32. Cómo escribir el guion de un videoclip

guiones y guionistas

Guiones y guionistas

Desde que en mi juventud Michael Jackson nos dejase a todos alucinados con el videoclip de Thriller hasta el éxito de Despacito de Fonsi los videoclips se han convertido en uno de los formatos audiovisuales más consumido. De hecho los videos más vistos de Youtube son casi todos videos musicales. Y el que más, a día de hoy 19 de septiembre de 2017, el que acabo de mencionar de Despacito que en agosto superó los 3.000 millones de visionados… pero un tiempo antes fue el famoso Gangnam Style el que batió el récord. ¿Tienen guion los videoclips? ¿qué tipo de guion? ¿Qué debemos hacer si nos encargan el guion de un video musical? Estas preguntas y muchas más quedan respondidas en el podcast que estás escuchando en este momento.

Y una herramienta ideal para escribir el guion de un videoclip es utilizar el planner de guion.

Qué es un videoclip

Un videoclip es la recreación visual de una canción para promocionar a un artista o grupo musical. Veamos cuáles son sus características esenciales:

  • Es una combinación de música, imagen y lenguaje verbal.
  • Tiene fines publicitarios: utiliza los mecanismos de seducción de la publicidad para persuadir al espectador a la compra de un producto, en este caso la compra de la música e imagen de un artista.
  • Construye un discurso específico, único y particularizado, centrado en la canción que publicita.
  • Tiene narrativa y lenguaje propios e independientes dentro de un contexto general de programación.

Tipos de videoclip

Según su contenido podemos dividir a los videoclips en tres tipos diferentes.

  1. Promocional o Performance.

Estos videos musicales muestran al artista o grupo tocando la canción en algún tipo de escenografía, ya sea un estudio o una localización, o con una ilustración estética que ejerza de escenografía. El objetivo de este tipo de videoclips es recrear una especie de experiencia en concierto hacia el público espectador que realce la creación musical. La canción y el artista son la parte central del discurso audiovisual. Con el paso del tiempo este tipo de videos se han ido estilizando y haciendo más complejos pero su esencia es brindarle la mayor visibilidad al intérprete y la canción que se desea promover.

Uno de los clásicos es el Bohemian Rhapsody de Queen, en el que se ve a los componentes cantando en claroscuros y después tocando en un estudio entre luces de colores y humo. O el video que le hizo Spike Jonze a Björk para It´s oh so quiet en el que ella canta y todos bailan a su alrededor como si fuera un musical. O el propio Gangnam Style donde Psy va cantando por distintas localizaciones y situaciones mientras hace su divertida coreografía. O no sé si recordáis el clásico de las Spice Girls, Wannabe, que es un plano secuencia que las va siguiendo por un caserón elegante en el que se van cruzando con gente mientras ellas cantan.

  1. Conceptual o experimental.

En este tipo de videoclips, los realizadores hacen una colaboración creativa con los intérpretes musicales para reinterpretar el texto musical a través de expresiones artísticas visuales. La música se convierte así en un pretexto para desarrollar un discurso audiovisual novedoso y experimental que manifiesta la visión del realizador y no necesariamente el contenido de la obra musical. El realizador suele poner en primer lugar el concepto artístico o metafórico para interpretar la canción. Muchas veces se acerca al videoarte o al poema visual con historias que crean cierto ambiente o estética, muchas veces abstracto o surrealista.

Vuelvo a Björk para recordar el videoclip de Hyperballad que grabó Michael Gondry en 1995 y que se la veía convertida en una imagen electrónica como si fuera de videojuego. Ahora esa imagen no es muy experimental, pero hace 20 años sí. O Heart Shaped Box de Nirvana, en el que un anciano caminaba por un extraño campo de amapolas y se subía a una cruz para acabar crucificado junto a unos cuervos. O Steam, de Peter Gabriel, que se transforma digitalmente en un tren, en Adán en el paraíso y en muchas cosas más con unos efectos que ahora parecen de principiante pero que hace 25 años eran lo último.

  1. Dramático o Narrativo.

En estos videos musicales se realiza una reinterpretación de la obra musical, para ello se propone una historia que acompaña visualmente a la canción. Se narra la historia bajo una estructura dramática clásica con personajes, conflictos, una estructura con inicio, desarrollo y desenlace… La relación de la música y la imagen suele ser lineal, es decir, cuenta la historia tal como la letra de la canción la va dictando. No se descuida la promoción comercial y el intérprete suele aparecer o como protagonista de la historia o de forma tangencial, pero suele estar presente.

El ejemplo clásico de este tipo de video es Thriller de Michael Jackson. Una pieza de 13 minutos dirigida por John Landis en la que Michael se va al cine con su novia y acaba convirtiéndose en un zombie. U otro videoclip de Björk dirigido por Michael Gondry: Army of me; en el que Björk conduce un camión gigante, ata a su dentista que es un orangután y acaba poniendo una bomba en una exposición de arte. Muy freaky, todo. Y muy distinto es el video de Alejandro Sanz, El Alma al Aire, en el que se muestra a una especie de galán mujeriego inmortal en distintas épocas. En cada época acaba con un duelo por intentar robar la mujer de otro pero como es inmortal nunca desaparece.

Todos estos tipos de videos musicales se pueden mezclar generando a algunos videoclips híbridos. Por ejemplo podemos ver al grupo cantando como si fuera del tipo promocional pero con un fondo conceptual y más experimental.

Cómo crear el guion de un videoclip

Vamos a ver qué es lo que hay que tener en cuenta a la hora de hacer el guion de un video musical.

  1. Análisis de la canción.

Lo primero que se debe hacer para escribir el guion de un videoclip es escuchar el tema musical y empaparse bien de él. Después hay que realizar un análisis de la letra de la canción y de su música. Es importante entender qué es lo que quiere expresar el autor de la canción en cada estrofa y analizar la rítmica y rima de los versos y su estructura, es decir, si hay coros, estrofas, estribillos o repeticiones. Cada uno de estos elementos nos dará un punto de partida para una posterior visualización de lo que se muestre después en el video musical.

Al igual que con el texto, hay que sintetizar la música de la canción teniendo en cuenta el ritmo, los tiempos en que la estructura musical está dividida, las repeticiones dentro de esta estructura y las variaciones que se puedan dar en estas repeticiones. Esto permitirá al realizador distinguir los diferentes momentos narrativos de la estructura musical, para poder crear y conceptualizar el videoclip. Además hay que sentir la canción, es decir, dejarse llevar por lo que te transmite. La música es mucho más que melodía, armonía y ritmo… sobretodo es sentimiento. Y si vas a hacer un videoclip de una canción es imprescindible que te dejes llevar por el feeling de sus notas.

  1. Análisis del intérprete.

Antes de hacer un videoclip es fundamental conocer al artista y su trayectoria. Saber cuál es su estilo musical, cómo trabaja su marca personal o si tiene un estilo visual característico. No hay que olvidar que un videoclip es una herramienta de marketing, y como tal, tiene que ir acorde con el proyecto global del artista. Para ello es recomendable mantener reuniones con el cantante o grupo y conocerlo mejor, pregúntale por sus inquietudes, sueños, proyectos… En definitiva, aprender quién es, de dónde viene y adónde va, para hacer un guion personalizado y coherente con su carrera, tanto la pasada y como la que está por llegar.

  1. Análisis del público objetivo al que va dirigido.

Además de conocer al intérprete hay que conocer al público al que se dirige con sus canciones. Es la única manera de tener claro cuál es el lenguaje visual al que este público está acostumbrado y listo para consumir. No es lo mismo hacer un videoclip para Rihanna que para Serrat. Aunque una persona pueda escuchar los dos, lo normal es que sean públicos muy diferentes a los que hay que llegar con productos audiovisuales distintos.

  1. Análisis del mercado, modas, estilo, éxitos.

Desde Thriller de Michael Jackson, los estilos y modas de videoclips han cambiado mucho. Hay que estar informado de cuáles son los estilos que más se emiten en las cadenas musicales o los videoclips más vistos de Youtube. La industria musical tiene sus códigos y debemos conocerlos antes de hacer una propuesta de guion para un videoclip. Por ejemplo, si analizamos los videoclips más vistos de Youtube veremos que la mayoría son una apología a la fiesta continua, con jóvenes consumiendo bebidas alcohólicas y drogas en discotecas o casas con piscina. También destacan los videoclips al estilo gánster para los grupos de rap o reggaeton, que muestran la imagen del protagonista que ha salido del guetto y ahora está forrado de dinero gracias a negocios poco lícitos. Siempre están rodeados de mujeres con poca ropa que parecen estar pidiéndole sexo continuamente.

  1. Determinar el objetivo emocional que se busca.

Una clave importante a la hora de trabajar un buen guion es la de focalizarse en un objetivo emocional y definir qué es lo que queremos contar o transmitir con este video. Una vez hayas decidido la intención y el objetivo, hay que comprobar si cada idea que surja encaja con el objetivo o hay que modificarla o desecharla.

  1. Elegir el tipo de videoclip

Según todos los elementos vistos anteriormente (el objetivo emocional que queramos conseguir, el tipo de público al que vaya dirigido, el cantante y su estilo, y lo que exprese la canción) y otros elementos como el presupuesto del que se dispone, tenemos que elegir entre uno de los diferentes tipos de videoclip que vimos anteriormente.

Promocional. Este tipo de videoclips no hay mucho guion, por lo que es difícil que llamen a un guionista. Veremos al cantante o al grupo interpretar la canción en playback y lo máximo será que repita la actuación en diversas localizaciones para hacer el montaje más ágil. Lo único que puede hacerse en imaginárselo en distintas situaciones. Otras veces será la grabación de una actuación en vivo, ya sea en un concierto, un estudio o la misma calle. Los típicos videoclips de un artista o banda tocando en la calle rodeado de su público enfervorecido se suelen hacer para promocionar un gira.

Conceptual. En este tipo de videoclips se busca conseguir la emoción con un concepto visual y artístico. Normalmente será el propio realizador del videoclip el que haga la propuesta estética y artística. También es difícil que busquen un guionista para este tipo de propuestas no narrativas cercanas al videoarte porque no desarrollan una historia y el concepto y tratamiento visual es lo más importante. Normalmente suelen mostrar situaciones abstractas que no desarrollan una narración, sino que sugieren emociones, estados de ánimo o sensaciones.

Narrativo. Como vimos un videoclip narrativo es aquel que cuenta una historia, como si fuera un cortometraje. Aquí el guionista se lo plantea como un guion normal de ficción. Decidimos quienes son los personajes protagonistas, buscamos un conflicto, lo desarrollamos y hacemos una resolución. En la búsqueda de la historia es fundamental recurrir al análisis previo de la letra de la canción para que tenga cierto sentido. No es necesario que las imágenes ilustren directamente cada frase de la canción, pero sí que exista una relación, aunque sea poética o metafórica. Este tipo de videoclips es frecuente en intérpretes que no cantan, como el dance o la música electrónica realizada por DJ.

Con esto acabamos el podcast de hoy, donde hemos visto qué es un videoclip y cómo crear el guion para uno. Muchas gracias por estar al otro lado y si os interesa el mundo del guion, ya sabéis, suscribíos a Guiones y guionistas, tanto al podcast en Itunes e Ivoox como a la página de Facebook, lo compartís en las redes sociales, e incluso podéis valorarlo con 5 estrellas en Itunes o le dais un “Me gusta” en Ivoox, y así que se extienda. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. Hasta pronto.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas:

Share This