45. Cómo crear un narrador poco fiable o sospechoso

Y vamos con el podcast de hoy que tiene un tema interesantísimo que seguro que os da alguna idea para vuestras historias: el narrador no confiable o sospechoso… ideal para hacer giros en nuestra trama y para tener a nuestros espectadores siempre atentos a la pantalla esperando la próxima sorpresa. Si queréis saber cómo conseguir que vuestro narrador sea un mentiroso atentos al podcast.

¿Qué es el narrador sospechoso?

narrador - guiones y guionistas

Guiones y guionistas

El narrador poco fiable o narrador sospechoso o unreliable narrator como dicen los anglosajones, es el narrador que pierde la credibilidad y confianza como fuente de información en un relato, provocando que el espectador dude a la hora de asumir lo hechos como ciertos. Esta técnica narrativa, utilizada tanto en literatura como en relatos audiovisuales, se usa para hacer más compleja una historia. El espectador debe estar motivado e implicarse en la interpretación del relato porque tiene que identificar y unir las piezas, diferenciando las verdaderas de las falsas.

La naturaleza tramposa del narrador poco confiable suele quedar clara para el espectador desde un principio, aunque sea de modo inconsciente. Pero también puede ocultarse, dejando tan solo algunas pequeñas pistas, y revelar al final ante la sorpresa del espectador. Esta última modalidad tiene sus riesgos, pues el público puede sentirse estafado por la propuesta tramposa del creador. Aunque cuando funciona bien tiene unos efectos espectaculares.

En la vida nos podemos cruzar con asesinos y mentirosos, psicópatas y santos. No siempre conocemos a un asesino o mentiroso cuando nos encontramos con uno. En la vida real hay una multitud de personajes poco confiables que se mezclan con la multitud. En la ficción buena también. Por eso los narradores no confiables aparecen en tantas tramas retorcidas precisamente por lo que esconden. Son esas piezas que faltan, las partes de la historia que no cuentan, las que dan forma a la gran revelación final. Esa gran revelación, en la que aprendemos lo que realmente sucedió, cambia la forma en que entendemos la historia completa. De ahí que el giro de la trama resulte perfecto.

¿Por qué es poco fiable este narrador?

En pocas palabras, un narrador poco fiable es un personaje que miente. Claro, a veces miente porque tiene algo que esconder, pero la mentira no siempre es deliberada. A veces simplemente no sabe toda la historia o no tiene bien todas sus facultades porque tiene algún problema mental o está borracho o agotado. Pero hay una cosa segura, independientemente de que estén mejor o peor contadas, las historias con un narrador poco confiable son interesantes porque ocultan algo al espectador. Y esas lagunas en su historia dejan espacio para la sorpresa. Veamos por qué es tan poco fiable este narrador.

  1. Miente deliberadamente.

La primera opción que lo hace sospechoso es que mienta deliberadamente. ¿Y por qué miente? Pues hay varias razones: la gente miente para quedar bien, para excusarse, para obtener lo que quiere, para no perder ciertos derechos, para dar una mejor imagen de sí misma, para no ofender o hacer sufrir a otras personas con la verdad, porque no saben o no pueden decir que no, para postergar decisiones o por temor al rechazo o al castigo.

Puede mentir para sobrevivir, como hace Verbal en The Usual Suspects (Los sospechosos de siempre o Sospechosos comunes en Hispanoamérica y Sospechosos habituales en España). Verbal Kint, el pequeño delincuente de voz suave, es el único superviviente de la explosión de un barco. Durante el interrogatorio policial posterior al desastre, Verbal cuenta la intrincada historia de cómo él y cuatro compañeros criminales terminaron en ese barco, las víctimas del legendario jefe criminal Keyser Söze.

La historia es puramente verbal, lo que hace que sea muy fácil que sea una gran mentira. ¿Y cuál es el giro? Después de que el interrogador de la policía libera a Verbal de la custodia, encuentra una cantidad poco probable de detalles de la historia de Verbal en fotos y documentos colgados en toda la sala de interrogatorios donde Verbal hizo su historia. Sí, esto significa que su historia fue una mentira. Pero esa no es la mayor revelación en este cuento alucinante. La omito por si acaso alguien todavía no la ha visto, que ya he “espoilereado” bastante.

Pero también puede mentir para divertirse, como hace Pi. El protagonista de La vida de Pi es un ejemplo de “embellisher”, un narrador poco confiable que cuenta cuentos para divertirse y exagera sus narraciones. En su intento por hacer un relato más interesante o entretenido le agrega detalles adicionales, especialmente los que no son ciertos. Pi es un personaje que te mantiene adivinando. Su historia de naufragios y supervivencia en el mar no es la primera de sus historias fantásticas. Pero a pesar de que sus historias son difíciles de creer, te das cuenta de que quieres hacerlo. Como no quieres creer lo que ya sabes, te conviertes en un participante voluntario en el engaño. Entonces el giro final de la película te sorprende de todos modos.

La premisa de Cómo conocí a vuestra madre juega con el narrador poco confiable con intenciones humorísticas. Todo está contado desde el punto de vista de Ted y con frecuencia utilizan esto para crear equívocos con las subtramas de los episodios o para reírse de sí mismos poniendo en evidencia que hay cierto tipo de cosas que Ted jamás sabría si fuese un narrador fiel y sincero.

  1. Miente involuntariamente.

Hay veces que el narrador sospechoso no es que mienta propósito, simplemente no conoce toda la verdad. Entonces la labor del guionista se centra en sembrar la duda mostrando las carencias que tiene para saber la verdad. El espectador entiende que el narrador es alguien en quien no debe fiarse porque su ignorancia le hace incapaz de contar un relato veraz.

A veces esa incapacidad para decir la verdad se muestra gracias al efecto Rashomon, que aclara los diferentes puntos de vista de la historia. Al ver el espectador un hecho contado por otros puntos de vista tiene más información que la que da un único narrador y puede sospechar de la veracidad de su relato. Por cierto, si todavía alguien no sabe qué es el efecto Rashomon os dejo el enlace de un podcast en el que hablé de él.

el efecto Rashomon

La otra opción de que el narrador mienta involuntariamente es que tenga sus facultades reducidas. Es posible que tenga una enfermedad mental que le impida recordar, que reprima sus recuerdos por algún trauma, que su agotamiento no le deje pensar bien o que su estado se vea alterado por el consumo de drogas o alcohol. Pero el espectador sabe que ese narrador no está en condiciones de contar un relato fidedigno. Siente que no se debe fiar totalmente de él.

Alguien que reprime su memoria se miente a sí mismo más de lo que nos miente a los demás. Pero no lo hace a propósito. Sus experiencias son tan traumáticas que preferiría olvidarlas. Él es un personaje que sufre por ello y nos genera empatía. Por eso cuando sus recuerdos finalmente emergen para el final sorpresa, solo sentimos alivio por él. En la película The Perks of Being a Wallflower (Las ventajas de ser un marginado en España y Las ventajas de ser invisible en Hispanoamérica)

Charlie, un nuevo estudiante de primer año de secundaria, sufre problemas emocionales y psicológicos. Los escritos en su diario relatan recuerdos de su tía favorita el día de su muerte. Pero está claro que algo no está bien con estos recuerdos y lo que siente Charlie por ella. Al final, nos enteramos de que la tía de Charlie abusaba de él. Debido a su afecto por ella, Charlie reprimió estos recuerdos.

A lo largo de la película exploramos los recuerdos de Charlie junto a él. Solo sabemos lo que él sabe. Pero cuando emergen los recuerdos reprimidos, nuestra visión de la historia cambia junto con la de Charlie. Lo que pensamos que era la historia pues no era. Incluso sin la lucha de Charlie con la depresión y la pérdida, la naturaleza de los recuerdos reprimidos por sí solos hace que la revelación al final se sienta genuina y fiel al personaje. Los resultados son creíbles porque cualquiera querría reprimir una memoria tan traumática.

Otro ejemplo de alteración de la mente que produce un narrador no confiable es la serie Awake. El protagonista vive dos realidades y no sabe cuál de las dos es real. Comienza a preocuparse por su cordura cuando algunos detalles comienzan a cruzarse entre los dos. Todo lo que se cuenta en la serie está descrito desde el punto de vista fraccionado, enfermo y trastornado de su personaje principal, convirtiendo a todas y cada una de las tramas y personajes de ambas realidades en potencialmente inexistentes, deformados o irreales.

La privación del sueño causa estragos en la mente. Todos sabemos que el insomnio y sus efectos secundarios afectan la percepción y que esa psique vulnerable es una buena excusa argumental para hacer un giro en la historia, porque cualquier cosa puede suceder cuando estamos tan alterados. Nadie sufre insomnio a propósito y las lagunas en su relato son el resultado del agotamiento psíquico. Esto hace que sea fácil para nosotros autores explicar lo que sucedió realmente cuando llegue la gran revelación final. El narrador es sospechoso por su estado insomne, y al final entendemos que mentía.

Un ejemplo de narrador sospechoso por insomne es Jack, el protagonista de Fight Club (El club de la lucha en España y El club de la pelea en Hispanoamérica). El insomnio de Jack crea horas y horas perdidas que Jack no puede explicar. ¿Qué estaba haciendo en esas horas? La respuesta es obvia en la gran revelación: era Tyler Durden, su alterego salvaje. Cada vez que Jack pensaba que estaba tumbado en el sofá por la noche, Tyler realmente estaba usando su cuerpo compartido para meterse en problemas.

¿Cómo crear un narrador en el que no podamos confiar?

  1. Decidir por qué el narrador va a ser poco fiable o sospechoso.

Lo primero que debemos tener claro es qué mecanismos elegimos para generar la desconfianza. ¿Por qué el narrador va a ser poco fiable? ¿Miente deliberadamente? ¿Por qué lo hace? ¿Miente porque quiere obtener algo a cambio? ¿O lo hace porque quiere adornar el relato y exagera los detalles? ¿O quiere dar una buena imagen de sí mismo o evitar un rechazo o castigo?

¿Y si no miente deliberadamente por qué lo hace? ¿Está loco y la percepción de la realidad que tiene no se corresponde con la real? ¿Está borracho o drogado y ve alucinaciones? ¿Sufre amnesia o algún trauma que le impida recordar los hechos con claridad? ¿Es un psicópata que distorsiona la realidad a su beneficio? ¿Es un tonto o ingenuo que no sabe interpretar bien las normas sociales y cuenta todo bajo su excéntrico punto de vista?

  1. Crear el relato verdadero.

Una vez decidamos el porqué de la desconfianza hay que crear la historia verdadera, qué es lo que pasa en la realidad de nuestro protagonista que después será modificado en el momento de la narración. Si nos atenemos al hecho que comentaba Piglia de que todos los relatos cuentan dos historias, como expuse en el podcast sobre la historia secreta, esta sería la historia visible, la que crea el relato canónico.

  1. Crear el relato falso.

Ya sea que sea un mentiroso hábil o simplemente ingenuo, el narrador poco confiable no cuenta la historia completa. Y esta parte que oculta al espectador será la información clave que lo sorprenderá en la gran revelación final. Por eso el siguiente paso es decidir qué esconde con su narración y crear el falso relato. Esta sería la historia secreta que mencionaba Piglia y que emergería en distintas partes del relato.

Para realizar esta parte está bien hacer un brainstorming en el que anotes varias formas en que el personaje pueda contener la información clave en tu historia. Cuanto más mejor, y como siempre sin juzgar si son grandes ideas o no, lo que importa es que salgan muchas. Después pasas a la fase de análisis y ahí seleccionas las que más se ajusten a la historia que quieras contar o creas unas nuevas a partir de las que anotaste.

Podcast brainstorming

  1. Decidir el nivel de credibilidad del narrador a lo largo del relato.

Otro punto que debemos tener en cuenta es decidir cuál es el nivel de credibilidad del narrador a lo largo del relato. Es decir, si el espectador tendrá muchas dudas en la confianza con el narrador o si habrá pocas y su mentira se revelará en una sorpresa final.

Una vez determinado ese punto hay que sembrar el relato de pistas. Si queremos mantener la sorpresa final serán pistas muy sutiles, si queremos mostrar la desconfianza desde el inicio las pistas serán más evidentes. Pero para que el espectador pueda tener esa desconfianza hay que sembrarle la duda.

Si analizamos la película El sexto sentido vemos que el narrador parece confiable. No hay nada que nos haga dudar de ese psicólogo angustiado que quiere ayudar a un niño que ve muertos. Por eso tiene tanta fuerza la sorprendente revelación final. Él no nos mintió, al fin y al cabo no sabía que estaba muerto, pero el guionista de la historia tampoco sembró pistas para que el espectador lo supiese.

Como ejercicio puedes anota diez formas en que podrías demostrar o prefigurar que tu narrador sospechoso no es digno de que el espectador confíe en él. Y después usa esa  lista para configurar en tu guion la falta de fiabilidad de su narrador. Esas ideas serán las que te ayudarán a ocultar la información clave de tu historia.

Si quieres aprender el oficio de guionista te aconsejo que pruebes los cursos de guion de la Plataforma Guiones y guionistas. Te darán una formación integral para convertirte en guionista profesional. Hay cursos para escribir cortos, series, webseries, documentales…

Y con esto terminamos el podcast de hoy. Muchas gracias por estar al otro lado, por suscribíos a Guiones y guionistas, en Itunes, Ivoox y a la página de Facebook, por apuntaros a los cursos y por vuestras valoraciones con 5 estrellas en Itunes o vuestros Me gusta” en Ivoox. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. Hasta pronto.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas:

Share This