186. Cómo gestionar proyectos zombi de guion

La semana pasada vimos cómo ser un guionista minimalista y nos centramos en los objetos que nos rodean. Hoy vamos a ver cómo gestionar proyectos zombi de guion, es decir, los típicos proyectos que empezamos, tenemos rondando y ocupan espacio en nuestra cabeza pero que tenemos que gestionar para que dejen de estorbar y seamos más productivos.

Y en los cursos de guion hoy continuamos con el curso sobre El viaje del héroe. Son doce lecciones en las que vamos analizar pormenorizadamente las doce etapas del viaje del héroe. Y en la clase de hoy llegamos a la segunda etapa: La llamada a la aventura. ¿Qué hace nuestro héroe cuando recibe la invitación a lanzarse a la aventura?

Algunos me preguntáis qué es mejor para escribir un guion, suscribirse a los cursos o hacer una mentoría online cara a cara. Y la respuesta es que no son cosas excluyentes. Con los cursos puedes aprender lo básico para escribir un guion y con la mentoría tendrás una opinión cualificada que te ayudará a tu proyecto crezca.

Y para demostrar que no son excluyentes lanzo una campaña de Primavera – Otoño en la que si adquieres una SUSCRIPCIÓN ANUAL tendrás como regalo una MENTORÍA ONLINE de 1 hora (valorada en 99 $). Y como la suscripción anual tiene un ahorro de dos meses, por solo 100 $ tienes todo un año de cursos de guion y una mentoría de 1 hora para disfrutar cuando quieras a lo largo de ese año.

Aquí puedes ver la oferta: <<CURSOS + MENTORÍA ONLINE>>

Qué son los proyectos zombi de guion

Los proyectos zombi de guion son los proyectos empezados que quedan sin terminar, latentes… no están muertos pero tampoco vivos. Ocupan espacio en nuestra mente, de vez en cuando nos acordamos de ellos y pensamos “tendría que terminar de escribir esa historia”, y ocupan espacio físico, porque suelen ir acompañados de libros, revistas, cuadernos…

Proyectos zombi de guion

¡Peligro proyectos zombi!

Estos proyectos suelen haber perdido su razón de ser y están casi muertos, pero o bien por inercia o por costumbre siguen arrastrándose moribundos por nuestra cabeza, por nuestro ordenador o por nuestra estantería. No terminamos de matarlos nunca… pero tampoco los revivimos, por lo que siguen deambulando por nuestro entorno.

Pero si quieres ser eficiente tienes que hacer algo, porque entre los proyectos vivos y los proyectos zombis hay conflictos y el canibalismo es habitual. Los unos comen el tiempo, atención y recursos a los otros. Y al final acabas con frustración por ver que esos proyectos nunca llegan a nada.

Dónde habitan los proyectos zombi de guion

En el primer lugar donde deambulan los proyectos zombies es en la cabeza. Ya se sabe que a los zombis les gusta comer cerebros. Y aparecen en el momento menos pensado. Recordamos esa idea de serie que empezamos a desarrollar pero que nunca pasó de la premisa y el protagonista. Entonces apuntamos algo nuevo sobre esa idea en una libreta, nos maldecimos por no dedicarle más tiempo a esa serie genial que nos llevaría a la fama, y seguimos con nuestra vida.

También ocupan un espacio virtual en el disco duro de nuestro ordenador o en la nube. Puede que ya hayamos empezado a escribir ese guion y esté por la mitad. Cada vez que abrimos el programa de guion nos aparece el título del proyecto y nos recuerda que existe. Pero pasamos de largo y pensamos que algún día lo terminaremos… algún día.

Y por supuesto también ocupan un espacio físico. Si ese proyecto es más que una idea, y hemos avanzado la fase de documentación, es probable que tengamos algunos libros relativos en la estantería, unos cuadernos con apuntes en la mesa del despacho o unas fotocopias en algún archivador. Pero cada vez que ordenemos alguno de estos espacios el proyecto zombi volverá a atacarnos. Entonces nos preguntaremos si continuamos con él o si tiramos a la basura todo y nos olvidamos… y cambiaremos de sitio esos cuadernos que están estorbando, pero el zombi seguirá vivo.

¿Por qué tu guion se convierte en un proyecto zombi?

  1. No estás enfocado
    Si quieres centrarte en algo, debes convertirlo en el centro de tu actividad. Actualmente es muy fácil distraernos con las redes sociales, los whatsapp, el mail… y hay tantas series buenas que ver en Netflix y HBO. Pero si quieres escribir un guion tienes que sentarte, aislarte de todo y trabajar concentrado para sacarlo adelante.
  2. No estás preparado
    A veces tenemos una idea para un guion y nos lanzamos a escribirla sin más. En plan vomitona. Y en medio del proceso te quedas sin ideas, no sabes muy bien donde va la historia, te bloqueas y abandonas el proyecto. Esto pasa por no haber preparado la escritura con una buena documentación, no haber desarrollado tus personajes o no haber estructurado la historia con escaleta y tratamiento.
  3. No estás inspirado
    Puede que comiences el proyecto con muchas ganas y energía, pero va a llegar un momento en que se te vaya la inspiración. Es el momento de salir a buscarla en otros libros, películas, series, obras de teatro… o simplemente viviendo experiencias. Puedes viajar a los lugares donde pasa tu historia o experimentar cosas parecidas. Y después debes sentarte a escribir. Recuerda que lo importante es que la inspiración te pille trabajando.
  4. Estás sufriendo de parálisis por análisis
    La parálisis por análisis es el estado de analizar en exceso, o pensar demasiado, una situación para no tener que tomar después una decisión o acción. Y el resultado es la paralización del proyecto. Has leído varios manuales de guion y has hecho varios cursos, has preparado la historia con mucha documentación y un gran backstory de los personajes, desarrollaste la escaleta y sabes todo lo que debería pasar en tu guion… pero tienes tanta información que te abruma y acabas aparcando el proyecto.
  5. No tienes plazos u objetivos
    Tener objetivos y plazos de entrega acelera el proceso. Saber que hay un concurso al que quieres presentar el guion o una fecha para terminar un proyecto hace que te comprometas más con él. Los guiones zombies suelen ser proyectos que nacieron sin un plazo de finalización.

Cómo gestionar proyectos zombi de guion

Ya sabemos qué son los proyectos zombis y por qué se producen. Ahora bien, ¿cuándo matar un guion zombi y cuándo revivirlo? Vamos a ver qué pasos tomar.

  1. Recopilarlos

Para saber cómo actuar, lo primero es hacer un censo de proyectos. Recopilar todos los proyectos en los que me he visto metido y que no he terminado. Algunos serán tan solo una idea apuntada en un post-it y otros un guion a punto de terminarse.

Hay que rebuscar en libretas, archivadores, estanterías, en las carpetas del disco duro que se llaman “ideas”, en los programas de escritura de guiones, en las aplicaciones del smartphone de “notas” y “listas”… los proyectos zombi aparecen cuando menos te los esperas.

  1. Ordenarlos según su estado

Una vez recopilados, hay que ordenar todos los proyectos según su estado:

  • Idea. Las ideas están por todos los lados y está bien centralizarlas en una única lista.
  • Sinopsis. El proyecto está definido y ya se conoce al protagonista y la historia, aunque sea reducida.
  • Escaleta o tratamiento. Ya se ha trabajado sobre la estructura y se ha desarrollado la historia de forma completa.
  • Guion sin terminar. Se ha pasado a la fase de guion pero no se ha terminado su escritura.
  • Guion en borrador o primera versión. Se ha terminado la primera versión pero no se ha reescrito.
  1. Decidir si los proyectos reviven, hibernan o mueren.

Es el momento más duro porque presupone que vas a decidir qué hacer con tus zombis. Por un lado puedes decidir revivirlos, e intentar terminarlos y moverlos después para que se produzcan. También puedes dejar otros hibernando en carpetas virtuales o físicas, pero ordenados para cuando necesites buscar proyectos poder revivirlos.

Y por último, hay proyectos zombis que debes exterminar, y matarlos bien muertos para que no se reproduzcan. Si te da pena exterminarlos totalmente puedes enterrarlos en un cementerio nuclear, es decir en un lugar que nunca vas a encontrarte en tu día a día y no te va a molestar.

¿Cómo decidir a cuál de los tres estados va cada proyecto zombi? Ahí debes dejarte llevar por el impulso que te hizo fijarte en esa historia, por las ganas de retomarla algún día, por el potencial que le veas en un futuro. No hay fórmulas. Debes guiarte por tu intuición.

  1. Seleccionar en cual trabajar

Una vez has hecho la criba es posible que tengas varios proyectos que puedas revivir. Entonces tendrás que hacer otra nueva elección para ver con cuál ponerte a trabajar. Te doy algunas ideas para ayudarte en la selección, dando por hecho que todos los proyectos te gustan y estás motivado.

Puedes basarte en el tiempo disponible. Si tienes poco tiempo no te pongas a desarrollar un largometraje, no podrás terminarlo y te frustrará. Fíjate para ello en el grado de desarrollo que tengas el proyecto. No es lo mismo comenzar con solo una idea a reescribir un guion del que ya has hecho la primera versión.

También puedes elegir por la oportunidad. Busca algún concurso, subvención o llamado y mira si tienes algún proyecto que encaje en las bases. Tener un objetivo te ayuda a finalizar los proyectos.

Otra opción para elegir es buscar un interés externo. Si contactas con productoras, directores, actores u otros profesionales y les muestras tus proyectos es posible que muestren interés por alguno de ellos. Pueden desde pagarte por desarrollarlos hasta convertirse en socios para intentar sacar el guion adelante. No sentirse solo es un buen motivo para elegir un proyecto frente a otros.

  1. Ponerse retos, fechas de entrega

Una vez elegido el proyecto hay que ponerse una fecha límite para terminarlo y un calendario para las diversas etapas. Si nos comprometemos con un reto hay más posibilidades de que ese zombi revivido recupere la salud y pueda vivir muchos años. Si no hay una fecha prefijada, porque se trata de un concurso o un encargo, póntela tú mismo.

  1. A escribir

Ponte un horario de trabajo, aunque sea una hora al día o solo los fines de semana, aíslate de todo… y a escribir.

Y con esto termino este programa en el que hemos hablado de cómo gestionar proyectos zombi de guion. Y si os ha gustado, agradecería comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox o Youtube. O que compartáis este podcast por redes sociales. Y por supuesto agradecer a los que os suscribís a los cursos de Guion o contratáis las consultorías que ayudáis a que el podcast se mantenga. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas:,