72. 15 buenas razones para escribir cortometrajes

Pensando en escribir cortometrajes, la semana pasada os propuse crear un Club de Lectura de Guiones. Comenzamos viendo un guion de mis inicios como guionista, Mi garganta Profunda, que os pedí comentaseis. Pero lo más importante es que me enviéis vuestros propios guiones para que los veamos en las futuras sesiones del club. Ya sabéis, máximo 10 páginas.

escribir cortometrajes - guiones y guionistas

Guiones y guionistas

Y si no tenéis ninguno escrito es una gran oportunidad para que os lancéis a escribir uno. Los cortometrajes siempre se han considerado como un escalón que deben pasar los guionistas antes de escribir un largometraje. Un buen campo de aprendizaje para empezar a contar historias, crear secuencias, desarrollar personajes, escribir diálogos… Pero los cortometrajes son algo más. ¿Por qué los guionistas profesionales deben escribir cortometrajes?

Hoy voy a daros 15 razones para escribir cortometrajes, estéis empezando en el mundo del guion o seáis ya profesionales. Pero, por si queréis una más, os hago una oferta durante una semana: los que se suscriban a los cursos de Guiones y guionistas van a tener el planner de guion de regalo. No desaprovechéis esta ocasión. Hay un curso entero de cómo hacer un guion de cortometraje. Diez clases que os llevarán de la mano en su escritura. Y podréis poner en el planner todos vuestros avances. Se complementan. Y la oferta va a durar solo una semana.

Los que ya estáis suscritos tenéis hoy una clase más del curso de Estructuras Narrativas. Vamos a ver la estructura coral. Ya sabéis, esas películas en el que se presentan varias historias y personajes que son independientes entre sí pero que tienen una conexión en algún punto de la película. Veremos los tipos de estructuras corales que hay y cómo utilizarlas en nuestros guiones.

Buenas razones para escribir cortometrajes

En las clases de guion que imparto en diversas escuelas los alumnos acaban siempre escribiendo un cortometraje. Ya se sabe que la mejor manera de aprender a escribir guiones es escribiendo guiones. Y los cortometrajes son ideales para aprender. Pero no solo para el proceso de aprendizaje sino son mucho más. Hoy voy desvelaros las razones por las que cuando acabe de grabar este podcast me voy a sentar a escribir cortometrajes.

1. Son más sencillos de terminar.

Como su nombre indica, los cortometrajes son cortos, por lo que es sencillo terminarlos. Tal vez incluso se pueden escribir varios en un período bastante corto de tiempo. Y terminar proyectos de escritura aumenta nuestra confianza y proporciona impulso e inspiración para el próximo proyecto.

Uno de los lastres de muchos guionistas son los proyectos sin terminar que guardan en el disco duro de su ordenador… o ahora en la nube. Son proyectos fallidos en los que en algún momento el guionista sufre un bloqueo y deja congelados. No sabe como avanzar, se atasca y pierde la motivación. Al final estos intentos generan frustración y la sensación de que no se ha sabido terminar el proyecto. Y con esa frustración cuesta empezar un proyecto nuevo.

2. Son objetivos más fáciles de cumplir.

Uno de los trucos que nos ayudan a terminar un guion es encontrarle un objetivo externo además de la propia finalización. Puede ser enviar el guion a un concurso, o enviárselo a un productor para que vea mi trabajo, o rodar la película con unos amigos, o simplemente aprender a escribir guiones. Este objetivo nos da una motivación extra a la hora de terminar el guion y, en el caso de los guiones de cortometrajes, es más fácil de cumplir que en el de los largometrajes.

3. Te ayudan a encontrar tu voz.

Uno de los caminos que recorre un guionista a lo largo de su carrera es la búsqueda de su propia voz como autor. Y este proceso de búsqueda no se realiza con un único guion por muy largo que sea. Escribir cortometrajes te permite probar diferentes temas, historias, tonos, estructuras… en definitiva, buscar y encontrar tu estilo como guionista.

4. Son más sencillos de leer.

Es mucho más probable que los directores, productores y otras personas que deseen leer tu trabajo lo hagan si solo tienen que invertir diez minutos en lugar de dos horas. Ya sé que si les gusta, no van a pagarte por el guion del cortometraje y que puedas vivir de ello. Pero si les gusta tu guion corto es más probable que lean después tu guion de largometraje. Y sobre todo, que lo lean con una mentalidad mucho más positiva.

5. Son más fáciles de producir.

Como es obvio, un cortometraje necesita mucho menos presupuesto para ser realizado que uno largo. No hay que olvidarse que el objetivo último de un guion es que se convierta en una obra audiovisual. Si consigues sacar adelante el proyecto y se proyecta en festivales o simplemente se sube a Youtube, vas a aprender mucho en el proceso. Ver a actores reales interpretando tus diálogos te va a hacer mejor guionista. Independientemente del recorrido que puede tener el cortometraje y las puertas que pueda abrir si gana premios o tiene mucha visibilidad.

6. Sirven como entrenamiento de metas más grandes.

Los grandes escaladores no suben al Himalaya todos los días. Entrenan en montañas más pequeñas y se preparan para cuando tiene que enfrentarse a un gran reto. Desarrollan músculos, resistencia y técnica. Escribir cortometrajes puede ser tu entrenamiento si quieres escribir series o largometrajes. Gracias a los guiones cortos puedes probar, aprender y dominar la técnica del guionista. Recuerda, lo importante es practicar, y los cortometrajes ofrecen un formato asequible y abarcable. Como dije antes, a escribir se aprende escribiendo.

7. Sirven como portfolio y curriculum vitae.

Si escribes varios guiones de cortometraje puedes crearte un portfolio para mostrar después a productores. Puedes escribir guiones que sean de géneros diferentes para mostrar de forma personalizada dependiendo de quien sea su receptor. Si consigues que algunos de ellos se rueden puedes crear un showreel que muestre las mejores imágenes de tus trabajos. Y pueden convertirse en una buena tarjeta de visita.

Y sino, que se lo digan al uruguayo Fede Álvarez, que realizó un corto por 300 $, lo subió a Youtube y acabó firmando un contrato millonario en Hollywood. Como contó el autor: “Lo puse un jueves online y el viernes empecé a recibir mails de managers de Hollywood. Para el lunes, la casilla estaba saturada: Dreamworks, Warner, Fox, Sony… todos los estudios grandes, todos los agentes importantes”.

8. Te obligan a ser concreto.

Escribir cortometrajes te obliga a ser concreto y economizar con el diálogo, la acción y la creación de personajes. La limitación temporal no te restringe tanto como te enfoca, te obliga a ir al grano, a hacer que cada palabra cuente. Y también hay que tener en cuenta que el valor de la producción también suele estar muy reducido, lo que significa que tienes que hacer que los personajes, el diálogo, el drama o la comedia sean convincentes, en lugar de preocuparte por el espectáculo.

Y también aprendes a ir al grano porque cuando la gente se sienta a ver un corto, su actitud es, básicamente, impaciente. No quieren que el guionista y el director se anden por las ramas porque saben que esto dura poco y el tiempo es limitado. Hay que encarrilar la historia cuanto antes, enganchar al espectador y no soltarlo hasta el final.

9. Aprendes a contar un solo concepto.

En un cortometraje no debería haber más de un concepto principal. Hay que centrarse en explicar una sola cosa y hacerlo lo mejor que sepamos. Eso sí, tenemos que exprimir ese concepto al máximo y que vaya subiendo en intensidad hasta el clímax final. Ese será el gran momento donde se resuelva todo. Si intentamos contar varias ideas o conceptos lo más probable es que no contemos ninguno bien.

10. Ayudan a practicar los principios y finales.

Un cortometraje carece de segundo acto. Por cuestiones de espacio la historia se articula entre el planteamiento y el desenlace. Por eso escribir cortometrajes ayuda a desarrollar la habilidad para contar una historia a partir de principios y finales. Si consigues dominar el primer y tercer acto después te será más fácil encarar escrituras más largas. La clave es focalizar dramáticamente todo lo que escribas.

11. Aprendes a trabajar con estereotipos.

En una narración corta no hay tiempo para grandes desarrollos de personajes, por lo que aprendes a trabajar con estereotipos. Debes presentar a tus personajes con rapidez y eficacia. Los tópicos te ayudan a avanzar, a llegar en poco tiempo a escenas o momentos mucho más originales donde puedas desarrollar el tema de tu historia. Alfred Hitchcock dijo: “A veces es mejor partir del tópico que llegar a él”. Y esa es la clave, podemos partir del tópico pero tenemos que intentar no acabar en él.

12. Tienen más libertad que un largo.

Como tienen menos presupuesto y hay menos riesgo, los cortometrajes te permiten más libertad que un largometraje. Y gracias a ello se convierten en un buen banco de pruebas: puedes usarlos para probar ideas, estructuras, personajes… y gracias a estos experimentos asentar estrategias narrativas que después podrás implementar en largometrajes o series.

Los monologuistas prueban sus chistes en bares pequeños y sesiones de Open Mic antes de incorporarlos a su repertorio. Los cortometrajes también pueden servir para probar la efectividad humorística de chistes y situaciones. O también para probar técnicas de animación. Los cortos te permiten escribir historias imaginativas, sin límites, y después realizarlas en animación sin arruinarse.

13. El arte de las narraciones pequeñas.

Autores como Borjes, Edgar Allan Poe u Horacio Quiroga han convertido el relato corto en un género mayor. Y es que el tamaño no tiene por qué estar reñido con las capacidades narrativas y literarias. Los cortometrajes te permiten narrar cosas sencillas y son la forma más eficaz de convertir una anécdota en una película. Si tienes la necesidad de contar algo un cortometraje te permite hacerlo de forma rápida.

14. Los cortometrajes son más fáciles de difundir por internet.

Actualmente consumimos más videos e imagen que nunca. Gracias a internet y las redes sociales se han impuesto los videos cortos que son más fáciles de visionar y compartir. Los cortometrajes están teniendo un nuevo renacimiento que les ha llevado directamente de los festivales de cortometrajes a Youtube. En este cambio su visionado ha perdido calidad, pasando de una gran pantalla a la diminuta de un teléfono, pero han ganado en visibilidad. Antiguamente tenían una vida muy reducida y los veía poca gente, ahora gracias a internet no tienen límites. Escribir cortos ahora proporciona oportunidades para que nuestro trabajo llegue a millones de personas.

15. Te ayudan a no poner todos los huevos en el mismo cesto.

Tener una idea y desarrollarla en el guion de un largometraje puede llevarte muchos meses o años. Y es posible que esa idea no llegue a ninguna parte y después te des cuenta que has perdido el tiempo. Escribir cortometrajes te permite escribir varias historias en el tiempo en que hubieras hecho una larga. Historias que puedes probar en concursos de guiones de cortos o con pitching a productores y desarrollar después en largometraje la que más éxito tenga. Es cuestión de posibilidades. Si escribes más historias tendrás más posibilidades de dar con la idea genial.

Si quieres aprender el oficio de guionista te aconsejo que pruebes los cursos de guion de la Plataforma Guiones y guionistas. Te darán una formación integral para convertirte en guionista profesional. Hay cursos para escribir cortos, series, webseries, concursos…

Y para terminar os recuerdo que durante una semana los que se suscriban a los cursos de Guiones y Guionistas van a tener el planner de guion de regalo. Es un buen empujón para que os lancéis a escribir  cortometrajes hoy mismo. Y después me los enviéis para el Club de Lectura. Y con esto terminamos el podcast de hoy en el que hemos visto 15 razones para escribir un cortometraje. Y si os ha gustado, agradecería comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox o Youtube. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.


Apúntate si quieres recibir noticias de Guiones y guionistas

Al suscribirme en el boletín acepto que David Esteban Cubero me envíe información relativa a sus servicios (podcast, cursos y productos). Aceptando el derecho a rectificar o eliminar mis datos cuando lo desee. Para más detalles ver la política de privacidad

Etiquetas:

Share This