35. Cómo contar una historia de ficción en Twitter

Cine, televisión, cómic, videojuegos, internet… en Guiones y guionistas hemos visto cómo actualmente las historias tienen muchos formatos donde pueden dar a luz. Hoy nos atrevemos con un medio nuevo. Un medio que a priori no parece hecho para contar historias de ficción pero que cada vez está teniendo más auge gracias a experimentos que abren nuevas vías. ¿Se pueden contar historias de ficción en Twitter? ¿Qué tipo de historias? ¿Cómo hacerlo?

Si quieres aprender el oficio de guionista te aconsejo que pruebes los cursos de guion de la Plataforma Guiones y guionistas. Te darán una formación integral para convertirte en guionista profesional. Hay cursos para escribir cortos, series, webseries, concursos…

Características de las historias de ficción en Twitter

ficción en Twitter - guiones y guionistas

Guiones y guionistas

Aunque Twitter es conocido por su utilidad en contar historias de la vida real en tiempo real, también es una poderosa herramienta para otro tipo de historias: de ficción. Historias que se cuentan a modo de hilo de Twitter y que suelen ir acompañadas de los hashtags #TwitterFiction, #TwitterFicción o #twitteratura, si quieren mostrar su naturaleza no real. Aunque también hay otras historias más poderosas aún, que son las que no se hacen acompañar por ningún hashtag que denote que son ficción y se consumen como reales, atrapando a los lectores que no saben si es real o no… y juegan con ello.

Para poder contar una historia de ficción en Twitter aprovechando todo su potencial, debemos conocer cuáles son las características de la red social que la hacen diferente a las demás y que pueden potenciar sus textos. Ahora que es difícil innovar con el contenido de las historias una buena estrategia de enganchar y sorprender al público es la forma en la que decidimos transmitirlas.

  • Inmediatez: Cada tuit tiene una fecha y una hora que indican el momento en que se está haciendo pública la historia, apelando a una inmediatez. También es probable que el público esté recibiendo la historia al mismo tiempo que la crea el autor. Aunque lo normal es tener un plan de escritura, los autores se dejan abierto el texto final de cada tuit para incorporar la interacción de los seguidores.
  • Lectura a tiempo real, mientras sucede. En un mundo donde el espectador se acostumbra a consumir las historias cuando quiere en cualquiera de sus múltiples plataformas, poder leer una historia en tiempo real le devuelve la capacidad de sorpresa. El público debe estar alerta al próximo mensaje y leerlo donde esté en ese momento. Se rompe la barrera del lugar y el tiempo para consumir ficción que puede irrumpir en cualquier momento. No tienen que buscar tu historia ni comprar entrada, apareces en el timeline de su teléfono.
  • Fragmentación de la historia en capítulos. Cada episodio será un tuit, es decir, 140 caracteres, por lo que hay que ser conciso y directo. De momento, porque están haciendo pruebas para ampliar a 280 el límite. Aunque haya gente que se queje que ahora no se lee, sí se hace. Pero no se leen tantos libros, sino que se lee mucho en otras plataformas por lo que debemos aprovechar que Twitter nos permite fragmentar nuestra historia en twittersodios y dársela al público como le gusta.
  • Interacción. Twitter es una red social con una gran interacción entre sus miembros, que no dudan en retuitear y hacer comentarios a sus tuits favoritos. Esto produce un feedback impagable al autor, que puede hacer que su público converse directamente con sus personajes, o con él mismo si se trata de autoficción. Puede dirigirse a ellos de forma directa, responder a sus mensajes, valorar sus propuestas e incluso variar partes de su historia buscando el interés de su público y agradecerle así sus sugerencias.
  • Herramienta informativa, no de ficción. Que sea una red social mayoritariamente informativa da más credibilidad a las historias que aparecen en ella. Si los perfiles que hablan son de personajes, ayuda a que la “suspensión de incredulidad” típica de las historias de ficción se produzca con mayor naturalidad. Y si la historia es de autoficción, el autor puede jugar con la veracidad de lo que pasa dejando al público con la duda.
  • Plataforma multimedia. Twitter no solo son 140 caracteres de texto. También puedes agregar fotos, vídeos o música que enriquezcan y den verosimilitud a la historia. El poder ver un vídeo tomado por el autor-personaje produce mucha cercanía a la audiencia, además de enriquecer la narración con detalles visuales.
  • Alcance de la historia. Se puede medir con facilidad el alcance de la narración gracias a Twitter Analytics. Desde este servicio podemos ver el impacto de cada publicación y la evolución de nuestros contenidos.
  • Viralidad. Si la historia comienza a tener seguidores puede hacerse viral en poco tiempo y convertirse en Trending Topic. Manuela Bartual pasó de 16.000 seguidores en Twitter a 360.000 en tan solo una semana con su historia Todo está bien el verano de 2017.
  • Agrupación de historia. Existen aplicaciones como Storyfy.com que pueden agrupar la historia completa para publicarla en el perfil del autor. Es una forma sencilla de que el público que no pudo disfrutarla en directo pueda hacerlo más tarde de una forma ordenada.

Decálogo de cómo crear una ficción en Twitter

Ahora que ya sabemos las características de la red social de microblogging, vamos a pasar a la acción con un decálogo de pasos para crear una obra de ficción en Twitter.

1. Formato.

Respecto al formato existen dos tipos de historias de ficción en Twitter según sean unitarias o fragmentadas.

  • Historia en un tuit. Este tipo de narraciones se conocen con nombres como microrrelato, microcuento o micropoesía. Tienen el valor literario de contar una historia en tan solo 140 caracteres, pero no aprovechan algunas de las bondades de Twitter para generar historias como la interacción, la fragmentación o la capacidad de leer una historia al mismo tiempo que la están creando. Algunos autores se han especializado en este tipo de formato, como @sean_hill que ya alcanzó los 200.000 seguidores de su cuenta @VeryShortStory en la que escribe sus micronarraciones.
  • Historia fragmentada en capítulos. Si dividimos nuestra historia en capítulos podemos crear una tuit-novela. Aquí la historia se forma en el hilo del perfil del autor poco a poco, tuit a tuit, y el público la disfruta al ritmo que el tuitero decide. Poder crear la historia en el tiempo, con más extensión y con la posibilidad de modificarla y actualizarla según el feedback hacen que las historias fragmentadas sean las más efectivas para atrapar la audiencia.

2. Personajes

Existen tres formas de diferenciar los personajes en Twitter según el aspecto que valoremos.

  • Personajes de ficción o reales. Los perfiles desde que contemos la historia pueden ser de personas reales, los propios autores de la historia, o perfiles de personajes de ficción. En el caso de la autoficción, el autor no necesita hacer ningún perfil psicológico porque habla desde sí mismo, con su propia voz, y es el protagonista de la historia. Mezcla realidad y ficción en el relato manejándose con ambigüedad para generar la duda y el interés de la historia. Los personajes de ficción se deben comportan en Twitter como si fueran reales, y pueden contestar los mensajes y añadir fotografías o videos como si existiesen en la realidad.
  • Personajes actuales o históricos. Que Twitter sea una red social actual no implica que sus miembros lo sean… o eso es lo que han demostrado algunos experimentos como el de @deportado4443. Entre enero y mayo de 2015, la magia de Twitter permitió a Antonio Hernández narrar «en directo» su traslado, cautiverio y liberación de Mauthausen en 1945. La historia real de este exiliado español en Francia, que fue capturado por los nazis y deportado a un campo de concentración, fue seguida tuit a tuit por 45.000 personas. El encargado de contarla fue su sobrino Carlos Hernández.

Os leo algún tuit para que os hagáis una idea: “Me tiembla la mano y apenas puedo sujetar la gamela con la sopa. Espero que todo haya terminado o no vamos a quedar ni uno con vida”. A lo que la gente le comenta: “Haz un esfuerzo y tómatela. Un abrazo te vendría bien también”, o “muere con dignidad, afílate una piedra y llévate a uno por delante”. Además de textos incluyó varias fotografías tomadas en el campo de concentración que ilustraban lo que estaba viviendo. Si queréis descargaros el PDF con la recopilación de todos los tuits de Antonio Hernández desde Mauthausen os dejo el link en las notas del programa.

Tuit-novela de Deportado4443

No sé si os habéis fijado pero en el tuit anterior el deportado habla de la “gamela”, que era el recipiente en el que tomaba la sopa. Es importante que estos personajes históricos hablen con el lenguaje de su época. Esto también lo vemos en los perfiles de Twitter de los personajes de la serie El Ministerio del Tiempo, que comentan sucesos de los capítulos siempre con el lenguaje de su tiempo.

  • Un emisor o varios emisores. La historia que relatamos desde Twitter puede ser divulgada desde un único perfil o desde varios perfiles, ya sean de personajes o de personas reales. Si utilizamos un sistema multicuentas la historia se forma por la conversación entre varias cuentas unidas por un hashtag común. Nos da una visión más general de la historia creada por varios puntos de vista. 

En el año 2013, la cadena Channel Four para conmemorar el desembarco de Normandía creó varias cuentas en Twitter que, a lo largo de un día, fueron relatando el desembarco. Un cámara militar, una enfermera, un militar francés… cada uno de los siete personajes estaba inspirado en alguien real y relataba minuto a minuto cómo vivía la experiencia desde su lugar. Además de textos incluían fotografías, dibujos y puntos de localización para poder seguir el desembarco de la forma más completa. Si queréis saber más de este interesante experimento os pongo un enlace a un vídeo donde lo explican.

Vídeo que explica el experimento D-Day de Channel Four

3. Textos cerrados o interacción.

El autor de una historia de ficción en Twitter puede escribir toda la historia completa, tuit a tuit, y publicarla después al ritmo que decida. Entonces el escritor tiene una historia cerrada y no se deja influenciar por lo que los seguidores comenten o sugieran. La otra opción es que el autor tenga algunos tuit preparados, una escaleta u orden de hacia donde va la historia, pero que escuche la interacción de sus seguidores y pueda modificar sus tuits acorde a ella. Si escucha la conversación que genera la historia podrá incorporar algunas de las sugerencias al relato sin desviarse de la línea ya fijada. Puede tomarse el proceso de escritura como un campo de pruebas donde amoldar su historia a los gustos de la audiencia.

4. El ritmo de publicación.

Antes de empezar a publicar la historia hay que tener claro cuál va a ser su cronograma, es decir cuál va a ser el calendario de publicación. ¿Va a publicar siempre al mismo horario o los tuits aparecerán en cualquier momento obligando a la audiencia a estar atenta? Si es a tiempo real, ¿cuánto tiempo va a durar la historia? Como ya hemos visto el experimento del D-Day de Channel Four duró un día, el de las vacaciones de Manuel Bartual una semana y el del deportado en el campo de concentración cinco meses. La duración de la historia será la que nos marque la duración de la emisión de tuits.

También debemos decidir cuántos tuit vamos a publicar al día. Los expertos comentan que más de cinco entradas de Twitter al día pueden ser peligrosas, ya que inducen a la fatiga del lector y se pierde interés. Lo interesante es programarlos para que sucedan a tiempo real y que si el personaje se acaba de levantar, se publique por la mañana pronto, y que si está mirando la luna se tuitee de noche.

5. La escaleta de toda la historia.

Es importante tener un plan y escribir la escaleta de toda la historia antes de comenzar a publicar. Saber cómo empieza, cuáles van a ser los puntos de giro del relato y cómo va a terminar. Antes de publicar cada tuit debemos preguntarnos si hace que la historia avance de alguna manera… y si no lo hace, eliminarlo. El tuit final de cada día debería tener un cliffhanger que mantuviese la tensión hasta el día siguiente.

6. Historia autónoma o parte de una estrategia transmedia.

La historia que contamos a través de Twitter puede tener entidad por sí misma y no formar parte de una historia más grande. Entonces empezará y terminará cuando se acaben de publicar los tuits que la componen. Pero también puede formar parte de una estrategia transmedia que englobe otros medios. Twitter permite a sus personajes conversar con la audiencia de forma instantánea ofreciendo prestaciones que otros medios no dan.

El Ministerio del tiempo es la serie televisiva española que más ha explotado la expansión transmedia de su universo. A los episodios en televisión se le sumó un podcast, un weblog, un programa online de entrevistas, una intranet con contenidos exclusivos para sus socios, un grupo de Whasapp con primicias, un foro para que sus fans conversen, un libro, cómics… y la creación en Twitter de perfiles a sus personajes principales.

7. Objetivo.

¿Por qué queremos contar nuestra historia en Twitter? ¿Cuál es la motivación? Según el interés que tengamos podemos hablar de diferentes opciones.

  • Lúdico. Solo queremos disfrutar de contar la historia en Twitter sin más interés que pasarlo bien. Bartual: Todo está bien.
  • Didáctico. Queremos utilizar Twitter para divulgar una historia y que los seguidores aprendan algo. Channel Four: D-Day.
  • Estrategia transmedia. La estrategia de los perfiles en Twitter forma parte de una historia más grande que se expande en diversos medios. TVE: El Ministerio del Tiempo.
  • Branded Content. Existe un interés comercial dentro de la historia que pretende vender algún producto o servicio. Carlos Hernández: deportado4443. Libro: Los últimos españoles en Mauthausen.
  • Autopromoción. Sirve para promocionar al autor del relato, que lo publica desde su perfil personal y demuestra con él sus habilidades narrativas. Bartual: Todo está bien.

8. Multimedia.

Como vimos antes, Twitter es algo más que textos de 140 caracteres. Debes pensar en qué elementos multimedia (fotografías, vídeos y música) vas a incorporar a tu relato que te ayuden a que la historia avance y generar con ellos más identificación con los personajes.

9. Historia original o adaptada.

Una de las tentaciones de muchos autores es adaptar obras preexistentes para Twitter, pero eso entraña mucha dificultad. La necesidad de sintetizar tu relato en capítulos de 140 caracteres te obliga a adaptar demasiado, además debe mantener el sentido y la tensión de la historia original. Por eso pienso que es mejor comenzar una tuit-novela pensando en Twitter directamente que adaptar una novela previa.

10. Agrupación de historia.

Es seguro que muchos de los lectores de una historia en Twitter se incorporen cuando la novela ya esté empezada. Por eso es recomendable crear una página web donde ir recopilando los fragmentos de la historia y que puedan retomarla por donde la has dejado. Una vez esté terminada agrupa la historia, en un PDF o en una historia completa de Twitter publicada en tu perfil, para que siga teniendo vida desde de su publicación

Si quieres aprender el oficio de guionista te aconsejo que pruebes los cursos de guion de la Plataforma Guiones y guionistas. Te darán una formación integral para convertirte en guionista profesional. Hay cursos para escribir cortos, series, webseries, concursos…

Con esto acabamos el podcast de hoy, donde hemos visto cuáles son las características de Twitter que podemos aprovechar para contar nuestras historias de ficción y cómo hacerlo. Muchas gracias por estar al otro lado y si os interesa el mundo del guion, ya sabéis, suscribíos a Guiones y guionistas, tanto al podcast en Itunes e Ivoox como a la página de Facebook, lo compartís en las redes sociales, e incluso podéis valorarlo con 5 estrellas en Itunes o le dais un “Me gusta” en Ivoox, y así que se extienda. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. Hasta pronto.

Etiquetas:

Share This