47. Cómo crear un reality show (parte 1)

guiones y guionistas

Guiones y guionistas

Y vamos con el tema de hoy: Reality show, telerrealidad, docushow, talent show, docuserie, reality game show, coaching… hay muchos términos -la mayoría anglosajones- para denominar el género de los realities o algunos de sus programas. En este podcast, que voy a hacer en dos partes, voy a intentar asentar las bases que configuran el género del reality show, definir las diferentes categorías y tipos de programas en que se subdivide, y explicar el trabajo de creación y guion que se realiza en ellos.

¿Qué es un reality show?

Si vamos a la definición literal, los reality shows son programas televisivos que convierten la realidad en espectáculo. Aunque podemos decir que casi todos los programas televisivos intentan hacer espectáculo con la realidad, noticiarios y telediarios incluidos, este tipo de programas da un paso más adelante y crea sus propias condiciones para que la realidad, aunque sea una “realidad desenfocada”, suceda ante las cámaras.

Los reality shows forman parte de lo que últimamente se conoce como la televisión “no escrita”, donde aunque se preparen las condiciones para que sucedan cosas, no se escriben los diálogos de lo que pasa, y los protagonistas no son actores, sino personas seleccionadas para comportarse como ellos mismos, no para interpretar.

Los reality shows precursores

Para ver los tipos y características de reality shows es muy útil echar una mirada atrás y analizar los realities precursores, programas que fueron aportando elementos nuevos y definiendo las diversas particularidades y categorías del género. Las primeras aproximaciones de la realidad a los espectáculos televisivos son el programa Candid Camera, que grababa bromas a anónimos en la calle por medio de cámaras ocultas, y Cops, una docuserie que seguía a distintos cuerpos de policía en su jornada de trabajo.

Pero los programas que realmente dieron el paso de grabar la intimidad de personas anónimas en su cotidianidad son An American Family (1973, USA) y The Family (1974, Reino Unido) que filmaron la vida de dos familias corrientes y emitieron como si de una serie de ficción se tratase. El equipo de producción de An American Family estuvo grabando a la familia Loud durante nueve meses, tiempo en el que el matrimonio se separó y el hijo se convirtió en el primer famoso que salía del armario oficialmente. Esta docuserie aportó al género del reality la grabación y el montaje estilo documental.

Os dejo un enlace de Youtube de la cabecera de la serie para que os hagáis una idea, aunque si os interesa podéis buscar más imágenes que algo hay aunque hayan pasado 45 años de su estreno.

An American Family

Los primeros programas donde se pudo ver la convivencia entre extraños fueron Nummer 28 (1991, Holanda) y The Real World (1992, USA). En Nummer 28 siete extraños, (estudiantes primerizos) se reunieron en una casa de estudiantes en Amsterdam, y sus vidas fueron seguidas por cámaras durante varios meses. Solo tuvo una temporada, pero al año siguiente la MTV juntó a siete jóvenes para vivir juntos en una residencia en una nueva ciudad. El formato de The Real World, donde persiste la convivencia entre extraños pero no hay ningún tipo de concurso, todavía pervive actualmente y va por su edición número 32.

En 1997 los suecos de la productora Strix produjeron la primera edición de Expedition Robinson, el formato que se conoció más adelante como Survivor. Además de introducir la supervivencia y dar inicio a los reality de aventuras, este formato aportó la competición. Los protagonistas se convierten en concursantes y se eliminan unos a otros hasta el ganador final. Este es un cambio fundamental porque dio inicio a los Reality Game, que después llevarían el formato de los reality shows a sus más altas cotas de audiencia.

En 1999 una pequeña cadena holandesa estrena Big Brother, que tomaba de Nummer 28 la convivencia de extraños y de Expedition Robinson la competición y aportaba algo nuevo al género: la emisión en directo y el poder del público, que con sus votos decide qué concursantes continúan en el concurso y cuáles son eliminados. Este formato fue una auténtica revolución, emitido en más de 70 países sigue teniendo éxito actualmente. En España, por ejemplo se han 17 ediciones con anónimos y 6 con famosos.

Todos conocéis la mecánica de Big Brother: durante unos tres meses un grupo de personas conviven en una casa, totalmente aisladas y con cámaras vigilándolas las 24 horas del día. Cada concursante debe ir superando una serie de expulsiones resultantes de los votos expresados por la audiencia. De este modo, a medida que los concursantes van siendo expulsados uno a uno, al final solo queda un ganador.

Las relaciones sentimentales emergieron en el mundo del reality con The Bachelor (2001, USA), donde un soltero millonario elegía novia entre varias pretendientes, y Temptation Island (2001, USA), programa en el que varias parejas ponían a prueba su fidelidad al ser tentados por varios y varias modelos.

Con Popstars (2000, Australia) el género se acercó a los clásicos programas de búsqueda de talento. En este programa semanal se dedicaban a documentar cada detalle del proceso de formación de una banda de chicas. Operación Triunfo (2001, España) dio una vuelta de tuerca introduciendo la figura de La Academia como lugar para el aprendizaje y la formación. Después la música dio paso a numerosas disciplinas artísticas como el baile, la actuación o el mundo de la pasarela.

Los docusoap en los que se practica el seguimiento a la vida de famosos se inauguraron con The Osbournes (2002, USA) basado en la controvertida familia del cantante de la banda de heavy metal Black Sabbath, Ozzy Osbourne. La trama de este éxito de la MTV inicia cuando los Osbournes deciden mudarse y compran una mansión en donde poco a poco, y a medida que pasan los capítulos, irán creciendo, siendo cobijo de los distintos y más peculiares amigos de sus hijos y de sus numerosos perros y cachorros.

Los programas de coaching muestran cómo profesionales ayudan a diversos participantes a mejorar diferentes aspectos de su vida como la dieta, las relaciones familiares, la economía doméstica, la educación de los hijos o la autoestima. El primer programa de este subgénero es Starting Over (2003, USA), en el que varias mujeres convivían en una casa mientras algunos coach y psicólogos les ayudaban a cambiar su vida.

Clasificación de los reality shows

Después de este acercamiento histórico al género del reality show vamos a ver una tipología de realities. El objetivo es que tengáis claro qué variedades podéis manejar por si se da el caso de que queréis crear uno de ellos y cuáles son sus características. Lo primero que hay que decidir es a cuál de las dos grandes familias pertenece, los Reality Game Shows o los Docusoaps, es decir, si vuestro programa tendrá competición o no.

Reality Game Show

Dentro de los Reality Game Show podríamos englobar a los programas de encierro y convivencia, los programas de aventura y supervivencia, programas de formación y búsqueda de talento y programas de búsqueda de pareja y relaciones sentimentales.

Comenzamos por los programas de encierro y convivencia, que son los formatos en que los concursantes -normalmente desconocidos entre sí- se relacionan viviendo juntos y encerrados, ya sea en una casa, una granja, un autobús o una estación espacial. El reto varía según sean quienes lo protagonicen y la relación entre ellos, el lugar donde se produzca el encierro y las condiciones que tengan a lo largo del programa. La combinación de estos elementos es lo que hace que la convivencia sea especial y los conflictos diferentes de un programa a otro.

Las condiciones del encierro pueden llegar hasta donde llegue nuestra imaginación, como demostró The Colony (Discovery Channel, USA, 2009), que propuso una situación apocalíptica. A lo largo de diez semanas, diez voluntarios tenían que sobrevivir a un mundo que ha sufrido una catástrofe global, y cuya sociedad tenían que reconstruir desde cero. Los participantes estaban encerrados en un enorme almacén en Los Ángeles sin agua ni electricidad, y en el exterior hay actores que interpretaban a bandas de saqueadores y a otros supervivientes de los que los voluntarios no sabían si podían fiarse. No había nominaciones y los participantes debían sobrevivir en un escenario lo más realista posible.

Los programas de aventura y supervivencia plantean a los participantes la lucha del hombre contra la naturaleza por sobrevivir. A lo largo de su grabación los participantes deben seguir los pasos de Robinson Crusoe y, dependiendo de las características originales de cada programa, construir un refugio, hacer fuego y buscarse el alimento, agua y necesidades básicas para subsistir.

Aunque no siempre es necesario recorrer miles de kilómetros para encontrar un lugar inhóspito para subsistir, como demuestra Paradise Lost (TV2, Noruega, 2005). Catorce concursantes se dividen en dos equipos de siete y son abandonados en el vertedero de una gran ciudad. Allí, perdidos entre montones de basura, deben “buscarse la vida” y construir una “pequeña ciudad” a partir de los desechos de la sociedad. Una supervivencia más acorde a los retos que tienen que vivir millones de personas en la actualidad que las viejas aventuras de Robinson Crusoe en paraísos vírgenes.

En los programas de formación y búsqueda de talento, también conocidos como Talent Show, los concursantes compiten demostrando sus habilidades artísticas. Hay programas de todas las disciplinas: canción, actuación, baile, circo, patinaje, diseño de moda, modelos, directores de cine… y algunos tienen también una escuela o academia donde nos muestran el aprendizaje y superación de los participantes. Al final son eliminados en función de su habilidad, juzgada por jueces o bien por el voto de los espectadores.

Sobre el mundo de la moda en España se han realizado tres ediciones de Supermodelo, dos femeninas y una mixta, pero sobre el mismo tema se ha experimentado más en otros países. Britain’s Missing Top Model (BBC3, Reino Unido, 2008) es un reality show que cuestiona los parámetros de belleza impuestos en la actualidad y busca cambiar la percepción del público sobre el mundo de la moda. Bellas jóvenes sin brazos ni piernas y otras en sillas de ruedas fueron las protagonistas de este programa que quería que las mujeres con discapacidad dejasen de ser invisibles para la industria de la moda. Las concursantes aprendieron a posar para distintas producciones fotográficas y desfilar en la pasarela, y la ganadora fue protagonista de un reportaje en una de las revistas de moda más importante de Gran Bretaña.

Los clásicos concursos de búsqueda de pareja o Dating Show se vuelven más complejos al introducir la convivencia dentro de su mecánica. Por medio de citas, los concursantes conocen a diversos aspirantes y eligen entre ellos y ellas a su media naranja. Aunque las combinaciones se multiplican si en el reto inicial se introducen elementos como el cambio de género, las diferencias sociales y culturales entre aspirantes, la ambigüedad y distintas opciones sexuales, la introducción de familiares en la elección de la pareja…

¿Las mujeres se enamoran de un físico o de una personalidad? A esta pregunta intentaba contestar Mr. Personality (FOX, USA, 2003), un programa presentado por Monica Lewisky en el que una mujer seleccionaba su pareja entre un grupo de hombres que tenían sus caras cubiertas con máscaras. Solo la audiencia podía ver sus rostros, y ella iba eliminando a sus aspirantes poco a poco hasta quedarse con uno y descubrir entonces su rostro.

Docuseries y programas de seguimiento

Y la otra familia de reality shows donde no existe la competición son las docuseries o docusoap, vamos a ver los dos tipos de programas de esta tipología.

El motivo por el que muchas personas se presentan a un reality show es que quieren un cambio en su vida y para ello están dispuestos a transformar algo de sí mismos, ya sea su personalidad, sus hábitos o su forma de relacionarse con su entorno. Los programas de cambio de vida y coaching proporcionan a sus participantes el contacto con profesionales que les ayudan a realizar el cambio. El espectador, sin embargo, los percibe como un programa de autoayuda, ya que escucha consejos que puede aplicar después a su vida personal.

Los programas de coaching suelen desarrollarse en el entorno del participante, y son los especialistas del programa los que se desplazan a sus casas para ayudarles a cambiar los malos hábitos de sus hijos, sus dietas o su relación de pareja. También existen los programas que proponen un cambio de aires radical y trasladan a sus protagonistas a lugares inhóspitos, totalmente alejados de su ambiente natural, donde puedan aislarse de los componentes sociales que les influyen y ahondar más en sí mismos y sus problemas.

Y por último comentaros los programas de seguimiento y docusoap, que se pueden realizar tanto con anónimos como con famosos. La vida de los famosos siempre ha sido fuente de interés para la audiencia televisiva y con algunos reality show se han saltado todas las barreras de la privacidad. Los mismos celebrities abren las puertas de sus casas y nos muestran sus rutinas, pero no como en un simple reportaje, sino adentrándonos en su cotidianidad y permitiéndonos vivirla con ellos.

Los programas de seguimiento a la vida de famosos también sirven para mostrar a sus seguidores aspectos menos conocidos de sus ídolos. Por ejemplo no todos los fans del actor Steven Seagal sabían que durante los últimos 20 años, ha trabajado de forma regular con la oficina de la policía local de Parish, Louisiana, localidad donde reside. En el programa Steven Seagal: Lawman, (USA, 2009) la audiencia puede seguir a Seagal en sus funciones como ayudante del sherrif, cuyas tareas incluyen patrullar la ciudad, aleccionar a nuevos oficiales en el uso de armas de fuego y técnicas de combate cuerpo a cuerpo, además de colaborar con la fuerza de élite policial SWAT.

Y con esto terminamos el podcast de hoy, donde hemos visto qué son los reality shows y cuáles son los diferentes tipos. En el próximo podcast veremos qué hay que hacer para crear uno . Muchas gracias por estar al otro lado y por suscribíos a Guiones y guionistas, tanto a los cursos de guion como al podcast en Itunes e Ivoox y a la página de Facebook,  y por vuestras valoraciones con 5 estrellas en Itunes y “Me gusta” en Ivoox. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. Hasta pronto.

Etiquetas:

Share This