98. Cómo utilizar los arquetipos de personalidad en un guion (1ª parte)

Una de las formas recurrentes a la hora de desarrollar los personajes de una serie o película es asociarlos a los arquetipos que definió Jung. Hoy en el podcast veremos cuáles son estos arquetipos y cómo podemos utilizarlos en nuestros guiones.

Y continuamos con el curso de Creación de Webseries en la plataforma de Guiones y guionistas. Hoy vamos a ver cómo se desarrollan las sinopsis de cada capítulo de la temporada y las diferentes estructuras de un webisodio. Sí, un webisodio, o lo que es lo mismo un episodio web.

Y os recuerdo que si estáis pensado en apuntaros a la Plataforma de Cursos de guion estamos de Oferta: como estamos en el episodio 98, hasta el episodio 100 los que se suscriban a los cursos tienen un regalo: pueden elegir entre el planner de guion, para organizar y planificar sus guiones, el planner de personajes, para desarrollar los personajes de sus historias, o el generador de historias, para crear sus historias originales a partir de los argumentos de las 100 películas más famosas de la historia. No desaprovechéis la oferta porque cuando lleguemos al capítulo 100 caducará.

Por cierto os informo que a partir de la siguiente tanda de cursos (a finales de mayo) no habrá dos clases a la semana… sino tres. También habrá curso los sábados para los más adictos.

¿Qué son los arquetipos de personalidad de Jung?

Cuando creamos un personaje para un guion intentamos asociarlo unas características de personalidad que lo hagan interesante y funcional a nuestra historia. Podemos hacerlo muy protector, y que esté siempre intentando cuidar de los demás personajes, o muy aventurero, y que esté siempre buscando caminos nuevos que explorar, o convertirlo en el gracioso del grupo.

Podemos asociar estas características de una forma intuitiva, o podemos sacarlas de la observación de las personas que nos rodean, pero el caso es que hay personalidades que se repiten a lo largo de las narraciones. Por eso a veces vemos películas hechas en culturas muy diferentes a la nuestra y nos sentimos identificados con sus personajes por muy alejados que estén a nosotros.

Esto pasa, según el psicólogo Carl Gustav Jung, porque en el inconsciente colectivo existen unos arquetipos que son universales para todos los humanos. Estos arquetipos o personajes míticos son utilizados por los humanos en su mitología y obras creativas desde el comienzo de la historia. Y si son tan utilizados y populares es porque reflejan la condición humana. Los que estáis suscritos a los cursos ya los conocéis porque hablo de ellos en el curso de Desarrollo de personajes y los que habéis comprado el Planner de personajes también.

Jung habló de diferentes tipos de arquetipos, pero hoy nos vamos a centrar en los basados en las motivaciones humanas. Según cuál sea la motivación principal de nuestros personajes, serán de un arquetipo u otro. Y elabora una lista de doce arquetipos diferentes según su motivación. Los divide en tres grupos, los tipos del Ego, que son el cuidador, el inocente, el héroe y el hombre corriente; los tipos del Alma, que son el creador, el explorador, el rebelde y el amante; y los tipos del Yo, que son el bufón, el mago, el gobernante y el sabio.

Estos arquetipos están incluidos en el kit de cartas del diseño narrativo de los que hablé con Jacobo Feojóo en el capítulo de la gamificación y en el del Viaje del Héroe. Y nos pueden ser de ayuda a la hora de dar una personalidad coherente a nuestros personajes porque cada tipo tiene su propio conjunto de valores, significados y rasgos de personalidad. Si intentamos analizarnos nosotros o a gente que nos rodea veremos que podemos incluirnos en varios arquetipos según nuestra personalidad. Pero para crear un personaje es útil darle un arquetipo dominante y a partir de ahí entender las motivaciones y comportamientos que tiene a la largo de la historia.

Los arquetipos de Jung en publicidad

El uso de los arquetipos no vale solo para crear los personajes de una historia, sino que los publicistas lo utilizan para dar una personalidad a una marca. Con el objetivo de diferenciarse de la competencia, que les sepan reconocer y conectar emocionalmente con su público, las marcas se pueden asociar a uno de los doce arquetipos de Jung. Las marcas se ligan a un arquetipo y a partir de ahí transmiten ese tipo de personalidad. Reproducen los valores y atributos que se derivan de ese arquetipo y así les resulta más sencillo conectar con los consumidores y que estos se identifiquen con ellos.

Por ejemplo si hablamos de coches, veremos que mientras Jeep se asocia a la aventura y la búsqueda de libertad, que son las características del arquetipo explorador, Volvo se asocia a la de protección y seguridad, que son las características del arquetipo del cuidador. Mercedes, es un ejemplo de poder y control, que son las características del arquetipo del gobernante, y MINI, derrocha creatividad e imaginación, que son las características del arquetipo del creador.

Cómo utilizar los arquetipos de Jung

Y ahora vamos a ver en detalle cuáles son los doce arquetipos de Jung para que podáis aplicarlos en vuestros personajes.

1. El cuidador

El Cuidador es el típico personaje “padre” que se preocupa por el protagonista de alguna manera. En muchas historias son directamente el padre o madre de un personaje pero no necesariamente tienen que serlo, lo importante es que asuman el rol de proteger y cuidar a los demás. Tienen una personalidad compasiva y generosa y suelen sacrificarse para que el protagonista de la historia consiga su objetivo.

La mayor motivación de los personajes cuidadores es proteger y ayudar a los demás. Por eso su mayor temor es el egoísmo y la ingratitud de los otros, que no sepan apreciar su sacrificio y generosidad. Si buscamos ejemplos de personajes cinematográficos el primero que nos viene a la cabeza es Mary Poppins, y si hablamos de series podríamos reseñar a Moscú, de la Casa de Papel, o Michael, de Lost. Algunos ejemplos de marcas podrían ser  Danone, Mapfre o Médicos Sin Fronteras.

2. El creador

El Creador es un personaje que derrocha creatividad e imaginación. Normalmente son reflejados como artistas, escritores o músicos, y buscan expresarse, desarrollar sus visiones y contribuir a la cultura general a través de creaciones valiosas. Soñando que esas creaciones artísticas queden para la posteridad. Por eso su perfeccionismo se convierte muchas veces en una debilidad. Un ejemplo de ello sería Charlie, de Lost, y marcas como Appel y Lego.

Pero el creador no siempre es un artista, también puede ser un inventor, innovador y visionario, que piense que “si lo puedes imaginar, se puede hacer”. Además de imaginar las cosas también se caracterizan por hacerlas. Por eso otro ejemplo de creador sería MacGyver. Siempre inventa una solución con cualquier elemento que tenga a mano y la ejecuta.

3. El explorador

El Explorador quiere experimentar cosas nuevas y ser libre. Es el típico personaje que cree que la aventura está a la vuelta de la esquina. Internamente busca una vida mejor y más auténtica y por eso su mayor temor es ajustarse al statu quo y una vida planificada. Por eso Locke, está tan feliz en la isla de Lost, ha recuperado la movilidad y tiene una nueva vida que explorar. Y Locke también tiene otra de las características de este arquetipo, la individualidad.

El Explorador tiene claro que no quiere que le encierren en rutinas y a menudo busca el autodescubrimiento a través de un viaje físico. Otro de los nombres con que se conoce a este arquetipo es el peregrino. Pero esto le lleva a su mayor debilidad, ya que puede acabar vagando sin rumbo fijo y convertirse en un inadaptado y un vagabundo. Uno de los grandes ejemplos del arquetipo explorador del cine es Indiana Jones, y si nos referimos a marcas podríamos citar Virgin o Red Bull.

4. El héroe

El héroe es un personaje que busca demostrar su valía a través de actos valientes y heroicos. Lleva en su interior esa necesidad de hacer un mundo mejor y para conseguir su fin no se da nunca dar por vencido, independientemente de las probabilidades. Por eso son personajes que encajan muy bien en los roles de guerreros, rescatadores, soldados y jugadores de equipo. Un ejemplo cinematográfico es Luke Skywalker, que lucha contra el Imperio intentando superarse a sí mismo y salvar la Galaxia con su valor.

Pero tiene una carga, tiene que estar siempre demostrando su propia valía a través de actos valientes. Eso le lleva a ser arrogante a veces y a estar siempre buscando batallas en las que luchar. Y si hay algo que teme, es que lo vean vulnerable o débil y, sobre todo, que piensen que es un cobarde. Otro ejemplo sería Jack, de Lost, que se echa a la espalda al grupo de supervivientes e intenta liderarlos y luchar siempre contra todos los contratiempos que surgen en la isla. Algunas marcas que encajan en este rol son Nike o Duracell.

5. El inocente

El inocente es un personaje optimista cuyo peor miedo es hacer algo malo. Buscan siempre hacer las cosas correctas y tienen una cierta inocencia ingenua sobre ellas. Un ejemplo de él sería Claire en Lost, cuya ingenuidad y falta de experiencia no le hace darse cuenta de muchas de las cosas que pasan a su alrededor. También son personajes derrochan fe y optimismo.

Pero al estar continuamente atrapados en un lugar romántico y soñador, no son muy conscientes de la crudeza de este mundo. Como por ejemplo el personaje de Mónica Gaztambide en La Casa de Papel. Vive la ingenuidad de una vida de amante de un hombre casado y en el secuestro se enamora de un atracador. Son personajes utópicos, que siempre piensan que las cosas van a salir bien. Algunos de los ejemplos de marcas son Coca-Cola, McDonalds y Disney.

6. El bufón

El bufón es un personaje que quiere disfrutar de su vida y pasar un buen rato. Le gusta bromear y hacer reír a los demás, y genuinamente quiere hacer del mundo un lugar más feliz. Son personajes juguetones, graciosos y muy alegres que piensan que la vida solo se vive una vez, por lo que intentan disfrutar cada instante.

Y ahí su debilidad. En el intento de no parecer un aburrido, el bufón tiende a ser frívolo y a no tomarse nada en serio, pudiendo hacer perder el tiempo a los demás. Un ejemplo de ellos sería Harpo, de los hermanos Marx, o muchos de los personajes que ha interpretado Jim Carrey. Si lo trasladamos a la serie Lost, este rol le recaería a Hugo. Y si hablamos de marcas podrían ser Fanta, Oreo y Donettes.

Y con esto terminamos el podcast de hoy en el que hemos visto qué son los arquetipos de personajes y cómo utilizarlos. Hemos visto los seis primeros, y en el segundo Y si os ha interesado, agradecería comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox o Youtube. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.

Etiquetas:,

Share This