53. Cómo escribir el tratamiento de un guion

guiones y guionistas

Guiones y guionistas

Hoy los que estáis suscritos a la plataforma Guiones y guionistas podéis disfrutar de una nueva clase del curso de Guion de Cortometraje. Es el momento de trabajar sobre los personajes de vuestro corto. Vamos a ver cuál es la función que cumple cada uno en la historia y crear sus perfiles. Vais a ver qué interesante y práctico.

Continuamos con los elementos básicos de la técnica de guion que todo guionista debe conocer. Ya vimos cómo crear el logline, el tagline, el storyline, la sinopsis y la escaleta…. hoy le toca el turno al último eslabón antes de escribir el guion: el tratamiento.

Qué es un tratamiento

Un tratamiento, ya sea de una película o de una serie, es una narración de la historia contada al completo, con todos los detalles, personajes y localizaciones. Se escribe en prosa, en presente y sin incluir los diálogos. Su forma es similar a la de un relato corto. Se describen los personajes y la acción, usualmente secuencia por secuencia, tal y como aparecerá después en la película.

Como un tratamiento es el último paso del desarrollo de una idea antes de convertirse en guion, su objetivo es mostrar la historia completa, la estructura del relato, y revelar a los protagonistas, personajes secundarios, sus personalidades, las relaciones entre ellos y cómo cambian a lo largo de la historia que estamos contando.

La extensión de un tratamiento es bastante variable porque no existe un formato estándar como sí lo existe de guion. Suele tener una extensión de 1/3 de las páginas que contiene un guion, es decir que el tratamiento de una película puede extenderse entre 30 o 40 páginas. Existen tratamientos más largos, pero solo como herramienta de trabajo del guionista, cuando se van a mostrar a productores y concursos se suelen reducir. Incluso en el mercado de Hollywood trabajan con tratamientos de 10 o 12 páginas enfocados a la venta de la historia.

Hay que diferenciar un tratamiento y una sinopsis. Una sinopsis es un relato sencillo de la trama y los aspectos más destacados del guion. Un tratamiento es mucho más amplio y debe incluir mucha más información, así como debe ser mucho más entretenido de leer. Para que os hagáis una idea os pongo en las notas del programa el enlace a una web para ver tratamientos de películas. Algunos de los enlaces están caducados, pero otros funcionan y os podrán ser de ayuda.

http://www.simplyscripts.com/treatments.html

Y por si no queréis buscar tanto os pongo el enlace del tratamiento de la película La máscara del Zorro.

Tratamiento de La máscara del Zorro

Para qué sirve un tratamiento

Los tratamientos tienen dos funciones principalmente: como herramienta de desarrollo de la historia y como documento de venta.

Para desarrollar la historia.

El tratamiento sirve al guionista para ampliar el trabajo hecho con la sinopsis y la escaleta y desarrollar la historia en una secuencia de escenas. Escribir un tratamiento te obliga a pensar de nuevo en la historia que estás contando y estructurarla en secuencias. Al repensar la historia, el guionista puede definir claramente el punto de vista de la historia y aportar la temporalidad definitiva. En fases anteriores se trabaja muchas veces la historia de forma cronológica, y es en el tratamiento cuando se incorporan las elipsis y se concretan los saltos temporales como flashbacks o flashforwards.

Al escribir el tratamiento, el guionista también se debe enfrentar a pensar qué pasa en cada escena, dónde se produce, quiénes son los personajes que participan, cómo puede empezar o terminar… son preguntas que después volverá a hacerse cuando desarrolle las escenas, pero al hacérselas en esta fase previa es más sencillo hacer cambios en la historia que cuando estén escribiéndose los diálogos. Hay autores como David Mamet que aseguran estar meses y meses trabajándose el tratamiento hasta el mínimo detalle, y después escribir el guion le lleva tan solo unos días.

Para vender la historia

Además de contener la historia al completo, por su carácter literario el tratamiento resulta más fácil de leer que un guion para aquellos que no están acostumbrados a hacerlo. Por esos los productores lo prefieren a la hora de mover el proyecto que una escaleta, pese a que ésta evoque de forma más fiable lo que va a ser la película una vez rodada. El tratamiento también suele ser un requisito en los concursos y subvenciones para proyectos audiovisuales, tanto en los de desarrollo de guion como en los que se busca financiación para la película.

Pero el tratamiento también es una herramienta peligrosa porque muchos productores no saben entenderlo bien. El lector de un tratamiento tiene que reflexionar y visualizar la película pero ser consciente a su vez de su naturaleza. Además muchas veces te dirán que es un documento incompleto… porque realmente es así, en la fase de escribir el guion se modificará, surgirán escenas nuevas y alguna se eliminará. Aunque sirva para la venta no deja de ser un material de trabajo. Un tratamiento tiene ideas que después se desarrollarán en el guion y otras que no llevarán a ningún sitio. Eso forma parte del proceso creativo.

Cómo escribir un tratamiento

Proceso

Para escribir un tratamiento el método más directo es partir de una escaleta y desarrollar cada frase en un párrafo, que equivaldría a una secuencia. A partir de la frase se decide qué va a pasar en esa secuencia, dónde sucede y quiénes son los protagonistas. Hay que intentar visualizar el desarrollo de esa secuencia, pensar cómo empieza y cómo va a terminar.

Pero la escaleta no es un dogma de fe. Al ir escribiendo el tratamiento hay que replantearse la estructura y reordenar la sucesión de escenas. Si definimos dónde pasa cada secuencia y quiénes participan, un productor se podrá hacerse una idea del número de localizaciones y personajes que va a tener la película solo con el tratamiento.

Vamos a ver un ejemplo, el inicio del cortometraje Kismet Diner. Os dejo el enlace de Youtube para los que queráis verlo:

Corto: Kismet Diner

Escaleta

  1. Exterior de una cafetería de noche. Una voz habla de la búsqueda del amor.
  2. Dentro de la cafetería, Laura sirve mesas y canta.

Tratamiento

Kismet Diner es una cafetería callejera de estilo años 50 en el medio de una gran ciudad. Sus carteles de neón resaltan en la noche. Una voz nos dice que todos queremos enamorarnos.

Laura trabaja en Kismet Diner de camarera, pero sueña con convertirse en cantante. Su jefe tiene un karaoke para que Laura cante a sus clientes. Todos los clientes disfrutan de las canciones de amor que Laura compone y canta.

Encabezados

Existe una variante del tratamiento conocida como el tratamiento secuenciado que agrega el encabezado de cada escena antes de cada párrafo. Es un paso más antes del guion que obliga a decidir la localización de cada escena y ponerlo en el encabezado. Aunque más que cada escena sería cada secuencia, es decir cada conjunto de escenas con una unidad dramática. Una secuencia tiene su propia estructura, con inicio, desarrollo y desenlace, y puede contener una o más escenas con un nexo común que las une entre sí. En el tratamiento es más acertado hablar de secuencias que después se podrán dividir en varias escenas cuando se escriba el guion.

Otra opción, que aunque no sea común también hay guionistas que utilizan, es escribir encabezados que sean un titular del contenido de la escena, algo así como el título de un capítulo en una novela. Esta versión te permite saber qué pasa en cada escena en un simple vistazo, pudiendo tener una visión más global de la obra y del ritmo de la narración. También es una ayuda para los típicos ejecutivos a los que les cae en mano tu tratamiento y no tienen mucho tiempo de lecturas. Pueden leerlo por encima y saber de qué va la historia.

Os dejo un enlace de un tratamiento de la película Sinbad que tiene encabezados de contenido para que os hagáis una idea de cómo funciona este método.

Tratamiento de Sinbad

Diálogos

En el tratamiento no se escriben diálogos. Si hay alguna frase que sea imprescindible incluir para que se entienda la historia se debe escribir en estilo indirecto. También se puede indicar de qué hablan los personajes… “Él quiere que ella haga esto, pero ella se niega”, por ejemplo, pero en lugar de diálogo mejor crear el subtexto de lo que realmente se quiere decir. Es recomendable economizar en el uso del “dice”, “pregunta”, “contesta”, etc. El tratamiento da una idea de la estructura de la película, de la construcción de personajes, de cómo funciona la trama. Los diálogos son un trabajo aparte.

Siempre hay excepciones, como el larguísimo tratamiento para Avatar que escribió James Cameron. Cameron incluyó algunos diálogos por eso lo llamó “scriptment”, una palabra inventada por él mezcla de “script” y “treatment”. Si queréis echar una ojeada os paso el enlace para que lo veáis.

scriptment de Avatar

Estilo

El tratamiento se escribe en prosa y en presente de indicativo. Se formatea en párrafos, como una novela, en lugar de utilizar el formato de un guion real. No se utiliza sangría en la primera línea de cada párrafo, se alinea el texto y justifica. Al final de cada párrafo, se deja un espacio extra y debe estar escrito con interlineado sencillo.

Se utiliza una prosa amena centrada en contar la historia, no en detallar las acciones y conversaciones de manera visual, porque eso es la tarea de guion, no del tratamiento. Debe tener un estilo conciso, vivo y evocador; que utilice verbos y evite cadenas de adjetivos, metáforas floridas, lenguaje abstracto y partes de exposición pesadas.

No hay un estilo de escritura estándar. Algunos guionistas prefieren ser más sobrios y escriben documentos que en realidad se leen como guiones sin dialogar. Otros son más literarios y se pierden en adornos estilísticos que si bien tienen pocas posibilidades de llegar a formar parte del guion, pueden hacer que la lectura del tratamiento resulte más atractiva.

Y por último, es recomendable hacer una serie de borradores de tu tratamiento. En cada reescritura hay que cortar los detalles innecesarios y hacer la historia tan viva y atractiva como te sea posible. En los tratamientos menos suele ser más.

Y con esto terminamos el podcast de hoy en el que hemos visto cómo crear un tratamiento. Muchas gracias por acompañarnos y por vuestras valoraciones de 5 estrellas y reseñas en Itunes y “Me gusta” en Ivoox. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas. Hasta pronto.

Etiquetas:

Share This