me ha ocurrido activarla este año y, para obligarme, hacer su desarrollo y contarlo en el podcast de forma pública. Por lo que este mes de enero os voy a ir relatando cómo se crea una serie paso a paso. Comenzamos la próxima semana.

Otro de mis proyectos para este año es activar de canal de Youtube. Hasta ahora solo he subido los podcast para la gente que prefiere escucharlos en este medio. Pero para este año voy a crear contenido original. Tengo algunas ideas y me doy el mes de enero para empezar a hacer pruebas de grabación y edición. Comenzará en febrero y será semanal.

También estoy dándole vueltas a crear un nuevo curso en un formato diferente. He detectado que a muchos de vosotros os cuesta la rutina de escribir todos los días. Por eso he pensado en un curso que os diga por mail todos los días qué debéis escribir ese día. Sería algo así como “Escribe un largometraje en 10 semanas” y cada día recibiríais un mail que os guiase en vuestra escritura. Y si hacéis caso y trabajáis diariamente… en 10 semanas tendríais vuestro primer borrador. ¿Qué os parece? Si a alguien le parece buena idea decídmelo por mail y pongo a ello.

Y por último, el superpropósito para el 2019 es mantener este podcast y los cursos todas las semanas con el máximo valor que sea capaz de dar. Yo me encargaré del contenido, como siempre. Y he contratado a unos profesionales para mejorar la web. Hacerla más rápida, accesible y hermosa. Ya os avisaré cuando esté operativa que os va a encantar.

Y así terminamos el segundo podcast de 2019 en el que nos hemos puesto objetivos de escritura como guionistas para este año. Y si os ha gustado, agradecería un regalo navideño en forma de comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox o Youtube. O que compartáis este podcast por redes sociales. Y por supuesto agradecer a los que os suscribís a los cursos de Guiones y Guionistas que ayudáis a que el podcast se mantenga. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad