49. Cómo evitar los errores de guionista novato

Como vengo explicando en el podcast, escribir el guion de un largometraje o una serie es un proceso complejo, con varias etapas que se suelen alargar durante mucho tiempo. En todo este proceso es muy fácil cometer errores y es cuando se llega a la última fase y el guion está terminado cuando esos errores salen todos a flote. Algunos de estos errores son más fáciles de detectar que otros y se ven a simple vista. Pero, en cualquier caso, todos los errores demuestran falta de experiencia o profesionalidad en el autor del guion.

errores guionista novato - guiones y guionistas

Guiones y guionistas

En el podcast de hoy vamos a analizar los errores más comunes que cometen los principiantes, y no tan principiantes, en sus guiones. Para ello vamos a dividir el tipo de equivocaciones en tres categorías diferentes: los errores de formato, los errores de estilo y los errores de contenido. Muchos de estos fallos denotan inexperiencia, otros ignorancia y muchos son fruto de la desidia o la falta de atención. Veamos los más recurrentes…

  1. Errores de formato.

Los fallos de formato son los más fáciles de detectar porque se ven a simple vista. Errores de maquetación, diseño, tipo de letra son equivocaciones que los analistas y profesionales que están acostumbrados a leer cientos de guiones ven a la primera de cambio. Hice un podcast especial que trataba del formato estándar de guion en la industria audiovisual, los que no lo hayáis escuchado podéis hacerlo en el link que os adjunto.

Podcast formato estándar de guion

Y entre todos los errores de formato que se pueden cometer, vamos a recordar los más comunes.

Que la maquetación no sea la correcta.

Como expliqué en el podcast sobre formato, existe una convención que explica la distancia de los márgenes a la que comienzan y terminan los diferentes elementos del guion: las descripciones, los personajes, el diálogo y las anotaciones. Esto configura visualmente los guiones y si las distancias no son correctas saltará a la vista de los profesionales indicando la primera señal de que el autor es aficionado o principiante.

Si el guion no está escrito en un software específico para guiones sino en un procesador de textos como el Microsoft Word o Pages es más fácil incurrir en errores de márgenes y maquetado. Actualmente existen varios programas gratuitos y de pago de escritura de guion que facilitan mucho la escritura porque maquetan los textos de la forma estándar de la industria. Recurrir a ellos, además de ahorrar tiempo, es la mejor forma de asegurarte que tienes el formato correcto.

Que la fuente tipográfica no sea estándar.

La tipografía utilizada en los guiones es Courier o Courier New y el tamaño 12 pto. Cualquier otra tipografía resultará extraña a los ojos de un lector experto. Puede resultar un poco caprichoso para las personas fuera del sector, pero es un hecho que no se puede cuestionar. Si escribes un guion con otra tipografía inevitablemente piensas que ese guionista no conoce las reglas del juego.

Que el encabezado sea confuso.

En el encabezado de la escena se debe escribir tan solo la ubicación, si es exterior o interior, la referencia temporal y si tiene alguna relación con la escena anterior. Si se añaden más elementos puede expresar confusión. Del mismo modo tenemos que tener claro que hay que crear una escena nueva para cada nueva ubicación.

Que haya exceso de transiciones o acotaciones.

Las transiciones entre escenas como CORTE A o ENCADENADO A se colocan muy esporádicamente y si no se pone nada se sobreentiende que es un CORTE A. También es un error escribir paréntesis antes del diálogo en cada página explicando la emoción o cómo se debe decir la línea. Tanto las transiciones como las acotaciones a los diálogos hay que usarlas con mucho cuidado e intención para no parecer novatos.

Que haya faltas de ortografía.

Es muy importante repasar la ortografía y la gramática de nuestro guion antes de hacerlo público. Si vuestro software de guion no tiene incorporado un corrector ortográfico podéis copiar todo el guion y pegarlo en un procesador de texto que tenga corrector para así poder revisarlo. Las faltas de ortografía dan mala imagen y muestran desinterés por parte del autor del guion. Si no se molesta ni en corregir las faltas, ¿qué pasará con el contenido del guion?

  1. Errores de estilo.

Los fallos de estilo son los siguientes en detectarse después de los errores de formato. No se ven a simple vista pero con una lectura mínima se pueden encontrar y solo se corrigen si se tiene la suficiente experiencia para saber cómo hacerlo.

Anotar indicaciones técnicas.

Un clásico de los principiantes, intentar poner los tipo de planos o movimientos de cámara en el guion. Pero siempre están fuera de lugar, incluso cuando el guionista será también el director. Además de entorpecer la lectura, su ejecución a la hora de rodar la película depende de varios factores como las posibilidades que ofrece la localización, el presupuesto o la opinión del director de fotografía.

Presentar mal los personajes.

La primera vez que aparece un personaje en la descripción de un guion tiene que estar escrito en MAYÚSCULAS. Pero solo la primera vez, ponerlo siempre que aparece o le mencionan pierde la función de mostrar cuándo hay un personaje nuevo. También hay que incluir la edad, aunque sea aproximada, y aportar tres o cuatro adjetivos calificativos fáciles de recordar. No se deben presentar tres personajes en un párrafo, cada uno debería tener preferiblemente su propio párrafo.

Describir en exceso.

El aspecto visual de una película es decidido por el departamento de arte junto con dirección en la fase de preproducción. Hacer grandes descripciones en un guion sobre los decorados, la ropa y el atrezzo además de entorpecer la lectura no es útil, pues el resultado final no dependerá del guionista. Es mejor describir la atmósfera que debe tener una escena y que sean después los encargados del diseño quienes decidan cómo lograrlo.

Describir lo que no se ve.

Cuando una persona empieza a escribir guiones una de las primeras leyes que aprende es que solo se escribe lo que se ve y se escucha. Eso implica no escribir en la descripción lo que los personajes están pensando o están a punto de discutir en un diálogo, ni tampoco contar la historia de fondo que el espectador no puede ver. También un recurso redundante es utilizar la Voz en Off para expresar cosas que puedas contar a través de la acción y el diálogo.

Otro detalle que demuestra inexperiencia es que la descripción esté escrita en tiempo pasado en lugar de tiempo presente y que no se use la forma activa del verbo. Por ejemplo, hay que escribir “Manuel conduce” en lugar de “Manuel está conduciendo”. Es mejor evitar el gerundio.

Usar canciones específicas de artistas conocidos

Como expliqué en el podcast sobre la música en los guiones, si un personaje escucha un determinado tipo de música no está de más ponerlo en el guion, pero otra cosa muy distinta es especificar una canción concreta. Si se hace, hay que ser consciente de que la canción elegida puede no ser del gusto del director. O mucho peor, que cuando el productor compruebe lo que hay que pagar por los derechos se le vaya totalmente del presupuesto. Por lo tanto, si no se tienen los derechos de alguna canción, mejor abstenerse a ponerla en un guion.

Escribir diálogos expositivos y muletillas conversacionales.

Los diálogos expositivos se usan para describir a los personajes o transmitir información que ya conocen, es decir, para que hablen de sí mismos. Son los típicos diálogos en que nos cuentan sus aficiones, sus rutinas, anécdotas de su pasado y expectativas futuras pero que muchas veces se dicen sin venir a cuento. Estos diálogos no suelen ser muy útiles porque no ayudan a que la historia avance y lastran la lectura del guion.

Otro detalle que desenmascara a los dialoguistas principiantes es que suelen comenzar todas las conversaciones con “hola” o “cómo estás” y terminar las escenas con “adiós, buenas noches o hablamos más tarde”. Y también siembran el diálogo de detalles de conversación como “gracias”, “por favor”, “bienvenido”…

  1. Errores de contenido.

Los fallos de contenido son los más difíciles de detectar porque hay que leer bien el guion y analizar su argumento. Pero cualquier guion antes de producirse va a pasar muchos filtros, y tarde o temprano los analistas de guion o los directores verán las deficiencias de la historia. Por cierto, si hay alguien que todavía no sepa lo que hace un analista de guion que se escuche el podcast que hice para contarlo.

Podcast análisis de guion

Escenas pobres.

Uno de los fallos más comunes suele ser que las escenas carecen de fuerza, que no tienen ni conflicto ni tensión. Si tenemos la sensación de que si suprimimos una escena el guion no va a notar su falta es que hay que reescribirla o sacarla. Otro de los errores habituales consiste en no atribuirle un objetivo emocional a las escenas, es decir, que no solo tengan un objetivo narrativo en la trama, sino también emocional.

Ausencia de mensaje o tema.

La falta de un tema o mensaje en una película puede provocar que a tu historia le falte alma, trascendencia, profundidad…  Cuando un guion habla de algún tema y transmite un mensaje eleva su valor. La identidad, la injusticia, la pérdida… no importa qué tema decidamos pero tenemos que hacer que la historia y nuestros personajes hablen de él.

Un primer acto que no cumple sus funciones.

Todo primer acto de una película o capítulo de una serie debe presentar los personajes, sus motivaciones y objetivos, el universo de la historia, dónde y cuándo sucede y definir su tono. Si este primer acto no cumple sus funciones a medida que se desarrollen las tramas surgirán fallos de guion, confusiones o habrá que justificar cosas que se podrían haber solucionado planteando correctamente el acto inicial.

Un género indefinido.

Si el guionista no tiene claro a qué género pertenece su historia o no se decanta por uno la película se resiente. Cada narración plantea unas reglas de género que debe mantener a lo largo del relato si no quiere que el espectador se sienta engañado por la pérdida de coherencia. Se pueden combinar varios géneros, pero entonces se debe plantear desde el inicio esta mezcla y no que el género cambie a mitad de la narración.

Tramas secundarias incompletas.

A veces los guionistas se centran tanto en la trama principal que dejan de lado las tramas secundarias. Esto genera unas subtramas que se abandonan durante muchas páginas para emerger al final y otras que no se resuelven ni se conectan con el argumento principal. Para que una historia funcione las subtramas deben ayudar a contar la historia principal sin que parezcan añadidos, sino parte de la misma.

Un final insatisfactorio.

El final de la película es con lo que se queda el espectador, por lo que debe cumplir con las expectativas creadas a lo largo del primer y segundo acto. Por eso es recomendable tener claro cómo acabar tu historia antes de empezar a escribirla. Hay guionistas noveles que se lanzan a escribir sin saber cómo acabar el guion y cuando llega el momento de escribirlo no está lo suficientemente justificado.

Para resumir el podcast de hoy, debes revisar el formato, estilo y contenido de tu guion una y mil veces y reescribirlo hasta que estés totalmente convencido, antes de moverlo por productoras o concursos. Como has podido comprobar son muchas las oportunidades para demostrar que tu guion no está preparado y si consigues que llegue a las manos adecuadas no deberías desaprovechar la ocasión por no haberlo trabajado lo suficiente.

Si quieres aprender el oficio de guionista te aconsejo que pruebes los cursos de guion de la Plataforma Guiones y guionistas. Te darán una formación integral para convertirte en guionista profesional. Hay cursos para escribir cortos, series, webseries, documentales…

Y con esto terminamos el podcast de hoy, donde hemos visto los principales errores que comenten los guionistas novatos. Muchas gracias por estar al otro lado y por suscribíos a Guiones y guionistas, tanto a los cursos de guion como al podcast en Itunes e Ivoox. Ya puestos si queréis echarme una mano para compartir este podcast podéis valorarlo con 5 estrellas en Itunes y hacer una reseña y dar un “Me gusta” en Ivoox. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. Hasta pronto.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas:

Share This