40. Qué es el worldbuilding o creación de mundos

guiones y guionistas

Guiones y guionistas

El tema del podcast de hoy es el worldbuilding o creación de mundos, y ha sido propuesto por una de las oyentes del podcast, Arialis, que me escribió: “desde hace un tiempo, he tenido la inquietud de conocer cómo se puede conseguir crear universos o cuáles son las bases o reglas básicas para crearlos. Hoy en día, existen muchas películas que se basan en ello como Star Wars, Marvel, Harry Potter, Game Of Thrones e infinidades de ejemplos.” Y si vosotros queréis proponer algún tema como Arialis no dudéis en enviarme un correo y yo me lo preparo.

Así es, si hablamos teóricamente, todas las obras de ficción tienen una especie de wolrdbuilding, es decir, crean su propio mundo. Pero en el caso de la fantasía o la ciencia ficción, este mundo creado es literal. Hay que crear las condiciones del nuevo universo, quién lo habita y cómo se relaciona. Hoy veremos cómo.

Qué es el worldbulding o creación de mundos

El término worldbuilding, utilizado por escritores, guionistas y diseñadores de videojuegos o juegos de mesa o rol, se podría traducir como creación de mundos, desarrollo de mundos o o construcción de mundos. Y es el proceso de construcción de un mundo imaginario, que suele estar asociado con un universo de ficción. Toda obra de ficción tiene una ambientación y precisa de un proceso de worldbuilding, pero es especialmente en la fantasía y en la ciencia ficción donde el worldbuilding es un ejercicio vital para que la historia tenga coherencia y no genere incongruencias narrativas.

Hablamos de historias como El señor de los anillos, Juego de Tronos, Star Wars, la saga Fundación de Asimov, Harry Potter, Star Trek, en las que el creador tiene que desarrollar un entorno imaginario con cualidades que tengan sentido. No solo creas el relato de ficción, sino también el mundo en que lo vas a desarrollar, incluyendo la historia, la geografía, la ecología incluso mapas que representen ese nuevo universo. Y estos mundos construidos deben enriquecer la historia de fondo y la historia de la propia obra de ficción.

Decálogo para la creación de mundos

El objetivo de worldbuilding es crear el contexto para una historia, ya sea una novela, una película, un videojuego o un juego de rol. Este mundo creado será la base donde se construirá la historia por lo que tendrá que estar totalmente conectado y ayudar a que el espectador o lector pueda introducirse en él. Crear un universo, sobre todo en ciencia ficción, implica crearlo todo, desde cómo es geográficamente ese mundo hasta qué especies viven en él y cómo se relacionan. Vamos a ver las partes esenciales que tenemos que crear en nuestro nuevo mundo.

1. Física y cosmología.

Crear un mundo ficticio es crear su cosmología, es decir, la ciencia en que se sustenta su naturaleza, su cosmos. Hay que definir cómo es el sistema estelar y planetario y bajo qué parámetros se rige. ¿Las leyes de la naturaleza y la física son diferentes a la tierra? ¿Hay múltiples soles o lunas? ¿Cómo es el cielo durante el día o durante la noche? ¿Cómo es el clima? ¿Qué tiempo hace? ¿Hay estaciones? ¿Cuánto duran?

Y lo normal, si es que queremos contar una historia, es que este mundo no esté desierto. ¿Quién habita ese planeta? ¿Son humanos u otras especies? ¿Los habitantes evolucionaron en este planeta o vinieron de otra parte? ¿Cuál es la relación entre las diferentes especies? ¿Dónde y cuándo comenzó la civilización? ¿Cuál es la población total del planeta o del país? ¿Cuál es el nivel de tecnología de los habitantes… están en la edad de piedra o tienen alta tecnología? ¿Hay animales? ¿Cómo son las aves? ¿Y los animales grandes?

2. Geografía.

También hay que determinar cómo es la geografía física del mundo ficticio y diseñar patrones climáticos y biológicos. Así veremos si en nuestro mundo hay desiertos, humedales, montañas y bosques. Estas características físicas también afectan el crecimiento de las sociedades y cómo interactúan unas con otras, como por ejemplo dónde se sitúan las ciudades importantes o si hay rutas comerciales entre ellas. Al igual que en el mundo real en que nos movemos nosotros, es posible que se generen guerras en el intento de controlar los recursos naturales.

Para el diseño de la geografía se suelen construir mapas que representen el terreno y las civilizaciones que lo habitan. La cartografía de mundos de ficción muestra las ubicaciones de los puntos clave en la historia ayudando tanto al creador como a las audiencias. ¿Cómo se distribuyen los continentes y los países? ¿Cuánta tierra es templada, ecuatorial o polar? ¿Cómo es la geografía? ¿Hay bosques, áreas tropicales, desiertos, montañas, llanuras? ¿Qué recursos naturales hay en las diferentes regiones? ¿Qué recursos naturales son escasos?

3. Magia y religión.

Otro elemento a considerar es hasta qué punto un mundo ficticio se basa en la física del mundo real en comparación con la magia. Aunque la magia es un elemento muy común cuando creamos historias de fantasía, los mundos de ciencia ficción pueden contener magia o equivalentes tecnológicos de ella, como en la franquicia Star Wars que combina física y magia.

¿En nuestro mundo existe la magia y la religión? ¿La gente cree en un solo Dios, muchos o ninguno? ¿Hay más de una religión? ¿Cómo son los templos? ¿Para qué sirve la magia? ¿Es la magia admirada, respetada o temida? ¿Hay alguna magia ilegal? ¿La gente hace sacrificios a los dioses? ¿La religión o magia es un control de las élites o es accesible para todos? ¿Hay criaturas mágicas? ¿Hasta qué punto la magia es una habilidad aprendida o un talento innato? ¿Cuál es el precio que hay que pagar por usar la magia? ¿Los magos necesitan cumplir con algún criterio específico, como ser célibe o pasar por un ritual? ¿La magia requiere herramientas y accesorios?

4. Cultura y sociedad.

A lo largo de la historia hemos visto diversas civilizaciones humanas, cada una con su propio desarrollo cultural. Nosotros debemos crear esas normas de convivencia y sociedad en nuestro mundo ya sea una cultura alienígena o inspirada en la edad de piedra. ¿La mayoría de la gente vive en áreas rurales o urbanas? ¿Cómo son las ciudades? ¿Cómo son las casas? ¿Hay animales domesticados? ¿Qué lleva puesto la gente? ¿Cómo es la moda este año? ¿Qué formas de arte existen? ¿Cuáles son los trabajos más atractivos? ¿Y los más humildes?

Podemos hacernos innumerables preguntas y contestando a todas ellas iremos haciendo cada vez más complejo nuestro mundo. ¿Son las personas diversas o uniformes? ¿La gente vive con felicidad o con miedo? ¿Qué se valora más en esta civilización, la fuerza o la compasión? ¿Cuáles son las supersticiones más comunes? ¿Es muy grande la brecha entre ricos y pobres o es una sociedad igualitaria? ¿Qué temas de conversación son controvertidos y cuáles son seguros? ¿Son comunes o raros los delincuentes?

5. Gobierno.

Nuestra nueva sociedad tiene una forma de organización propia y hay que decidir cuál es su sistema de gobierno. ¿Democracia o dictadura? ¿Es un matriarcado o un patriarcado? ¿Hay un sistema de clases? ¿Cuánto tiempo lleva instaurado el sistema de gobierno? ¿Existen diferentes niveles de ciudadanía? ¿Hay esclavitud?

Y también debemos ver cómo ejerce ese gobierno el control sobre sus ciudadanos. ¿Hay alguna forma de policía? ¿Hay un ejército formal? ¿El líder tiene protección especial? ¿Cómo se juzga y castiga a los malhechores? ¿El gobierno provee asistencia social? ¿Hay atención sanitaria centralizada? ¿Hay transporte público? ¿Existen sistemas de comunicaciones de uso público? ¿La gente confía en el gobierno? ¿La mayoría de la gente aprueba o desaprueba el gobierno? ¿Es la movilidad social fácil o difícil? ¿Cuál es el sistema de recaudación de impuestos? ¿El gobierno espía a sus enemigos o a su propia gente?

6. Lenguaje y comunicación.

Parte del Worldbuilding consiste muchas veces en crear también el lenguaje con el que se comunica esta sociedad. Tolkien creó el lenguaje élfico para que se comunicasen sus criaturas, los Klingons de Star Trek hablan su propia lengua, en Avatar hablan en Na’vi, en Juego de Tronos Dothraki y Harry Potter es capaz de hablar pársel, la lengua de las serpientes. ¿Qué idiomas hablan los habitantes de nuestro mundo? ¿Existe un lenguaje común? ¿La mayoría de la gente habla más de un idioma? ¿Cómo se saludan las personas? ¿Qué se considera un gesto grosero? ¿Cómo se insulta? ¿Cómo se hacen reverencias y saludos?

7. Educación.

La cultura se comparte entre los miembros de esta nueva sociedad gracias a la educación. ¿Existe alguna educación formal? ¿A qué edad empiezan los niños a ir la escuela? ¿Está la educación disponible para todos o solo para ciertos grupos? ¿Se educan por separado diferentes grupos de personas? ¿Existe un lenguaje escrito? ¿Son la mayoría de las personas alfabetizadas o analfabetas? ¿Cómo son las escuelas? ¿Para qué hay diferentes tipos de escuela?

8. Familia.

Y también debemos definir qué es lo que se conoce como familia en el nuevo mundo. ¿Qué es una unidad familiar normal? ¿La gente se casa por amor u otras razones? ¿Qué razones? ¿Se trata a los sexos de manera diferente? ¿Quién cría a los niños? ¿Cómo son las celebraciones familiares? ¿Y las bodas o funerales? ¿Qué tipo de ropa usa la gente en ocasiones especiales? ¿Qué son los alimentos especiales de celebración?

9. Comercio y conflicto.

El mundo que hemos creado puede estar compuesto por varios pueblos o naciones. ¿Cómo se relacionan entre ellas? ¿Existe un comercio generalizado? ¿Cómo funciona el sistema monetario? ¿Hay varias monedas? ¿Existe un conflicto generalizado? ¿Cuánto tiempo duró la última guerra? ¿Por qué se produjo? ¿Fue muy dañina?

10. Alimentos.

Y para dar vida a nuestro nuevo mundo hay que dejar claros algunos detalles de la vida de sus habitantes como la forma en que se alimentan, por ejemplo. ¿La mayoría de las personas comen carne, pescado o verduras? ¿La gente come comidas sencillas o pesadamente condimentadas? ¿Comen juntos o por separado? ¿La gente come en grupos pequeños o grandes? ¿Qué utensilios usa la gente para comer? ¿Hay muchos restaurantes? ¿Quién va a ellos? ¿Hay vendedores ambulantes de comida? ¿Qué beben las personas? ¿El agua generalmente es lo suficientemente limpia para beber? ¿Algunos alimentos son venenosos para ciertas personas?

Cómo adaptar la historia a nuestro mundo nuevo.

1. Primero se crea el mundo y después los personajes.

Lo primero que tenemos que pensar es la historia que queremos contar. Una vez que sepamos de qué trata esa historia crearemos el mundo donde va a pasar dicha historia. Y en ese mundo crearemos los personajes que después vivirán esa historia. Ese debe ser el orden correcto del pensamiento. No podemos crear un personaje si todavía no sabemos en qué mundo va a habitar y con qué condiciones, y para crear un mundo u otro conviene saber qué historia voy a contar.

2. Nuestra historia no debe inspirarse en un mundo ficticio ya existente.

Cada mundo creado funciona dentro de la lógica de su propia historia, por lo que no debes tomar como referencia otro mundo de ficción cuando crees el tuyo. Puedes tomar como modelo el mundo que conocemos y transformarlo para poder contar tu historia, pero si copias otros mundos estarás siempre limitando tu imaginación. Esos escenarios se crearon para contar otra historia. Tú debes saber cuál es la tuya y crear el mundo que mejor te ayude a contarla.

3. Hay que decidir por qué nuestra historia está pasando ahora.

Una vez creado el mundo debes decidir cuándo empieza tu historia. Y ese hecho no es irrelevante, debes decidir por qué en la historia de tu civilización es ahora el momento en que suceden los hechos que estás narrando. Las condiciones de la sociedad de ese mundo que has creado, con sus peculiaridades y características, hacen que tu historia surja en el momento preciso. La trama se pone en acción en el momento justo en que se produce un desequilibrio en esa civilización.

4. Nuestra historia no tiene que ser totalmente lógica.

Si analizamos la historia del mundo veremos que está repleta de situaciones inesperadas en las que no pasó lo más lógico. No siempre ganan los más fuertes ni los más inteligentes. Las naciones se unen y se separan hasta que sus miembros no saben muy bien cuál es su identidad. Muchas veces todo depende del carisma de un líder que es capaz de llevar a su pueblo hasta donde nadie imagina. Por eso debemos huir de los tópicos y crear un mundo donde todo no sea lógico y fácilmente explicable.

5. Hay que dar vida a ese mundo.

¿A qué huele el aire después de la lluvia? ¿Qué sonidos son frecuentes? ¿Qué se siente al pasear por el campo? ¿A qué sabe el pan que cocinan las abuelas? Hay que reflejar el mundo a través de los cinco sentidos para poder transportar al lector o espectador a ese nuevo universo. El objetivo del worldbuilding es poder transmitir la sensación de que estás allí y de que ese lugar realmente podría existir.

6. Hay que pararse a pensar en los pequeños detalles de ese mundo.

Como hemos visto, cuando creas una civilización, no solo estás creando una sociedad, estás creando una economía, un comercio, una religión, una cultura, unas costumbres, unos intereses políticos… y solo haciéndote muchas preguntas y contestando hasta el último detalle puedes darle verosimilitud a tu mundo. Hay que ser concreto, tanto en las preguntas que te haces como en las respuestas que te das.

Con esto acabamos el podcast de hoy, donde hemos visto en qué consiste el worldbuilding y cómo crear nuestro propio mundo. Muchas gracias por estar al otro lado y si os interesa el mundo del guion, ya sabéis, suscribíos a Guiones y guionistas, tanto al podcast en Itunes e Ivoox como a la página de Facebook, lo compartís en las redes sociales, e incluso podéis valorarlo con 5 estrellas en Itunes o le dais un “Me gusta” en Ivoox, y así que se extienda. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. Hasta pronto.

Etiquetas:

Share This