17. Cómo usar la música en un guion

Hoy vamos a hablar de música, pero no de música en las películas o las series, sino de música en un guion. ¿Debe poner un guionista las canciones que sonarán después en sus guiones? ¿Hasta qué punto un guionista debe pensar en la banda sonora de la película? Las respuestas a estos dilemas en el podcast de hoy.

musica en un guion - guiones y guionistas

Guiones y guionistas

Si quieres aprender el oficio de guionista te aconsejo que pruebes los cursos de guion de la Plataforma Guiones y guionistas. Te darán una formación integral para convertirte en guionista profesional. Hay cursos para escribir cortos, series, webseries, concursos…

La música y el cine

La música y el cine siempre fueron de la mano. En la época del cine mudo había un acompañamiento sonoro en directo en cada proyección. Unos dicen que era para disimular el ruido del proyector, otros que para hacer la experiencia de ver imágenes en blanco y negro más agradable, y otros que para hacer creer al espectador que formaba parte de un colectivo, evitando que se sintiera aislado y haciendo más fácil que se implicara en la escena.

La banda sonora en el cine mudo trataba de representar lo que estaba pasando en la pantalla de una forma exagerada y poco sutil. El pianista o el director eran quienes decidían donde aparecía la música y en el mejor de los casos, el pianista podía visionar la película para tener una mejor idea de cuándo y cómo tocar. Se utilizaban ritmos rápidos para persecuciones, sonidos graves en momentos misteriosos y melodías románticas para escenas de amor.

Con la llegada del cine sonoro se pudo incorporar al fotograma los diálogos y la música. Fue entonces cuando se demostró el poder sugerente de la música, que podía transformar las emociones asociadas a una escena. Gracias a la música se pueden provocar sentimientos de alegría, tristeza, emoción o miedo en el espectador.

Tipos de música en un guion

Hasta ahora estoy hablando de la música en general, pero en una película o una serie o una obra de teatro, hay distintos tipos de banda sonora según quién la escuche y de dónde surja.

  1. Música diegética

La música diegética es la que pertenece al mundo de dentro de la narración, de la ficción, es decir, es la música que pueden escuchar los personajes. La música que toca un grupo en un concierto, la canción que susurra un padre a su hijo o el tango que escucha una pareja que baila en una milonga. Son situaciones donde se ve de dónde sale la banda sonora, cuál es su fuente. En estas situaciones el componente emocional de la música afecta tanto a los espectadores que ven la película como a los personajes que la escuchan.

El movimiento Dogma 95, encabezado por el cineasta danés Lars Von Trier, tenía como uno de sus principios de ‘castidad’, el empleo exclusivo de la música diegética: “2. El sonido no debe ser producido separado de las imágenes y viceversa. No se puede utilizar música, salvo si está presente en la escena en la que se rueda.” (1995: Manifiesto Dogma). Otros directores como Buñuel también son partidarios de usar solo música diegética, en la que se vea la fuente de donde parte. Como declaró él una vez para el periódico Le Monde: “Desconfiad de la música, es demasiado fácil servirse de ella para expresar ciertos sentimientos o ciertas sensaciones. A fuerza de contar con la música se acaba por traicionar a la imagen”. De hecho Buñuel utilizó música extradiegética en muchas de sus películas de la etapa mexicana pero por exigencias sindicales. Según declaró: “Hoy la quitaría. La música como comentario de la acción es un recurso fácil. Suele servir para cubrir fallos de los actores o del director. En algunos casos han puesto música a pesar mío”.

Como la música diegética es escuchada por los personajes y afecta a la narración, el guionista puede anotar en sus guiones alguna referencia musical. Es un riesgo muy grande escribir el nombre exacto de las canciones que tocan o escuchan nuestros espectadores. Después el productor deberá conseguir los derechos para reproducir las canciones y pueden ser muy caros o incluso denegarlos. Es más aconsejable, a menos que se disponga ya de los derechos o sean canciones libres de ellos, limitarse a sugerir el tipo de música en un guion y que después el director y el productor acuerden cuál poner. Por ejemplo, escribir que tu personaje está en un club donde hay una banda tocando jazz, o que escucha rap en los altavoces del coche, o que toca una balada romántica con la guitarra a su novia.

2 . Música no diegética.

La música no diegética o extradiégetica es la que está fuera de la narración y es añadida para disfrute exclusivo de los espectadores, ya que los personajes no pueden oírla. La mayoría de las bandas sonoras realizadas para cine y televisión son básicamente no diegéticas. La música no afecta a la narración del argumento o la historia, sino que se adapta, se añade a ella. La música extradiegética nace de la propia musicalización de las primeras películas mudas, que se realizaba con un piano en directo, en la propia sala de proyección.

Los guionistas ni influimos ni sugerimos la banda sonora extradiegética en nuestros guiones, la responsabilidad recae en el director que aporta sus intenciones y el músico que compone la banda sonora. Existen algunas excepciones, como en ciertos guiones humorísticos, como veremos más adelante.

  1. Música híbrida.

Aunque la música en un guion para el cine o la televisión no se limita solo a ser narrativa o no. Existen las componentes híbridas, siendo la más conocida la relativa al género musical. En dicho género la música instrumental es extradiegética, pero funciona como acompañamiento a la voz, que es diegética y parte inseparable del diálogo. Algo así como la ópera clásica. Nos hemos acostumbrado a los códigos del género pero si lo pensamos bien es bastante absurdo: el espectador escucha una música y los personajes cantan y bailan a ritmo y compás aunque no pueden oír dicha música porque no es diegética ni surge de ninguna fuente que esté en la escena.

Para los más jóvenes está el ejemplo de La La Land, pero los mayores seguro que han visto los clásicos de Hollywood en los que se inspira dicha película como Cantando Bajo la Lluvia o Un americano en París. Son películas encantadoras, de repente suena una música instrumental y los actores comienzan a cantar… Por cierto, si queréis ver cómo están escritas las escenas musicales en La la land os paso un link donde poder ver el guion. Está en las notas del programa que hay en mi web.

Guion de La La Land

En el caso de las películas musicales hay veces que piden al guionista que escriba las letras de las canciones. Depende de las habilidades musicales que tenga. En otras ocasiones se encargan directamente a compositores o incluso se utilizan canciones ya existentes.

Cómo utilizar la música en un guion

Como hemos visto, los guionistas no incluyen en sus guiones anotaciones a la banda sonora y la música extradiegética, pero sí pueden hacerlo sobre la música diegética. Veamos en qué situaciones es útil incluir alguna referencia de música en un guion.

– Para desarrollar un personaje.

La música puede ayudar a definir un personaje. ¿Qué tipo de música escucha? ¿En qué situaciones? ¿En qué aparatos? Escuchar un tipo de música u otra revela datos de la personalidad de un personaje, de sus gustos, del ambiente en que se mueve, de su generación. También sirve para expresar las emociones que siente dicho personaje. ¿Qué escucha cuando está triste o cuando está alegre? ¿Qué canta en la ducha para empezar el día? ¿Cuál es su canción o estilo musical preferido

– Para describir ambientes.

Al igual que para definir personajes, la música también sirve para describir ambientes. Por ejemplo, nuestro personaje entra en un bar, ¿qué música se escucha? ¿Jazz o reggaetón? ¿Qué tipo de música suena en la boda de nuestra pareja protagonista? El tipo de ambiente que queremos para una escena puede quedar marcado ya desde el guion y es nuestra responsabilidad por lo menos pensar en si la música es algo que pueda aportar.

– Para evocar recuerdos del pasado.

La música tiene un poder evocador muy fuerte. Escuchar una canción de cuna nos puede hacer recordar a nuestra madre o hemos visto mil veces el efecto que tiene en una pareja recordar la canción que sonaba cuando se conocieron y se enamoraron. El ejemplo más famoso del cine sería el caso de la escena del “Tócala, Sam”, de Casablanca. Una canción que Rick no volvió a escuchar desde que salió de París y que al volver a ser tocada por Sam vuelve con su gran carga narrativa y emocional. Rick sabía del poder evocador de una canción por eso se negó a escucharla durante tantos años. Solo cuando llega Ilsa y puede revivir ese amor es capaz de volver a escucharla.

– Para que la historia evolucione.

En las películas musicales se pueden utilizar las letras de las canciones como si fueran diálogos y hacer que la historia avance. A veces, como en el musical español El otro lado de la cama, se toman canciones ya existentes y muy conocidas para hacer avanzar la historia. Entonces la labor del guionista es elegir esas canciones junto al director e integrarlas en el guion.

En otras ocasiones las canciones se escriben directamente para la película. Por ejemplo en el cortometraje Cafetería Kismet, un branded content de Cornetto Cupidity. La protagonista es una camarera, o mesera, o moza como dicen aquí, que también canta en el bar donde trabaja. A lo largo del cortometraje no hay diálogos y solo conocemos sus sentimientos e intenciones a través de las letras de las canciones que canta. Para los que no lo hayáis visto os pongo el enlace.

Ver Cafetería Kismet

– Para generar humor.

Esta es la única música extradiegética que puede escribir un guionista. Se trata de utilizar la música como contraste de la imagen para generar un gag. Aquí es necesario reseñar en el guion una canción o melodía para que se entienda el chiste. Por ejemplo, el personaje de un marido dice que va a entrar en la habitación su “querida” suegra. Cuando ella entra por la puerta el personaje sonríe y suena la música del asesinato de Psicosis. Esa música extradiegética incrementa el humor y el chiste. Este recurso se utiliza mucho en la creación de sketchs televisivos.

– Para buscar inspiración.

Aunque un guionista no anote la música en un guion, de la banda sonora sí puede utilizar música para inspirarse en su escritura, sobre todo en la fase de creación de los diálogos. Según confesó Roque Baños, un compositor español que ha compuesto la banda sonora de más de 60 películas, al guionista Carlos López en una entrevista: “el guionista puede y debe inspirarse en la música que escuche para escribir el guion y que no necesariamente será del estilo en el que, finalmente, se componga la banda sonora, pero sí que tendrá connotaciones similares o al menos trasmitirá una emoción parecida”. 

Si quieres aprender el oficio de guionista te aconsejo que pruebes los cursos de guion de la Plataforma Guiones y guionistas. Te darán una formación integral para convertirte en guionista profesional. Hay cursos para escribir cortos, series, webseries, concursos…

Con esto acabamos el podcast de hoy, donde hemos visto cómo utilizar la música en un guion. Quiero agradecer a todos que estéis ahí y si os interesa el mundo del guion, suscribíos a Guiones y guionistas, tanto al podcast en Itunes como a la página de Facebook, lo compartís en las redes sociales, e incluso podéis valorarlo con 5 estrellas en Itunes o le dais un “Me gusta” en Ivoox, y así llegar a más gente. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. Hasta pronto.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas: