22. Cómo hacer brainstorming para escribir guiones

En podcast pasados ya vimos cómo desarrollar las ideas con mapas mentales y cómo estructurar nuestra historia con las tarjetas, pero ¿cómo generar las ideas? Existen muchas técnicas pero una de las más antiguas es el brainstorming, que seguro os sonará. Una técnica que aunque se pensó para utilizar en grupo también podemos utilizarla cuando trabajamos en solitario. Hoy veremos las reglas básicas para realizar un brainstorming eficiente y cómo podemos aplicarlas en la generación de ideas para nuestros guiones.

Y una herramienta ideal para hacer brainstorming y escribir tu guion es utilizar el planner de guion.

¿Qué es el brainstorming?

brainstorming

Guiones y guionistas

El brainstorming o tormenta de ideas o lluvia de ideas es una técnica de creatividad que sirve para romper las limitaciones habituales del pensamiento y producir un conjunto de ideas entre las que poder escoger. Es una técnica pensada para practicar en grupo que intenta que, a través de un ambiente relajado y unas reglas de respeto y convivencia, se generen una gran cantidad de ideas originales. El brainstorming es muy útil para atacar problemas específicos y para generar una colección de ideas buenas, nuevas y frescas, por lo que es muy utilizado por los guionistas que trabajan en grupo en las famosas writers´ room. Aunque también se puede usar de forma individual, como veremos más adelante.

El creador de la técnica del brainstorming es el publicista Alex Osborn, que la utilizaba en su agencia publicitaria desde 1939. Más tarde la describió en su libro Applied Imagination, publicado el 1954, donde expuso sus cuatro reglas básicas:

1. Suspender el juicio.

Hay que eliminar toda crítica, es decir, cuando brotan las ideas no se permite ningún comentario crítico. Se anotan todas las ideas y la evaluación se reserva para después. Aunque cuesta mucho seguir, esta regla es fundamental para que funcione el brainstorming. Tenemos que posponer el juicio negativo de las ideas porque crear y juzgar al mismo tiempo es como encender la calefacción y el aire acondicionado al mismo tiempo.

2. Pensar libremente.

Es muy importante que podamos decir lo primero que nos venga a la cabeza. Los pensamientos salvajes están bien. Las ideas imposibles o inimaginables están bien. De hecho, en cada sesión tendría que haber alguna idea suficientemente loca y disparatada que provocara la risa a todo el grupo. Muchas veces las ideas prácticas surgen de otras impracticables o imposibles. Hay que permitirse pensar fuera de los límites de lo normal para que surjan soluciones nuevas y geniales. Algunas  de estas ideas salvajes se transformarán después en prácticas.

3. La cantidad es importante.

Hace falta concentrarse en generar un gran número de ideas que posteriormente se puedan revisar. Cuanto más grande sea el número de ideas, más fácil es escoger entre ellas. Hay dos razones para desear una gran cantidad de ideas. Primero, parece que las ideas obvias, habituales o gastadas vienen primero a la mente, de forma que es probable que las primeras ideas no sean frescas ni creativas. Segundo, cuanto más larga sea la lista, más habrá que escoger, adaptar o combinar. Hay algunas sesiones donde se fija el objetivo de conseguir un número determinado de ideas, del orden de 50 o 100, antes de acabar la reunión.

4. El efecto multiplicador.

Se busca la combinación de ideaciones y sus mejoras. Además de contribuir con las propias ideas, los participantes pueden sugerir mejoras de las ideas de los demás o conseguir una idea mejor a partir de otras dos. ¿Qué tiene de bueno la idea que han dicho? ¿Qué se puede hacer para mejorarla o para hacerla más salvaje? Utiliza las ideas de los demás como estímulo para mejorarlas o variarlas. A veces, cambiar solo un aspecto de una solución impracticable la puede convertir en una gran solución.

¿Cómo hacer brainstorming para escribir guiones?

Brainstorming grupal.

Como ya dije, el brainstorming se creó inicialmente para hacer sesiones en grupo, lo ideal es dividir el proceso en dos sesiones en días diferentes. Una sesión para la creación de ideas y otra para la evaluación de dichas ideas. Vamos a ver algunos aspectos prácticos a tener en cuenta al hacer una sesión.

1. Sesión de creación de ideas.

– Escoger un anotador.

Hace falta alguien que se encargue de anotar las ideas. Lo ideal es escribir las ideas en una pizarra o en cartulinas colgadas en una pared para que todo el grupo las pueda ver. En una sesión ideal, el anotador tendría que ser una persona que solo hiciera esto, pues es difícil pensar, ser creativo y estar anotando al mismo tiempo, pero si es una sesión pequeña el anotador acostumbra a ser uno de los participantes.

– Escoger un moderador para organizar el caos.

En grupos numerosos hace falta tener un moderador para escoger quién será el siguiente en decir una idea y evitar que todo el mundo hable a la vez. El moderador puede ser el mismo que se encarga de anotar las ideas y debe controlar que no haya críticas ni evaluaciones a las ideas antes de tiempo.

– Mantener el ambiente relajado y alegre.

La creatividad fluye mejor cuando los participantes están relajados, disfrutando y sintiéndose libres para hacer el tonto o que se les vaya la cabeza. Hay productoras que sacan juegos, rompecabezas o pinturas para que los creativos estén entretenidos mientras piensan.

– Limitar la sesión.

La sesión ideal según Alex Osborn es de 30 minutos. Si la sesión es más larga es posible que se pierda el interés.

– Propuestas a tratar.

Para aprovechar cada sesión de brainstorming es necesario que se haga una propuesta concreta de creación. Os pongo algunos ejemplos:

– Desarrollar un personaje. Se pueden dar ideas sobre un personaje, ya sea para crearle su biografía, la personalidad, las motivaciones, las debilidades, su arco de transformación, las relaciones con los demás personajes…

– Desarrollar una situación. Por ejemplo, queremos que nuestra protagonista conozca a un chico y se enamore. ¿Cómo es ese encuentro? Un brainstorming puede aportar muchas ideas que nos alejen de los tópicos que suelen ocurrir en las comedias románticas.

– Pensar en un elemento estructural. ¿Cómo empieza nuestra historia? ¿Cómo termina? ¿Cuál puede ser el detonante? ¿Y el punto de giro? Todas estas preguntas son ejemplos que se pueden plantear en un brainstorming donde queramos aclarar algún punto de la estructura de la historia.

– Pensar en tramas. Si se busca crear tramas para un episodio o la temporada de una serie, un brainstorming puede ser un buen generador de ideas. ¿Qué le puede pasar a este personaje esta temporada? ¿Qué trama cómica se os ocurre para que protagonice este personaje en el próximo episodio?

2. Sesión de evaluación de ideas.

Se realiza al día siguiente del brainstorming para que la sesión de ideas sea más libre, al no temer la evaluación inmediata, y permite un tiempo para pensar sobre las ideas que han surgido.

– Hacer copias.

Tras la sesión, hace falta pasar a limpio la lista de ideas y hacer copias para todos los participantes. Es preferible no poner la lista en ningún orden concreto.

– Añadir y evaluar.

Al día siguiente el grupo se vuelve a encontrar. Primero, comparte las ideas pensadas desde la sesión anterior. Después, el grupo evalúa cada una de las ideas y desarrolla las que tengan más potencial para llevar al guion. Durante las sesiones de evaluación, las ideas salvajes se convierten en prácticas y se utilizan para desarrollar la biblia o el guion que se esté trabajando. Es el momento de integrar las ideas en la historia ya creada, pensando en el universo, personajes y tono de lo ya existente.

Después del análisis, las ideas útiles se pueden dividir en tres grupos:

  • Ideas de utilidad inmediata. Las ideas que se integran al guion inmediatamente.
  • Ideas para explorar más tranquilamente. Son ideas que hace falta investigar, pensar y discutir más ampliamente. Pueden ser utilizadas en otros capítulos o en otras temporadas de la serie en cuestión.
  • Ideas que pueden generar otra serie o película. Algunas ideas no encajan en la obra en que estamos trabajando, pero pueden ser interesantes para generar otra obra diferente.

Brainstorming individual.

El brainstorming individual sigue las mismas pautas definidas para el brainstorming grupal: hay que suspender el juicio, tener libertad de pensamiento, buscar la cantidad de ideas más que la calidad y combinar ideas para producir otras nuevas. Solo tiene una gran carencia: la interacción que da el grupo.

El brainstorming individual tiene sus ventajas, cuando desarrollamos ideas en solitario podemos ir a nuestro ritmo sin miedo a las críticas o que otros miembros del grupo se impongan con sus ideas. En el brainstorming grupal muchas veces la gente creativa y tímida es anulada por otros que hablan más e imponen sus ideas. Por eso en el brainstorming individual se pueden generar una variedad más amplia de ideas que en el grupal, aunque a veces no somos tan efectivos, ya que todos tenemos nuestras limitaciones y nos perdemos la colaboración del resto. El brainstorming grupal desarrolla las ideas con más profundidad y de una forma más efectiva, porque cuando una persona tiene dificultades con una idea, la creatividad y experiencia de los demás pueden servir para superarlas.

Propuesta de trabajo de brainstorming individual.

  1. Prepara un papel grande o una cartulina en la pared para tu mapa o lista de ideas. Las letras grandes ayudan a mantener presentes las ideas. De hecho, se dice que usar un papel DIN A2 en lugar de DIN A4 aumenta la creatividad.
  2. Siéntate y elimina las distracciones en tu espacio. Configura un cronómetro por cinco minutos. En esos cinco minutos, escribe todas las ideas para el guion que vengan a tu mente. Usa la menor cantidad de palabras posible, anotando todas las ideas que te permita el tiempo. Busca focalizar las ideas en algo concreto, como vimos en la parte grupal, y deja que tu memoria fluya sin juicios ni censuras.
  3. Revisa tu lista de cinco minutos y encierra en un círculo al menos las 12 ideas que más te emocionen, estimulen, intriguen o sorprendan.
  4. Explora más detalladamente cada una de esas ideas. Si una idea es un personaje, entonces ponlo en una época, lugar o situaciones diferentes. Si una de las ideas viene de una historia personal, explora el resultado si los personajes hubieran hecho elecciones distintas en la historia. No deseches ninguna idea e intenta desarrollar todas. Debes ver qué es lo que te gusta más de cada una y qué le viene mejor a la historia que tienes en mente.
  5. Investiga tus ideas. Busca en internet y aprende más acerca del lugar, los personajes o la situación que rodea a tus ideas. Puedes aprovechar el navegar aleatorio que facilita la red para encontrar conexiones con tu historia y expandir creativamente su universo.

Brainstorming mixto.

El brainstorming mixto mezcla la búsqueda de ideas individual con la evaluación grupal. Comenzamos definiendo una necesidad creativa para un guion y dejamos que los participantes sugieran un abanico lo más amplio de posible de ideas de forma individual. En este caso lo importante es que cada participante pueda expresar sus ideas sin influencia de los demás. Después estas ideas se mejoran y desarrollan posteriormente en un brainstorming grupal. Se establece una discusión abierta en la que, combinando las propuestas presentadas, se intentará encontrar las mejores ideas y profundizar en ellas.

Con esto acabamos el podcast de hoy, donde hemos visto qué es el brainstorming y cómo utilizarlo para generar ideas. Quiero agradecer a todos que estéis ahí y si os interesa el mundo del guion, suscribíos a Guiones y guionistas, tanto al podcast en Itunes y Ivoox como a la página de Facebook, lo compartís en las redes sociales, e incluso podéis valorarlo con 5 estrellas en Itunes o le dais un “Me gusta” en Ivoox, y así llegar a más gente. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. Hasta pronto.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas:

Share This